¿Por qué sería difícil lograr un cuarto cheque de estímulo a pesar de presiones de algunos demócratas?

Hay proyectos que sugieren ayuda mensual de $2,000 o hasta $3,000 dólares mensuales, pero el escenario es complicado en el Congreso

IRS continúa con la distribución del tercer cheque de estímulo.
IRS continúa con la distribución del tercer cheque de estímulo.
Foto: AzamKamolov / Pixabay

Aunque un grupo de senadores y representantes demócratas insisten en que debería haber un cuarto cheque de estímulo, no existe un proyecto concreto con respaldo unánime al respecto, la Casa Blanca está enfocada en el plan de infraestructura, los negocios comienzan a abrir y la vacunación por COVID-19 avanza.

De hecho, tampoco el gobierno del presidente Joe Biden está empujando un nuevo paquete de estímulo directo a las familias, salvo una etapa de su paquete económico de $2.25 billones de dólares, el cual busca facilitar a las comunidades vulnerables el acceso al sistema de salud.

Los congresistas demócratas más liberales señalan que la crisis “está lejos de terminar”, pero hasta ahora el presidente Biden ha indicado que su prioridad es el Plan Empleos Estadounidense, que permitirá mejorar la infraestructura del país y crear 2.9 millones de trabajos bien remunerados.

Un grupo de 53 representantes insiste en que debería impulsarse un nuevo paquete de ayuda directa a familias.

“Esta crisis está lejos de terminar y las familias merecen la certeza de que pueden poner comida en la mesa y tener un techo sobre sus cabezas”, dice una carta enviada al mandatario. “Las familias no deberían estar a merced de plazos legislativos en constante cambio y soluciones ad hoc”.

Los firmantes incluyeron a Alexandria Ocasio-Cortez (Nueva York) y Rashida Tlaib (Michigan), quienes piden un pago mensual de $2,000 dólares por persona el tiempo que dure la pandemia de COVID-19.

Entre las que más presionan por dicha medida es la representante Ilhan Omar (Minnesota), pero también han alzado la voz los senadores Ron Wyden (Oregon), Elizabeth Warren (Massachusetts) y Bernie Sanders (Vermont).

“(Deben aprobarse) pagos directos recurrentes y extensiones automáticas del seguro de desempleo vinculadas a las condiciones económicas”, dijeron los senadores en una carta al presidente Biden.

Aunque la idea no suena “descabellada”, ya que cuando fue senadora la vicepresidenta Kamala Harris propuso un proyecto similar, pero tras la aprobación del Plan de Rescate Estadounidense la situación ha cambiado.

En total, son 75 los congresistas demócratas que respaldan más ayuda, incluso algunos con cheques de $3,000 dólares mensuales, pero el presidente Biden está enfocado en su plan de infraestructura y los líderes del Congreso no han tomado en cuenta la presión de sus colegas.

El plan de estos congresistas también enfrenta la mayoría mínima de los demócratas en el Senado, donde Joe Manchin (West Virginia) se ha vuelto un elemento clave en la aprobación de cualquier plan de la Administración Biden.

IRS continúa con la distribución del tercer cheque de estímulo de $1,400 dólares por persona o $2,800 dólares por pareja.

Además, la Administración Biden busca el reimpulso de la economía con más empleo y un retorno escalonado “a la normalidad” con la aplicación de vacunas que, a pesar de la suspensión de Johnson & Johnson, está cubierta para toda la población con las dosis de Pfizer y Moderna, según informó el Dr. Anthony Fauci.