Lo que sucede en el cuerpo al comer quinoa

La quinoa es uno de los alimentos más poderosos de todos los tiempos. Está llena de nutrientes que el cuerpo anhela y se asocia con grandes beneficios terapéuticos

La quinoa es un alimento cargado de proteínas, fibra, es saciante y baja en calorías.Es perfecta para perder peso.
La quinoa es un alimento cargado de proteínas, fibra, es saciante y baja en calorías.Es perfecta para perder peso.
Foto: Imagen de Bernadette Wurzinger en Pixabay / Pixabay

Seguir una alimentación saludable no es una tarea tan complicada. El primer paso es rodearnos de ingredientes naturales, de temporada y frescos, normalmente todas estas opciones brillan por su densidad en nutrientes. La buena noticia es que actualmente contamos con numerosos aliados que facilitan el camino, promueven la salud en todo nivel y benefician directamente la pérdida de peso. Sin lugar a dudas uno de los más grandes ejemplares de la última década es la quinoa, que se destaca por su inmenso poder nutricional y grandes propiedades curativas.

Lo cierto es que su popularidad ha crecido como la espuma y no ha sido en vano, la quinoa es considerada uno de los super-alimentos más poderosos de todos los tiempos. Se trata de un grano único ya que se caracteriza por ser excepcionalmente rica en proteínas, tiene un agradable sabor a nuez y combina bien con todo tipo de ingredientes como es el caso de las verduras y proteínas magras, incluidos el salmón y el pollo. Lo mejor de todo es que la versatilidad de la quinoa no tiene fin y no se limita únicamente a su uso en platillos salados, inclusive es un grandioso complemento en recetas dulces y de avena. Tal potencial nutricional  hace que valga la pena conocer con mayor detalle, lo que realmente sucede en el cuerpo al consumir quinoa. Independientemente de cómo elijas consumirla, una cosa es segura: obtendrás beneficios importantes para la salud y el bienestar. No en vano está clasificada como uno de los alimentos más saludables del planeta. 

1. Menos estreñimiento

Para los que suelen hacer caso omiso de los grandes beneficios de la quinoa, después de leer esto probablemente tu percepción cambie: es una extraordinaria fuente de fibra, específicamente fibra insoluble. Esto significa que es el tipo de fibra que viaja a través del tracto digestivo sin ser absorbida ni degradada. Para mayor contexto: en solo una taza de quinoa cocida estaremos obteniendo 5 gramos de fibra. Teniendo en cuenta que el consumo promedio recomendado para mujeres es de 25 gramos de fibra al día, mientras que los hombres deben esforzarse por comer alrededor de 38 gramos al día ¡Es una gran adición dietética! Es un alimento que se asocia con grandes beneficios digestivos, no solo beneficia la eliminación de desechos, combate las molestias gastrointestinales como es el caso particular de la hinchazón y los gases. Es el grano perfecto, bajo en calorías y muy saciante, para acelerar el tránsito intestinal y obtener todos los beneficios que ello conlleva. 

2. Puede aumentar los niveles de hierro

La quinoa es un ingrediente sumamente valorado en las dietas vegetarianas, por muchas razones y una de ellas es su grandioso contenido en hierro proveniente de una fuente vegetal. Además de manera específica la quinoa es un gran alimento para las mujeres, ya que son más propensas a correr el riesgo de sufrir deficiencia de hierro debido a la menstruación, por lo que es importante que sigan una dieta basada en alimentos ricos en hierro. Para mayor detalle: una mujer entre 19 y 50 años necesita alrededor de 18 miligramos de hierro al día y una taza de quinoa contiene alrededor de 2,8 miligramos, lo que satisface alrededor del 15% de su necesidad diaria. Así que a comer quinoa se ha dicho, recuerda que hoy en día una de las principales recomendaciones de salud es seguir una dieta basada en plantas y la quinoa, es el aliado perfecto para no descuidar los niveles de hierro. 

3. Poder saciante, por menos calorías

Para quienes suelen hacer ejercicio al final de la tarde o en la noche, es especialmente relevante comer alimentos saciantes y que sean ricos en nutrientes. Son el mejor aliado para mantener la energía estable durante el entrenamiento, sobre todo en la noche que ya nos sentimos cansados. El secreto del éxito según los especialistas es no comer demasiada: una taza de quinoa cocida contiene aproximadamente 8 gramos de proteína, lo cual es ideal para mantenernos satisfechos y también para suprimir el apetito. También se trata de un alimento muy completo y generoso, para su módica cantidad de calorías: una taza contiene cerca de 222 calorías. Es la colación perfecta para potenciar cualquier esfuerzo enfocado en pérdida de peso. La quinua también contiene los nueve aminoácidos esenciales, lo que la convierte en una proteína completa ¡Mejor imposible!

4. Ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre

Otra de las grandes genialidades de la quinoa, es que debido a su composición nutricional se trata de un alimento de índice glucémico (IG) bajo. Esto quiere decir que al consumirla, no aumentará los niveles de glucosa en sangre (azúcar) después de comer un plato y este es un punto especialmente importante en la dieta de las personas que viven con prediabetes, diabetes tipo 1 y 2. Recuerda que el consumo de alimentos con un índice glucémico alto (como sucede con las harinas refinadas), aumenta el riesgo de padecer hiperglucemia, un estado que se caracteriza por los niveles de glucosa en sangre demasiado altos.

5. Ideal para las personas intolerantes al gluten 

La quinoa es un grano, sin embargo no todas las variedades de granos son iguales. Tiene la inmensa peculiaridad de no contener gluten, por lo tanto es una gran alternativa para quienes presentan enfermedad celíaca o son intolerantes al gluten o quienes simplemente son muy sensibles. Lo mejor de todo es que es un alimento sin gluten muy rico en nutrientes, muy al contrario de lo que sucede con la harina sin gluten, como la papa, el maíz y la tapioca, carecen en gran medida de algunos nutrientes esenciales y antioxidantes. También es una buena opción para quienes padecen de alteraciones digestivas constantemente, como sucede con padecimientos como el síndrome de colon irritable, exceso de gases e inflamaciones recurrentes.