Frenan el plan de vacunación contra el COVID-19 en Nueva York porque todas las primeras dosis disponibles se agotaron

Gobernador Cuomo dice que no hay "confirmación inmediata" que la nueva Administración federal aumente la distribución para el estado. Se esperan igual 250,000 inoculaciones para la próxima semana

Para centenares de adultos mayores, como la dominicana Asia Pichardo, lograr la cita para la primera dosis implica un largo camino.
Para centenares de adultos mayores, como la dominicana Asia Pichardo, lograr la cita para la primera dosis implica un largo camino.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

El proceso de vacunación contra el COVID-19 en Nueva York entró este viernes en un gran abismo, cuando el gobernador Andrew Cuomo reconoció que “hoy nos quedamos sin suministros. Todas las dosis de la semana primera a la quinta se agotarán al final del día. Puede que ya estén agotadas”, especificó el mandatario durante una sesión informativa al mediodía.

El Gobernador informó que “por ahora” no hay noticias sobre un aumento “a corto plazo” de las dosis para Nueva York, igual se espera recibir 250,000 dosis la próxima semana, de las cuales 109,000 estarán destinadas a la Gran Manzana. Al ritmo de la tasa de distribución actual este lote duraría apenas unos tres días.

Con 300,000 inyecciones esperando en los refrigeradores para segundas inyecciones en la ciudad de Nueva York, se ha planteado en las últimas horas como ‘plan b’ darlas como primeras dosis, esto implicaría retrasar unas semanas la segunda inyección para aquellos que ya recibieron la dosis inicial. Esta idea está sujeta a una autorización por parte de la Administración federal.

Tanto el Gobernador, como el alcalde Bill de Blasio, confirmaron que esta semana el plan de inoculación se aceleró, pero las vacunas se quedaron cortas para la amplia demanda de personas mayores de 65 años, maestros, policías, rescatistas y personal de salud y ancianatos que aplican para las etapas 1A y 1B.

A mitad de la próxima semana

En la ciudad de Nueva York, más de medio millón de personas han sido vacunadas por los programas de la Ciudad, pero solo hay esperanzas de que muchos centros de vacunación se reactiven a mitad de la próxima semana cuando el gobierno federal envíe más dosis.

“Buscamos respuestas claras y quiero ser justo con el nuevo equipo de Joe Biden. Apenas están entrando por la puerta. Creo que se necesitarán unos días para tener una idea clara de las vacunas disponibles para cada región”, acotó De Blasio.

Fuentes periodísticas aseguran que el gobernador Cuomo, tratando de apurar el ritmo, hizo algunos trámites para comprar de manera directa las dosis a las farmacéuticas, pero para eso se requiere una autorización de Washington.

Solamente en la Gran Manzana se debieron cancelar 22,000 citas programadas para este fin de semana y de manera provisional se cerraron 15 centros de inmunización, porque como habían calculado las autoridades de Salud, se están terminando las dosis del nuevo fármaco de Pfizer y Moderna.

Con el agua al cuello

Las autoridades de Salud de Nueva York reportan que hasta este viernes ya el 93% de inmunizaciones dirigidas a primera dosis se habían inyectado.

“Tenemos la capacidad operativa para hacer aún más, pero necesitamos más suministros porque el problema real es que la demanda supera a la oferta”, precisó Cuomo.

Durante la segunda semana del lanzamiento de la vacuna, después del pasado 15 de diciembre, Nueva York recibió 392,000 dosis. Desde entonces ese número se ha reducido a alrededor de 250,000 cada siete días. Incluso cuando el número de personas elegibles para la inoculación se ha expandido.

La meta de abrir los planteles en otoño tras la vacunación de los maestros se convierte en una ilusión (Foto: NYC Mayoral Office)

La cita que no llega

Solamente el grupo de adultos mayores de 65 años elegibles para ser inyectados en todo el Estado asciende a 1.8 millones.

A ese segmento pertenece la dominicana Asia Pichardo, de 70 años, que vive a pocas cuadras del único centro de vacunación dispuesto en el Alto Manhattan en ‘The Armory Track and Field”. Esta inmigrante desde la semana pasada está tratando de lograr una cita, porque como ella misma advierte: tiene ganas de vivir muchos años más.

