Violencia armada subió 75% en febrero, a pesar del frío y la nieve constante en Nueva York

Ni el clima severo es capaz de calmar las balaceras; también aumentó el robo de autos

Violencia armada subió 75% en febrero, a pesar del frío y la nieve constante en Nueva York
En teoría, un invierno fuerte apacigua el crimen
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Ni siquiera el clima severo de frío extremo y más de 26 pulgadas acumuladas de nieve apaciguó los balazos en Nueva York: en febrero pasado hubo 75% más tiroteos que hace exactamente un año, justo antes de que comenzara el espiral de violencia con la pandemia en la primavera.

Ello, a pesar de una caída de 26.5% en la delincuencia en general en NYC. La única categoría que experimentó un repunte fue el robo de automóviles, que aumentó 15.5% durante el mes de las nevadas históricas, según datos de la policía de Nueva York revelados ayer.

En total, en febrero hubo 77 tiroteos reportados, un aumento del 75% frente a 44 casos en febrero 2020, dijeron las autoridades. Al mismo tiempo la policía de Nueva York continuó su represión contra las armas de fuego, registrando 400 arrestos en febrero en comparación con 244 durante el mismo mes del año pasado.

El comisionado de NYPD, Dermot Shea, dijo que se han tomado medidas para ayudar a reducir el tiempo de respuesta de la policía en caso de tiroteos. Anunció que el departamento había agregado 12 millas cuadradas de cobertura de detección de disparos durante el último año para agilizar la llegada a escenas de violencia armada.

“Esto no es sólo un enfoque disperso de la tecnología o simplemente arrojar tecnología a un problema, lo que hicimos fue buscar la tecnología mejor probada para lidiar con las condiciones que teníamos a mano”, dijo Matt Fraser, comisionado adjunto de NYPD para la tecnología de la información. El departamento también agregó 200 cámaras, acotó New York Post.

Durante el último año, la ciudad de Nueva York ha sido testigo de una epidemia de violencia armada, y los tiroteos casi se duplicaron con respecto al año anterior, sumando 41% más homicidios en 2020, y dejando más de 1,700 víctimas, entre muertos y heridos. 

En paralelo, en el Metro se vive un repunte de los ataques con armas blancas y puños, incluyendo la noche sangrienta del 12 de febrero que dejó dos muertos y otros dos heridos, todos supuestamente acuchillados por el joven dominicano Rigoberto López, en la línea A en el Alto Manhattan.

Aunque el desempleo, el recorte mil millonario al presupuesto policialla reforma penal y las liberaciones para evitar contagios han sido citados como causas del auge criminal, en realidad 2020 fue el tercer año consecutivo con aumento de homicidios, después de que la ciudad registrase un mínimo de la era moderna de 292 asesinatos en 2017.

Creando un circulo vicioso, también han subido los pedidos para porte de armas en NYC; y como la policía intenta mantenerlos a la baja, algunos advierten que se alimenta el mercado negro.