Por qué las bebidas deportivas pueden no ser buenas para tu salud

Hay quienes optan por bebidas deportivas considerando que son una mejor alternativa que los refrescos, pero en ciertas circunstancias, en lugar de beneficiarte, su consumo podría contribuir a afectar tu salud

Por qué las bebidas deportivas pueden no ser buenas para tu salud
Foto: Sohsulhotel / Pixabay

El consumo de las bebidas deportivas se ha generalizado, los encuentras lo mismo en farmacias que en cualquier tienda al lado de los refrescos y los jugos de frutas, e incluso en los restaurantes, pero podrían no ser una buena opción para ti.

Las bebidas deportivas se promocionan como una opción para una rápida hidratación, reposición de glucosa y electrolitos (sodio, potasio, magnesio, calcio). Un agotamiento de nutrientes generalmente ocurre solo con ejercicio de alta intensidad que dura una hora o más.

Los electrolitos ayudan a regular el equilibrio de líquidos del cuerpo, mientras que los carbohidratos proporcionan energía.

Las bebidas deportivas ofrecen carbohidratos que aumentan la energía, que por lo general provienen de ingredientes como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y la sacarosa. Una sola botella de una bebida deportiva popular de 12 onzas puede tener 21 gramos de azúcar, lo que son poco más de 5 cucharaditas de azúcar.

La Asociación Americana para el Corazón, sugiere máximo total de 6 cucharaditas (24 gramos) de azúcar agregado por día para las mujeres y 9 cucharaditas (36 gramos) para los hombres.

¿Cómo puede afectarte el consumo de bebidas deportivas?

Un informe de la Universidad de California en Berkeley dice que la mayoría de las personas que beben bebidas deportivas al menos una vez al día no son tan activas físicamente como deberían. Para las personas menos activas, no es necesario ni recomendable consumir azúcar y sodio adicionales durante el día.

La Escuela de Salud Pública de Harvard (HSPH) señala que para las personas no deportistas, una bebida deportiva es otra bebida azucarada. Beber demasiadas bebidas deportivas, especialmente cuando no se realiza un ejercicio vigoroso, puede aumentar el riesgo de sobrepeso y otros problemas de salud como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y gota.

Las bebidas deportivas también pueden afectar tus dientes. Muchas de estas bebidas, además de azúcar, tienen un alto contenido de ácido cítrico. WebMD explica que este potenciador del sabor puede quitar el esmalte de los dientes y hacerlos más sensibles y más propensos a las caries.

Para los niños que realizan actividades físicas rutinarias o basadas en el juego, estas bebidas suelen ser innecesarias. Parte de un estudio de Growing Up Today II encontró que cuanto más frecuentemente se consumían bebidas deportivas, mayor era la asociación con un mayor índice de masa corporal que conduce a sobrepeso, especialmente en niños.

Es mejor consumir las bebidas deportivas solo cuando sea necesario. Las personas que realizan ejercicios de gran intensidad durante más de una hora, pueden consumir una bebida deportiva, especialmente si sudan mucho, según recomendaciones de la HSPH.

Para las personas que no hacen ejercicio durante al menos una hora, cinco días a la semana, el agua es la bebida perfecta para rehidratar el cuerpo tanto para niños como para adultos. Se recomiendan los electrolitos procedentes de fuentes naturales sin azúcares añadidos ni colorantes.

Te puede interesar: