“Estás mintiendo, no puede ser cierto”, así fue la reacción de Yoko Ono tras la muerte de John Lennon

La artista japonesa vivió con el líder de los Beatles sus últimas horas de vida, hoy se cumplen 40 años de su asesinato

John Lennon y Yoko Ono.
John Lennon y Yoko Ono.
Foto: Keystone Features/Getty Images / Getty Images

“Estás mintiendo, no puede ser cierto… No está muerto, no te creo”, fueron las primeras palabras que salieron de la boca de Yoko Ono, cuando el doctor Stephan G. Lynn, le dio la noticia de que John Lennon había muerto.

Considerado uno de los músicos más grandes de toda la historia, el líder de The Beatles perdió la vida un día como hoy, pero de 1980, tras ser asesinado a las afueras del Edificio Dakota, en Nueva York.

Ono no pudo resistir el impacto de la noticia, y se tiró a llorar en el piso del Hospital Roosevelt. “Empezó a golpearse la cabeza contra el suelo. Puse mis manos en ella para que no se hiciera daño, tenía miedo de que fuéramos a tener un segundo paciente”, confesó Lynn, tras ser entrevistado para The New York Times.

El día en que John Lennon murió había hecho una sesión fotográfica para Annie Leibovitz, quien inmortalizó al cantante inglés y su esposa japonesa en una de las portadas más icónicas de la revista Rolling Stone.

Ese mismo día, a la 1 de la tarde, pues las fotos se tomaron por la mañana, Lennon tuvo una entrevista de casi tres horas con el locutor radiofónico de RKO, Dave Shaolin.

“Siempre he considerado mi obra como una única pieza, tanto si es con los Beatles, con David Bowie, con Elton John, con Yoko Ono… y considero que mi obra no estará finalizada hasta que esté muerto y enterrado. Y espero que para eso todavía falte mucho, mucho tiempo”, fue lo que confesó Lennon en esa misma plática, lejos de saber lo que pasaría después.

Lennon tuvo un encuentro con Mark David Chapman, quien por la noche terminaría acabando con la vida del creador de “Imagine”. Este le pidió un autógrafo en una copia de Double Fantasy.

John y Yoko fueron a The Record Factory para grabar el sencillo “Walking on Thin Ice”, canción que grabó Ono, el cual, el cantante de Liverpool auguró como el número uno de la carrera de ella. Tras negar una invitación a comer en un restaurante a su lado, la noche terminó de la manera más trágica posible: John Lennon recibió cinco disparos de Chapman y después perdió la vida en el Roosevelt.

“En ese momento el mundo entero se unió y creó un anillo alrededor del mundo. Ese recuerdo, aunque se haya desvanecido, está ahí… estamos juntos”, confesó años más tarde Yoko Ono en el documental “The day John Lennon died”.