La familia del hispano que murió al ser sometido por la policía de San Diego recibirá $3.5 millones

"Detente, señor, no hice nada... No quiero morir", gritó Paul Silva antes del fatal desenlace

Paul Silva murió bajo custodia policial.
Paul Silva murió bajo custodia policial.
Foto: babawawa / Pixabay

El condado de San Diego, California, pagará 3,5 millones de dólares a la familia de un latino que sufría una enfermedad mental y murió bajo custodia de la policía cuando intentaron sacarlo a la fuerza de la celda donde lo habían detenido, informó este lunes el periódico San Diego Tribune.

El acuerdo monetario se dio a raíz la muerte de Paul Silva en febrero de 2018 cuando estaba detenido por el Departamento del Alguacil de San Diego (SDSD).

El hispano fue detenido después que su madre llamara a las autoridades para que la ayudaran a lidiar con su hijo, que había dejado de tomar sus medicamentos para la esquizofrenia y estaba experimentando un episodio psicótico.

Aunque la madre de Silva pidió llevar al hispano de 39 años al hospital, la policía lo recluyó en la Cárcel Central de Hombres en el centro de San Diego, donde permaneció en una celda durante 36 horas con las luces encendidas todo el tiempo y sin acceso a agua potable, atención médica, una cama, ropa limpia o comida suficiente, según la demanda de la familia a la que tuvo acceso el rotativo.

Tras este tiempo las autoridades quisieron trasladar a Silva y le ordenaron que colocara sus manos en la puerta de la celda para ser esposado. Al no cumplir la orden, cerca de seis policías lo intentaron someter.

“Paul fue golpeado entre cuatro y nueve veces, mientras que otros seis miembros del equipo táctico lo sujetaron con un escudo corporal y presionaron su torso”, argumentaba la querella.

El hecho fue grabado por las cámaras de la cárcel. En el vídeo se puede escuchar a Silva diciendo: “Detente, señor, no hice nada… No quiero morir”.

Silva murió en el Centro Médico UCSD un mes después. El caso fue reportado en la investigación de 2019 del San Diego Union Tribune Dying Behind Bars (Muriendo Detrás de las Barras).

Es el acuerdo más grande hasta ahora por una muerte bajo custodia en el sistema carcelario del condado de San Diego.

El SDSD enfrenta en este momento más de 10 demandas por muertes y lesiones de reclusos.

Sigue leyendo: ‘La Migra’ libera a padre inmigrante de Queens que sufre serios problemas de salud