Qué alimentos ayudan a tener un sistema nervioso sano

Lo que comemos afecta en el sistema nervioso, el cual controla actividades como respirar, despertarse, pensar, entre otros procesos complejos; hay alimentos que pueden contribuir a mantenerlo funcionando de manera óptima

Las sardinas son una excelente fuente de omega-3.
Las sardinas son una excelente fuente de omega-3.
Foto: Laårk Boshoff / Pexels

El sistema nervioso juega un papel en casi todos los aspectos de nuestra salud y bienestar. La actividad del sistema nervioso controla actividades cotidianas como despertarse; actividades automáticas como respirar; y procesos complejos como pensar, leer, recordar y sentir emociones, explica el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver.

El sistema nervioso transmite señales entre el cerebro y el resto del cuerpo. Hay alimentos y nutrientes que apoyan un sistema nervioso saludable, así que puedes contribuir a mantenerlo funcionando como una máquina bien engrasada.

Nutrientes que apoyan un sistema nervioso saludable:

1. Ácidos Grasos

Salmón
Foto: Shutterbug75/Pixabay

Los ácidos esencialmente grasos son muy importantes para la salud de la piel, los nervios y las membranas celulares, dice Joan Salge Blake, profesora de nutrición en la Universidad de Boston a través de US News.

Omega 3

Los ácidos grasos omega-3 son grasas esenciales, el cuerpo no puede producirlas desde cero, sino que debes obtenerlas de los alimentos. Los alimentos ricos en omega-3 incluyen pescado (especialmente pescados grasos como el salmón y las sardinas), aceites vegetales, nueces, semillas de lino, aceite de linaza y verduras de hoja.

Harvard Health explica que las grasas omega-3 realizan una serie de funciones, especialmente la construcción de membranas celulares en todo el cuerpo y el cerebro.

Los efectos antiinflamatorios y antioxidantes del omega-3 podrían promover células cerebrales más saludables y un menor deterioro del cerebro.

2. Vitaminas B 12

hígado de res
Foto: Wolfram Strachwitz/Pixabay

La vitamina B12 es un nutriente que ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos. Además, contribuye a la elaboración del ADN, el material genético presente en todas las células. Es una vitamina muy importante para el desarrollo del cerebro.

La deficiencia de vitamina B12 puede causar anemia megaloblástica y pueden manifestarse problemas neurológicos, como entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies. Otros síntomas incluyen problemas de equilibrio, depresión, confusión, demencia, mala memoria. La deficiencia de vitamina B12 puede causar daños en el sistema nervioso, advierten los Institutos Nacionales de Salud.

Las mejores fuentes de vitamina B12 son el hígado vacuno y almejas. También encuentras esta vitamina en el pescado, la carne, aves, huevos, leche y otros productos lácteos.

3. Folato

Espinacas hervidas
Foto: Jason Goh en Pixabay

El folato es vitamina B9. El organismo necesita folato para producir ADN y otros tipos de material genético. También es una vitamina necesaria para la división celular en el organismo. La deficiencia de folato no solo puede ocasionar anemia megaloblástica. Las personas con concentraciones bajas de folato en la sangre podrían ser más propensas a tener depresión y ansiedad.

El hígado de res es una de las fuentes más ricas de folato, también las espinacas hervidas son buena fuente, los guisantes de ojo negro, espárragos y coles de Bruselas.

4. Potasio

Lentejas
Foto: Shutterstock

El organismo necesita potasio para casi todo su funcionamiento, incluso para el buen funcionamiento del riñón y del corazón, la contracción muscular y la transmisión nerviosa. La deficiencia grave de potasio puede ocasionar disminución de la función cerebral, aumentar la presión arterial, reducir el calcio en los huesos y aumentar el riesgo de cálculos renales.

Las lentejas, los frijoles, la calabaza son algunos de los alimentos más ricos en potasio.

5. Calcio

yogur
Foto: Any Lane/Pexels

El calcio no solo ayuda a mantener tus huesos fuertes. El cuerpo también necesita calcio para que los músculos se muevan y que los nervios transmitan mensajes del cerebro a distintas partes del cuerpo.

Alimentos como el yogur, las sardinas, el queso, la leche son de las principales fuentes de calcio. También lo puedes encontrar en alimentos fortificados como la leche de soja o el tofu.

6. Triptófano

pechuga de pollo
Foto: Olya Kobruseva/Pexels

El triptófano es un aminoácido esencial necesario para el crecimiento normal en los bebés y para la producción y mantenimiento de las proteínas, músculos, enzimas y neurotransmisores del cuerpo. El cuerpo utiliza el triptófano para ayudar a producir la melatonina y la serotonina.

El hígado también puede utilizar el triptófano para producir niacina que ayuda a convertir los alimentos en energía y es importante para el funcionamiento de las células en el organismo.

Puedes encontrar triptófano en alimentos como aves (pollo y pavo), huevos, leche y pescado.

Agua

El cerebro también necesita agua, la deshidratación puede causar disminución del rendimiento mental. La hidratación es importante para una función cognitiva óptima.

Algunos nutrientes como la vitamina B12 que solo se encuentran naturalmente en alimentos de orígen animal, pueden obtenerse de alimentos fortificados o a través de suplementos recomendados por un médico.

Los expertos en nutrición y salud cerebral recomiendan una dieta equilibrada y mantenerse alejado de alimentos que provocan inflamación como los carbohidratos refinados, entre ellos el pan blanco, pasteles, galletas y arroz blanco; alimentos fritos; bebidas y comidas con gran cantidad de azúcar añadido; carnes procesadas; y grasas no saludables como mantequilla y manteca de cerdo.

Te puede interesar: