Cómo ayuda la sandía a bajar de peso y quemar grasa abdominal

La sandía es simplemente la fruta perfecta para acelerar la pérdida de peso. Brilla por su contenido en agua, es baja en calorías, de gran poder saciante, depurativa y el aliado ideal para combatir los antojos dulces de la manera más ligera y refrescante

Cómo ayuda la sandía a bajar de peso y quemar grasa abdominal
La sandía es un tesoro nutricional, es rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, que aceleran el metabolismo y la quema de calorías.
Foto: Pxhere

Cuando estamos tratando de perder centímetros de cintura y esos kilos de más que nos persiguen, los alimentos saciantes bajos en calorías son el mejor aliado para potenciar cualquier esfuerzo de pérdida de peso. Con la llegada de la temporada de calor sin lugar a dudas la sandía es el bocadillo refrescante y adelgazante perfecto, es una gran adición dietética para satisfacer los antojos por alimentos dulces y al mismo tiempo proporciona algunas vitaminas, minerales y antioxidantes clave en la pérdida de peso. 

En primer lugar no podemos dejar de hablar sobre los inmensos beneficios nutricionales de la sandía, que son los responsables de sus propiedades terapéuticas. En principio llama la atención que la sandía es una fruta libre de sodio y grasa, además es una de las alternativas más bajas en carbohidratos: una taza de sandía cortada en cubitos contiene únicamente 12 gramos. Es por ello que resulta una de opción segura para las personas que siguen la dieta Keto y también en cualquier plan de alimentación para bajar de peso. 

La sandía contiene cantidades significativas de algunos micronutrientes, incluidas las vitaminas A y C y el potasio. Una porción de 1 taza de sandía proporciona el 17% del requerimiento diario de vitamina A, que es importante para la salud ocular y la función inmunológica. Además juega un papel importante en la cicatrización de heridas y ayuda a las enzimas a funcionar correctamente. Otro de los aspectos que llama la atención es su contenido en potasio, un mineral que interviene positivamente en el funcionamiento de los nervios y los músculos. También es clave para acelerar la pérdida de peso ya que le confiere bondades diuréticas y depurativas, finalmente el potasio es fundamental para mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Por último y no menos importante, la sandía es un excepcional aliado natural para regular la presión arterial alta. 

Sobre los beneficios adelgazantes de la sandía:

La sandía es uno de los alimentos con mayor contenido en líquidos por lo tanto aumenta los niveles de hidratación, esencial en la pérdida de peso. De hecho el 91% de la composición de la sandía es agua, lo que significa que por cada taza de fruta que consumimos obtenemos casi una taza de líquido. A su vez el alto contenido de líquido hace que la sandía sea un alimento denso en energía y muy bajo en calorías, se sabe que  los alimentos con baja densidad energética son perfectos para beneficiar la pérdida de grasa abdominal ¿La razón? Aportan menos calorías en un mayor volumen de comida, por lo tanto comer sandía aumenta la saciedad y resulta un magnífico aliado para comer menos. 

Con base en lo anterior vale la pena mencionar que la sandía es una de las frutas más ligeras, con solo 46 calorías por taza, la sandía tiene menos de la mitad de las calorías de porciones similares de muchas otras frutas. Para mayor contexto: una taza de uvas sin semillas tiene 104 calorías y una taza de rodajas de plátano tiene 134. Si bien es cierto que la mayoría de las frutas y verduras son alimentos con menor densidad energética, apostar por las variantes con mayor contenido en agua reduce la ingesta de calorías y ayuda a perder peso. Un dato curioso: comer sandía en lugar de plátano tres veces por semana ahorra 13,728 calorías por año, lo que se traduce en perder casi cuatro libras de peso en ese tiempo ¡Solo por comer sandía!

Al ser un alimento tan rico en agua, ligero y bajo en calorías, de manera muy particular la sandía es perfecta para quemar más calorías y con ello se acelera el metabolismo. Es bien sabido que un metabolismo ágil y en óptimo funcionamiento, es determinante en la quema de grasa sobre todo la ubicada en la zona abdominal.

Otra de las genialidades de la sandía es su contenido en licopeno, un carotenoide que se encuentra popularmente en los alimentos de color rojo como los tomates. La buena noticia es que la pulpa de la sandía también es muy rica en licopeno, de hecho 1 taza de sandía picada contiene más del doble de licopeno que un tomate crudo mediano. La buena noticia es que se cuenta con diversos estudios en los que se avalan las propiedades medicinales de los licopenos, son una sustancia que protege al organismo de enfermedades crónicas como la obesidad, problemas cardíacos, diabetes, algunos tipos de cáncer y un trastorno ocular llamado degeneración macular.

Lo cierto es que los licopenos son también poderosos antioxidantes, lo que significa que son de gran ayuda para proteger al cuerpo de los radicales libres que son moléculas dañinas que contribuyen a la inflamación y la enfermedad. Es bien sabido que la inflamación crónica es una de las causas que más se asocian con la obesidad. Por si fuera poco la sandía es uno de los mejores alimentos detox de la naturaleza, no en vano forma parte de numerosas tendencias de desintoxicación. La sandía es noble con el proceso digestivo y promueve la depuración natural del organismo, por lo tanto es ideal para combatir la retención de líquidos, la inflamación e interviene en la eliminación de toxinas, grasas, sales y desechos acumulados en el organismo.

Además es una fruta rica en fibra, nutriente esencial en la buena salud digestiva e intestinal. Tiene la capacidad de acelerar el tránsito intestinal, lo cual es indispensable en el adelgazamiento y en la correcta eliminación de desechos. De hecho es considerada un buen aliado para combatir el estreñimiento. Por último y no menos importante la sandía es apta para diabéticos, es baja en hidratos de carbono y azúcares lo cual beneficia el control de los niveles de glucosa en sangre y la resistencia a la insulina.

Ahora ya lo sabes, la próxima vez que tengas antojos incontrolables por alimentos dulces o ataques de hambre ¡La sandía te salvará! Es una fruta de lo más nutritiva, accesible y amigable con todos los planes de adelgazamiento, sin lugar a dudas es la adición dietética del verano.

Te puede interesar: