Tercer cheque de estímulo: ¿habrá más retrasos en los depósitos directos?

La tercera ronda de pagos directos de $1,400 dólares ya está en camino, pero se teme que la temporada de impuestos del IRS pueda dejar a algunos esperando por mucho más tiempo

Tercer cheque de estímulo: ¿habrá más retrasos en los depósitos directos?
El IRS se enfrenta a una falta de personal y actualización de sus sistemas informáticos.
Foto: William Thomas Cain / Getty Images

El Servicio de Rentas Internas (IRS) ha confirmado que se han distribuido los primeros 90 millones de cheques de estímulo a los estadounidenses que cumplen los requisitos. En esta primera oleada de pagos se han enviado unos $242,200 millones de dólares, mientras el presidente Joe Biden intenta hacer llegar la ayuda a los más necesitados lo antes posible.

El presidente se acerca a cumplir su objetivo de realizar 100 millones de pagos en diez días y todo parece que será el despliegue de cheques de estímulo más rápido hasta la fecha.

Sin embargo, aunque millones de personas ya habrán recibido los pagos de depósito directo, eso no significa que el proceso este exento de retrasos.

La temporada de impuestos está aumentando la carga de trabajo del IRS

Cuando la primera ronda de cheques de estímulo se convirtió en ley en marzo de 2020, el IRS decidió ampliar el plazo de la declaración de impuesto para poder priorizar el envío de los pagos. En esta ocasión el plazo de la presentación de impuestos fue extendido hasta el 17 de mayo, después de que un grupo de legisladores solicitaron al IRS y al Departamento del Tesoro cambiar el plazo hasta junio.

Aunque el periodo de presentación de impuestos se extendió, esto no significa que el IRS hará su trabajo de manera más eficiente ya que la agencia ha registrado retrasos a lo largo del año y se enfrenta a una falta de personal y actualización de sus sistemas informáticos, por lo que la puesta en marcha del cheque de estímulo podría retrasarse aún más.

Los pagos para las personas dependientes recién reclamadas podrían retrasarse

En algunos casos, los beneficiarios del cheque estímulo podrían encontrarse con que reciben parte de su asignación completa con bastante rapidez, pero se quedan esperando el resto.

Esto es probable en el caso de las personas que solicitan cheques de estímulo en nombre de solicitantes por primera vez. Los pagos reclamados en nombre de hijos nacidos desde la declaración de la renta de 2020 podrían tardar más en llegar porque el IRS tendrá que esperar a que se procese la nueva declaración de impuestos para que los hijos sean añadidos a su base de datos.

Aquellos que utilizaron la herramienta de los no solicitantes para obtener uno de los anteriores cheques de estímulo podrían enfrentarse a un retraso similar si ahora solicitan la ayuda para los adultos dependientes. En el pasado, los adultos a cargo no tenían derecho a recibir un cheque de estímulo, por lo que no se habían incluido en la solicitud y tendrán que añadirse ahora.

Un cheque de papel podría retrasar aún más la llegada del cheque de estímulo

Al igual que con las anteriores rondas de cheques de estímulo, el IRS está utilizando tres diferentes métodos de pago para hacer llegar el dinero a las personas. La gran mayoría recibirá el cheque en forma de depósito directo que es el método de pago más rápido y fiable.

Sin embargo, las personas que no tienen acceso a la banca formal o cuyos datos bancarios no estén registrados en el IRS, tendrán que utilizar un método de pago más lento.

Relacionado: Millones de estadounidenses no tienen una cuenta bancaria: cómo podrán cobrar el tercer cheque de estímulo

El IRS ha confirmado que también ha enviado la primera oleada de cheques de estímulo físicos, que se destinarán a aquellos cuyos datos bancarios se desconocen. Esto podría tardar hasta una semana en llegar. Los beneficiarios de los cheques de estímulo que reciban las tarjetas de débito del Pago por Impacto Económico pueden esperar empezar a verlos en sus buzones hacia finales de marzo.

Te podrá interesar: