Biden advierte que Estados Unidos tiene “mucho por reparar, mucho por restaurar, mucho por sanar”

El demócrata enfoca su primer discurso en llamar a la unidad

Biden advierte que Estados Unidos tiene “mucho por reparar, mucho por restaurar, mucho por sanar”
Joe Biden es oficialmente el Presidente 46 de los EE.UU.
Foto: Alex Wong / Getty Images

A las 11:48 a.m. del Este, Estados Unidos comenzó una nueva era con el presidente Joe Biden, quien enfocó su primer discurso como mandatario enfocado en la necesidad de sanar, de unidad para el país.

“Estados Unidos ha sido retado de nuevo y Estados Unidos ha estado a la altura del desafío. Hoy celebramos el triunfo, no de un candidato, sino de una causa, la causa de la democracia”, inició su mensaje el Presidente 46. “Se ha escuchado la voluntad del pueblo y se ha prestado atención a la voluntad del pueblo. Hemos aprendido de nuevo que la democracia es preciosa. La democracia es frágil”.

Sin mencionarlo directamente, sus primeras palabras hicieron referencia al conflicto postelectoral del presidente Donald Trump, quien reclamó que hubo fraude electoral, pero Biden es contundente: “Amigos míos, ha prevalecido la democracia”.

Recordó la violencia en el Capitolio, a donde volvió la tradición del país para la juramentación de su nuevo líder. Biden juramentó bajo la guía del presidente de la Corte Suprema, el juez John Roberts.

“Así que ahora, en este terreno sagrado donde hace solo unos días la violencia buscaba sacudir los cimientos mismos de este Capitolio, nos unimos como una nación”, expresó. “Para llevar a cabo la transferencia pacífica del poder como lo hemos hecho durante más de dos siglos”.

Para destacar el logro histórico de Kamala Harris como la primera vicepresidenta, hija de inmigrantes, con herencia india y jaimacana, Biden recordó a Martin Luther King Jr. y “su sueño”, parafraseando aquel discurso histórico de 1963.

“Aquí estamos, donde hace 108 años durante otra inauguración, cientos de manifestantes intentaron bloquear a mujeres valientes para exigir el derecho a votar. Hoy destacamos el juramento de la primera estadounidense en la historia electa para una oficina nacional, la vicepresidenta Kamala Harris“, expresó Biden. Los aplausos sonaron.

“No me digan que las cosas no pueden cambiar”, asestó el mandatario.

Minutos antes, ella se había dado a la labor de presentar al nuevo mandatario para que diera su primer discurso. Multifacética como se ha mostrado, la vicepresidenta tuiteó su primer mensaje en su nueva cuenta oficial. Algo somero, pero poderoso.

“Lista para servir”, escribió Harris, quien fue juramentada por otra mujer que ha hecho historia, la jueza Sonia Sotomayor, la primera latina en ocupar esa posición en la Corte Suprema.

Expresidentes unidos

El presidente Biden dio su discurso enfrente de la plana mayor de la política nacional, incluido el saliente vicepresidente Mike Pence y su esposa Karen.

También estuvieron los expresidentes Barack Obama, su esposa Michelle; Bill Clinton y su esposa Hillary; y George W. Bush y su esposa Laura. El único expresidente que no acudió fue Jimmy Carter, a quien Biden se refirió. A todos les agradeció su asistencia.

“Al igual que el presidente Carter, con quien hablé anoche, pero que no puede estar con nosotros hoy, pero a quien aplaudimos por toda su vida de servicio”, dijo. “Acabo de prestar el juramento sagrado que cada uno de estos patriotas hizo, un juramento que hizo por primera vez George Washington. Pero la historia estadounidense no depende de ninguno de nosotros… sino de todos”.

Tiempo de sanar

El mensaje continuo sobre la urgencia de encontrar paz para el país, de sanar y reconocer las diferencias, pero rechazó el “supremacismo blanco” que ha resurgido después de 400 años años.

“Ahora (hay) un aumento del extremismo político, la supremacía blanca, el terrorismo interno que debemos enfrentar y derrotaremos”, dijo. “Porque sin unidad no hay paz, solo amargura y furia”. “Sin progreso, solo indignación agotadora. No hay nación, sólo un estado de caos. Éste es nuestro momento histórico de crisis y desafío, y la unidad es el camino a seguir”.

Su discurso encierra, en gran parte, el mensaje que ha enviado desde su campaña: volver al diálogo, escucharse y avanzar ante los nuevos retos.

“Escucharse unos a otros… Muestren respeto el uno por el otro”, pidió a los estadounidenses, divididos por las diferencias políticas y raciales, pero que enfrentan juntos una pandemia que ya suma 400,000 muertos.

Biden reconoció los retos. Las diferencias pesan al país y el nuevo mandatario rechaza la idea de que las cosas “no pueden cambiar”.

“Mis conciudadanos, tenemos que ser diferentes a esto. Estados Unidos tiene que ser mejor que esto. Y creo que Estados Unidos es mucho mejor que esto”, expresó.

Emoción y diversidad

La ceremonia inagural, como el equipo organizador adelantó a este diario, intentó mostrar la diversidad racial y étnica del país, de una u otra forma. Y lo logró.

Lady Gaga interpretó el Himno Nacional, mientras Jennifer Lopez cantó Tu tierra es mi tierra (Your land it’s my land) y lanzó unas palabras en español que desataron aplausos.

“Una nación indivisible, con libertad y justicia para todos”, dijo.

Uno de los momentos álgidos fue cuando la poeta Amanda Gorman subió al estrado a recitar su poema escrito especialmente para la ocasión, “The Hill We Climb” (“La Colina que Ascendemos”).

“Señor Presidente, Dra. Biden, señora vicepresidenta, señor Emhoff, estadounidenses y el mundo, cuando el día llega nos preguntamos, ¿dónde podremos encontrar luz en esta sombra interminable?”, comenzó.

Su poema habla del racismo, la esclavitud, pero cómo en medio de todo, los sueños son posibles, como el de ella misma.

“Nosotros, los descendientes de un país y de una época donde una delgada chica negra, descendiente de esclavos y criada por una madre soltera, podemos soñar en convertirnos en presidente solamente al encontrarnos recitando para uno”, expresó.