“Vine incluso personalmente para ver si me ayudaban. El tema de las citas de por si está muy complicado. No nos queda otra que tener paciencia y seguir cuidándonos, mientras nos llega la vacuna”, comentó resignada la isleña.

La experiencia del maestro puertorriqueño de Queens Vicente Salazar, de 45 años, quizás grafica la vivencia de miles de personas, pues relata que ha permanecido por horas desde el pasado lunes 11 de enero en el sistema de citas virtual de la Ciudad. A la fecha, no ha podido programar nada.

“Esto está complicado. Si esta es la fórmula para abrir las escuelas en septiembre, me parece que estaremos muy lejos de lograrlo”, subrayó.

En efecto, con este “frenazo” que recibe la estrategia de vacunación, matemáticamente es imposible que las autoridades de Salud de la ciudad de Nueva York logren su meta de alcanzar el brazo de 1,000,000 de personas elegibles antes del 31 de enero.

Los retrasos en la estrategia de la distribución del “antídoto” que ganaría la guerra a la pandemia y permitiría normalizar la economía en unos meses, sigue siendo el centro del debate de muchos sectores.

Portavoces de la Federación Unica de Maestros (FUT) advierten que la reducida disponibilidad de los nuevos fármacos, podría retrasar la apertura de las escuelas de la ciudad de Nueva York planteada para el otoño.

“Una mayor disponibilidad de la vacuna es la clave para reabrir completamente todo, desde las escuelas hasta las empresas”, dijo Michael Mulgrew, líder de FUT en un comunicado.

El otro costado de la crisis: los puntos de vacunación siguen alejados de los barrios más pobres. (Foto: F. Martínez)

“Señales alarmantes”

El presidente de la Comisión de Salud del Concejo Muncipapal Mark Levine aseguró que hay “señales alarmantes” de que la vacunación contra el COVID-19 “está dejando a un lado a las personas de color”, por lo cual exigió un desglose numérico por parte del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) de a dónde y cuál grupo racial se le están administrando las dosis.

“Debemos actuar ahora para solucionar otra situación atroz de desigualdad y de inequidad racial, en el manejo de la pandemia”, aseveró en su cuenta de twitter.

El concejal denunció que muy pocos centros de inmunización se han instalado en los vecindarios más pobres. Además, criticó que el sistema digital para obtener las citas es sumamente complejo y lento.

“Estamos atrasados en el esfuerzo para establecer la confianza en la vacuna entre los neoyorquinos negros e inmigrantes. Deberíamos tener como aliados a organizaciones comunitarias sobre el terreno, elevando las voces de los líderes locales. Gastamos más de 40 millones de dólares en la divulgación del Censo 2020. Necesitamos aún más, para lograr alcanzar a las mayorías”, concluyó.

Publicarán detalles

El alcalde De Blasio reaccionó a la solicitud del legislador local, prometiendo que en cuestión de días el DOHMH publicará más detalles del proceso de inmunización.

“Todo será transparente. Estoy de acuerdo con Mark Levine en el punto más importante. Tenemos que entender que hay desconfianza, particularmente en las comunidades de color sobre la vacuna, después de la horrible historia en este país con la experimentación científica con las minorías”, expresó.

El mandatario municipal aseguró que ya empezaron a trabajar con grupos comunitarios, para que hablen el mismo idioma de sus vecindarios, para luego ampliar la ruta de inoculación en localidades como Washington Heights e Inwood.

Los altibajos de la vacuna

  • 1,017,350 vacunas han sido enviadas a NYC
  • 572,910 habían sido administradas hasta este viernes al mediodía por la estrategia de inmunización del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York (DOHMH).
  • 77,623 segundas dosis han sido aplicadas hasta ahora en la ciudad.
  • 80,000 dosis diarias se han aplicado en promedio durante los últimos cinco días en todo NY.
  • 250,000 vacunas  recibirá NY la próxima semana al ritmo de distribución actual apenas duraría tres días. Eso significa que el próximo fin de semana estarán los refrigeradores nuevamente vacíos.
  • 2.1 millones de personas del grupo 1A (trabajadores del sector salud) es la meta de vacunación del Estado.
  • 3.2 millones son elegibles del grupo 1B en NY (personal de educación, policías, rescatistas, bomberos y adultos mayores).
  •