Qué se sabe de los pagos en efectivo en Centroamérica para evitar inmigración irregular

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional detalla algunos planes que implementa y nuevas estrategias en El Salvador, Honduras y Guatemala

Qué se sabe de los pagos en efectivo en Centroamérica para evitar inmigración irregular
El arribo de inmigrantes a la frontera aumentó considerablemente en el último mes.
Foto: CHANDAN KHANNA / AFP / Getty Images

La asesora de la Casa Blanca responsable de la atender los problemas en la frontera con México, Roberta Jacobson, lanzó una declaración que ha causado polémica: el posible pago en efectivo en Centroamérica para reducir la inmigración.

Aunque aclaró que no se enviarían “cheques” a las familias directamente, sí señaló que hay un plan para orientar fondos a los países del Triángulo Norte en la región para incentivar a las personas a quedarse en El Salvador, Honduras y Guatemala.

La agencia Reuters adelantó que el gobierno del presidente Joe Biden analiza ese plan, pero no hay detalles al respecto, aunque Jacobson precisó dos aspectos: el dinero sería para abordar problemas económicos en la región y, quizá lo más importante, no iría directamente a las familias, aunque dicha afirmación queda todavía a debate ante la poca información del programa.

“Estamos analizando todas las opciones productivas para abordar tanto las razones económicas por las que la gente puede estar migrando, como las razones de protección y seguridad”, dijo Jacobson. “Lo único que puedo prometerles es que el Gobierno de Estados Unidos no entregará dinero o cheques a la gente”.

Si el programa como tal avanza quizá sea anunciado por la vicepresidenta Kamala Harris, encargada por el presidente Biden, para atender las raíces económicas y seguridad para atender los problemas que motivan a las familias a migrar a Estados Unidos.

En medio de ese plan por ser detallo, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) informó sobre nuevos esfuerzos en los países del Triángulo Norte, en colaboración con gobierno, organizaciones y el sector privado, para buscar ofrecer mejores oportunidades educativas y económicas a la población.

“USAID brinda esperanza a los ciudadanos de El Salvador, Guatemala y Honduras para que puedan permanecer en sus países de origen y no se vean obligados a emprender el peligroso viaje hacia el norte”, indicó la agencia este lunes.

La agencia agrega que los problemas de la región se intensificaron con la pandemia de COVID-19 y recientes desastres naturales, con los huracanes Eta y Iota en 2020, por lo que se busca destinar más fondos en la creación de empleos. Hay planes para aumentar los ingresos y fomentar el crecimiento de las pequeñas empresas, pero enfocadas en los jóvenes.

“Nuevas iniciativas de creación de empleo en Guatemala, Honduras y El Salvador se centrarán en los jóvenes en situación de riesgo, las víctimas del crimen y la violencia, así como en los pobres de las zonas rurales”, agrega la agencia.

La influencia empresarial

La agencia gubernamental destaca su asociación con empresas transnacionales, como Walmart, Starbucks y Tigo en el desarrollo de sus planes con la inversión en la región.

“USAID movilizó más de $85 millones del sector privado y otras organizaciones en estos países para apoyar la capacitación vocacional, la educación y las oportunidades de empleo para los jóvenes en riesgo, y una mayor seguridad alimentaria e ingresos para las comunidades vulnerables”, afirma la agencia.

También se presumen los programas que atienden a familias tras emergencias, incluida alimentación, refugio, agua, saneamiento e higiene. Esos esfuerzos fueron por desastres naturales y recientemente por la pandemia de COVID-19.

El Equipo de Respuesta de Asistencia por Desastre (DART) es el que coordina ese esfuerzo.

“Por ejemplo, en ocho vecindarios urbanos de Tegucigalpa, Honduras… se ayuda a las comunidades a poner en funcionamiento sistemas de alerta temprana y respuesta para mitigar la destrucción y la pérdida de vidas debido a deslizamientos de tierra”, asegura.

Los inmigrantes retornados

La semana pasada, la Administración Biden indicó que más de 180,000 inmigrantes fueron detenidos al cruzar la frontera en EE.UU. en el último mes, de los cuales el 60% fue deportado en forma inmediata, mientras un número no especificado espera una decisión final. De los expulsados, el 29% ya había sido deportado.

USAID tiene un programa que ayuda a inmigrantes retornados a sus naciones en el Triángulo Norte.

“Brinda a los migrantes retornados apoyo para la capacitación de la fuerza laboral y la colocación laboral, la reintegración escolar, los programas de salud y el asesoramiento psicosocial”, afirma la agencia.

Algunos resultados y planes

USAID presume algunos avances en el Triángulo Norte:

  • En Guatemala se inauguró un nuevo centro agrícola en el Altiplano Occidental, para ayudar a más de 20,000 pequeños agricultores a mejorar su productividad y calidad de productos.
  • En El Salvador trabajará con pequeñas y medianas empresas locales para crear 10,000 puestos de trabajo para posibles migrantes.
  • En Honduras se está ampliando la asistencia agrícola para servir a 40,000 hogares de agricultores y brindando capacitación en habilidades laborales a los repatriados.