Por qué el arroz integral no siempre es la opción “más saludable”

El arroz integral es una opción saludable y benéfica, sin embargo no es la única alternativa. Aquí 5 razones para amar el arroz blanco

Por qué el arroz integral no siempre es la opción “más saludable”
El arroz blanco es un alimento nutritivo y accesible. Es perfecto para las personas con intolerancia al gluten y se caracteriza por ser muy suave con el sistema digestivo.
Foto: Shutterstock

En los últimos meses en los que tanto se ha hablado acerca de la estrecha relación entre la alimentación y la salud, a todos nos interesa seleccionar las mejores alternativas de alimentos. Y de hecho con base en ello han surgido innumerables recomendaciones y sin lugar a dudas los carbohidratos son el grupo de alimentos que más ha despertado dudas. 

Ahora bien. Cuando hablamos de las mejores fuentes de carbohidratos, uno de los debates más populares es ¿Arroz blanco o integral? Y de hecho solemos relacionar de manera casi automática y pensar en el arroz integral como la opción “más saludable.” Y lo primero que debes es que se trata de un alimento completo y que en efecto se relaciona con extraordinarias propiedades terapéuticas, sin embargo no es la única opción. 

Teniendo en cuenta que el arroz es uno de los alimentos básicos en muchas culturas y que forma parte de una dieta equilibrada, vale la pena aclarar el mito. Sucede que con todos los expertos y tendencias de nutrición hablando acerca de las maravillas del arroz integral, parece como si el arroz blanco se hubiera vuelto el enemigo del cuento. Y ¡No lo es! 

Según la experta en salud intestinal y nutricionista registrada Samina Qureshi, el arroz blanco no debe descartarse al considerarse erróneamente “poco saludable”, cuando se trata de un alimento lleno de beneficios. Se cuenta con referencias que señalan que hoy en día la gente elegirá el arroz integral a pesar de que no sea su primera opción en un esfuerzo por cuidar el peso corporal y la salud. 

Es momento de darnos cuenta que toda la comida en sus fuentes naturales y libres de procesados, proporciona al cuerpo nutrientes valiosos que satisfacen nuestras necesidades emocionales y físicas. De tal manera que el arroz integral no es la opción más saludable, simplemente tiene un perfil nutricional diferente al del arroz blanco.

El arroz integral y el arroz blanco son esencialmente lo mismo, pero el arroz blanco se ha procesado para eliminar las capas externas y así tener una vida útil más larga y un tiempo de cocción más corto. Por esta simple razón el arroz blanco, es más bajo en fibra que el arroz integral; por la misma razón a menudo suele enriquecerse con vitaminas y minerales que se pueden perder durante el proceso de molienda. Conoce las 5 razones por las cuales amarás el arroz blanco, sin lugar a dudas integrarlo como parte de una alimentación equilibrada y saludable ¡Será un acierto! 

1. El arroz blanco es reconfortante

Una de las grandes cualidades del arroz blanco y que no necesariamente tiene que ver con su aporte en nutrientes específicos, es que se trata de un alimento increíblemente reconfortante. De hecho disfrutar de lo que comemos, es igual de importante. Si a esto le sumamos su inmensa versatilidad se volverá un elemento importante en tu cocina, es el componente perfecto para todo tipo de platillos y absorbe todos los sabores y aromas. Es ideal para acompañar con curry, ensaladas, brochetas, vegetales a la parrilla y en general prácticamente cualquier cosa que se te ocurra.

2. No tiene gluten

Para las personas con enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, en muchas ocasiones es muy complicado encontrar buenas alternativas de cereales y la buena noticia es que el arroz blanco llegó para hacerles la vida más fácil a todos. No contiene gluten o cualquiera de los otros compuestos posiblemente problemáticos que forman parte de las tres fuentes principales de gluten: trigo, cebada y centeno. Nadie sabe exactamente por qué el gluten está causando tantos problemas de salud en la actualidad, aunque muchos especialistas lo atribuyen a que el gluten en sí es una proteína compleja y difícil de digerir para el cuerpo.  Sin embargo, el arroz blanco es un alimento muy hipoalergénico y no presenta ninguno de esos problemas y es perfectamente aceptable en toda dieta libre de gluten y una de las mejores alternativas a la pasta.

3. Es de gran ayuda para estabilizar el azúcar en sangre

Para algunos resulta muy extraño que el arroz blanco en realidad sea de utilidad para controlar los altos niveles de glucosa en sangre, ya que en sí se trata de un almidón y tiene un índice glucémico bastante alto. este último concepto es importante ya que se usa comúnmente para clasificar el impacto de los alimentos sobre los niveles de azúcar en sangre y entre los más peligrosos se encuentran: los refrescos, los jugos de frutas, los cereales para desayuno endulzados, los dulces, el pan blanco y sí, el arroz blanco. Es bien sabido que a largo plazo los altos niveles de azúcar en la sangre, suelen derivarse en aumento de peso y diabetes. Sin embargo hay algo que nadie nos dice sobre el índice glucémico y es que se trata de una medida de cómo un alimento en particular afecta el azúcar en sangre se ingiere sin otros alimentos. Y el punto clave es que pocas personas consumen el arroz blanco solo, siempre se acompaña de otros alimentos, sin embargo se ha comprobado que consumir una porción controlada y al vapor puede ser de gran ayuda.

4. Es un buen aliado digestivo

Mucho hemos escuchado acerca de los cereales integrales y sus beneficios para la salud, y claro en específico se asocian con cualidades para mejorar la digestión. Sin embargo lo que pocas personas saben es que los cereales integrales pueden ser difíciles de digerir para el cuerpo, sobre todo si no se preparan adecuadamente. La razón es simple la capa externa de todos los granos (incluido el arroz integral) contiene algo llamado ácido fítico, que es considerado un antinutriente y puede causar problemas digestivos si no se neutraliza. Sin embargo existen muchas empresas dedicadas al procesamiento de cereales integrales, que omiten el proceso de neutralizar este ácido y los cereales terminan siendo poco digeribles. Sin embargo esto no es un problema cuando hablamos de arroz blanco, ya que el salvado se elimina. Y es por ello que es un magnífico aliado de la digestión, ya que se digiere mucho más fácil, es más suave y no se asocia con inflamación.

5. Es nutritivo, rico en vitaminas, minerales y carbohidratos

El arroz blanco brilla por su contenido en hierro, que se asocia con grandes beneficios para combatir la anemia, la fatiga crónica y ciertas deficiencias nutricionales. También contiene buenos niveles de vitaminas del grupo B, que son consideradas vitales son vitales, tanto para ayudar al organismo a utilizar grasas y proteínas de manera eficiente como para mantener la digestión, el corazón, la piel, las articulaciones y el sistema nervioso sanos y completamente operativos. Además de manera específica su contenido en magnesio hace que sea un buen aliado para promover el buen descanso y ayuda combatir los trastornos de sueño. Por último y no menos importante su riqueza en carbohidratos, lo vuelve un alimento que aporta energía de alta calidad y mejora el rendimiento tanto físico como mental.