10,000 restaurantes en Estados Unidos han cerrado desde septiembre por coronavirus

La Asociación Nacional de Restaurantes ha solicitado al Congreso proporcionar un alivio financiero inmediato

10,000 restaurantes en Estados Unidos han cerrado desde septiembre por coronavirus
El aumento en los casos de COVID-19 está llevando a cumplir con reglas más estrictas y nuevos cierres.
Foto: Mario Tama / Getty Images

Los restaurantes de Estados Unidos están en “caída libre” en medio del aumento constante de casos de coronavirus al registrar cerca de 10,000 establecimientos que han tenido que cerrar en todo el país de manera temporal o permanente desde principios de septiembre, según un reporte de la Asociación Nacional de Restaurantes que ha solicitado al Congreso proporcionar un alivio financiero inmediato.

Los restauranteros están pidiendo a los legisladores que aprueben $120,000 millones de dólares de ayuda para la industria que integran 500,000 restaurantes independientes en el país.

Los líderes del Congreso están negociando actualmente un nuevo paquete de estímulo que, entre otras medidas, reviviría el Programa de Protección de Pagos (PPP), que tiene como objetivo ayudar a las pequeñas empresas pero que no reserva específicamente fondos para los restaurantes.

Después que los estados suavizaron las restricciones en verano, los restaurantes pudieron recuperarse un poco. Sin embargo, el resurgimiento de casos de COVID-19 está llevando a algunas ciudades y estados a cumplir con reglas más estrictas. Hace un mes Los Ángeles restringió comidas en restaurantes, cervecerías, bodegas y bares.

“Más de 500,000 restaurantes de todo tipo de negocios, cadenas e independientes se encuentran en un declive económico sin precedentes”, así lo escribió Sean Kennedy, vicepresidente ejecutivo de Asuntos Públicos de la Asociación Nacional de Restaurantes (NRA) en una carta enviada el 7 de diciembre a los líderes del Congreso.

Kennedy añadió que “por cada mes que pase sin una solución del Congreso, miles de restaurantes más en todo el país cerrarán sus puertas para siempre“.

Una encuentra de la NRA encontró que casi 6 de cada 10 operadores de cadenas y restaurantes independientes podrían despedir o cesar a los trabajadores por lo menos durante los próximos tres meses.

En noviembre el número de trabajadores en restaurantes y bares disminuyó en 18,000 después de aumentar cada mes desde abril cuando los cierres causaron una gran cantidad de pérdidas en puestos de trabajo en la industria, según los datos del Banco de la Reserva Federal de San Luis.

Relacionado: TB12, la empresa de Tom Brady, recibió un préstamo del gobierno de casi $1 millón de dólares de ayuda por COVID-19.

Los dueños de los restaurantes están preocupados por no poder cubrir los costos fijos en medio del aumento de casos de la pandemia, algunos de los cuales recibieron fondos a través del PPP y del programa federal de préstamos para desastres por daños económicos que ayudó a cubrir las pérdidas de los cierres al inicio de la primavera.

Ante la llegada de las fiestas varios restaurantes han sido contratados para eventos privados, sin embargo, en el caso de Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo, advirtió que las cenas privadas podrían ser canceladas a partir de la próxima semana. Ahora los restaurantes estarían pensando en reforzar sus estrategias de entregas o comida para llevar ante las nuevas medidas mientras se espera la autorización del uso de las vacunas para aplicar a la población.

En junio un reporte de Yelp reveló que cerca de 16,000 restaurantes tuvieron que cerrar de manera permanente.

Te podrá interesar: