Biden logra mayor vigilancia contra inmigrantes en México, Guatemala y Honduras

La portavoz de la Casa Blanca confirma el despliegue de miles de militares y policías en varias fronteras

Biden logra mayor vigilancia contra inmigrantes en México, Guatemala y Honduras
Honduras desplegó recientemente miles de policías para detener una nueva caravana migrante.
Foto: JOHAN ORDONEZ / AFP / Getty Images

El gobierno del presidente Joe Biden logró que las administraciones de México, Guatemala y Honduras aumentaran la vigilancia en sus fronteras para evitar el cruce de inmigrantes hacia Estados Unidos.

“Ha habido una serie de discusiones bilaterales entre nuestro liderazgo y los gobiernos regionales de México, Honduras y Guatemala. A través de esas discusiones, hubo un compromiso… de aumentar la seguridad fronteriza”, confirmó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Agregó que las discusiones “ocurrieron a distintos niveles”, pero proporcionó el número de militares y policías que serían desplegados.

“México tomó la decisión de mantener 10,000 soldados en su frontera sur, lo que resultó en el doble de interdicciones diarias de migrantes”, expuso.

En tanto, agregó, Guatemala envió a 1,500 policías y militares a su frontera sur con Honduras y acordó establecer 12 puestos de control a lo largo de la ruta migratoria.

“Honduras incrementó a 7,000 policías y militares para dispersar un gran contingente de migrantes”, acotó.

Entre los funcionarios que abonaron a estas negociaciones Psaki mencionó a la asesora de la Casa Blanca para atender la frontera, Roberta Jacobson.

“Hemos tenido a Roberta Jacobson trabajando… para ayudar a tener estas discusiones con la región sobre los pasos que se pueden tomar para ayudar a reducir la cantidad de migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México”, precisó.

La portavoz dijo que estos acuerdos son recientes, aunque algunas negociaciones podrían haber llevado varias semanas, además de desconocer otros detalles del despliegue, pero enfatizó que será para volver más complicado el viaje hacia el norte.

“Tendría que hablar con estos países sobre cómo se implementarán. Creo que el objetivo es hacer más difícil el viaje y hacer más difícil cruzar las fronteras”, justificó.

La Administración Biden ha buscado salir de lo que llama “una emergencia” en la frontera sur con el arribo de miles de inmigrantes, muchos de los cuales son niños no acompañados.

Las recientes estadísticas mostraron un incremento del 100% del arribo de niños solos y de 71% de adultos.

La oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) indicó se deportó al 60% de las personas, de las cuales el 29% ya habían sido expulsadas del país.

Se reportó que los oficiales de CBP encontraron a 18,890 niños en marzo, los cuales son procesados en centros de retención provisional, para luego enviarlos a instalaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

A la par, la vicepresidenta Kamala Harris continúa armando su plan para atender las raíces de lo que origina la inmigración desde Centroamérica.