Estos son los efectos secundarios de renunciar al pan, según la ciencia

Disfrutar de una dieta equilibrada es una medida importante de salud y es clave en un peso corporal óptimo. Unirse a la tendencia de seguir una alimentación sin carbohidratos, suele relacionarse con efectos secundarios: menos niveles de energía, pérdida de peso, posible estreñimiento y alteraciones en el estado de ánimo

Estos son los efectos secundarios de renunciar al pan, según la ciencia
No todas las fuentes de carbohidratos son iguales, apostar por el pan integral se relaciona con un gran potencial saciante que ayuda a combatir los antojos y la ansiedad por comer.
Foto: Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay / Pixabay

En los últimos meses el consumo de carbohidratos ha sido un tema demasiado candente. Con la creciente popularidad de la dieta cetogénica cada vez más personas se interesan en restringir la ingesta de carbohidratos y uno de los productos que más cuestionamientos ha despertado es el pan. Como ya lo hemos mencionado en varias ocasiones es importante saber que no todos los carbohidratos son iguales, de hecho existen magníficas alternativas de carbohidratos complejos extremadamente saludables. Por lo tanto si estás buscando eliminar todos los productos similares al pan en el futuro, existen bastantes efectos secundarios que debes conocer al renunciar al pan para siempre.

Lo cierto es que estamos acostumbrados a relacionar al pan como un alimento “no saludable”, con base en ello es bastante probable que se malinterprete que renunciar al pan podría ser todo algo positivo para la salud y el peso corporal. Sin embargo, hay algunos efectos secundarios negativos de renunciar al pan. La buena noticia es que la ciencia siempre llega a darnos más claridad y finalmente hoy sabemos que no todo es blanco y negro. Te invitamos a conocer los principales efectos que notarás en el cuerpo al limitar la ingesta de pan y derivados, sin lugar a dudas serán de gran utilidad para que tomes la mejor decisión. Recuerda que seguir una alimentación equilibrada es la llave para vivir en armonía, prevenir enfermedades y gozar de un peso corporal sano.

1. Posible disminución en los niveles de energía

No es ninguna novedad decir que los carbohidratos son una de las mejores fuentes de energía para el organismo. De hecho es la razón por la que los equipos deportivos siempre organizan cenas de pasta antes del gran juego. Los carbohidratos proporcionan energía al cuerpo debido a la descomposición de los azúcares dentro de los carbohidratos y cuando se eligen las versiones adecuadas de carbohidratos puede ser un gran estímulo para mejorar el rendimiento físico y mental. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, cuando los niveles de azúcar aumentan en el cuerpo, se libera insulina para mover el azúcar dentro del organismo y usarla como fuente de energía. A grandes rasgos independientemente del tipo de pan que se consuma, es un gran aliado nutricional para obtener energía y claro apostar por las variantes caseras o locales elaboradas con granos integrales ¡Marcará una gran diferencia! Sin embargo a modo general podemos decir que al renunciar al pan, estás evitando una fuente muy decente de energía dentro de la dieta y de cualquier manera es importante suplirla de otra forma. 

2. Perderás algo de peso

Mucho se ha dicho sobre el consumo de carbohidratos y la pérdida de peso, sobre todo teniendo en cuenta los devastadores efectos de aquellos hidratos de carbono provenientes de los alimentos procesados. También es evidente que si de manera constante se consumen pan o productos similares, a cambiarlos por vegetales sin almidón o fuentes de proteínas, no se puede negar que notarás una diferencia significativa en el peso corporal (de ahí la razón por la que las dietas como la cetogénica se han vuelto una popular tendencia para bajar de eso muy rápido). Otro de los aspectos que llaman la atención es que es probable  presentar una significativa disminución del peso del agua en el cuerpo, que normalmente aumenta con un alto consumo de carbohidratos. Según información liberada en Medical News Today, cada gramo de carbohidratos que consumimos viene con 3 gramos de agua, de ahí el término “peso del agua”. Por lo tanto al disminuir los carbohidratos en la dieta, se verá una disminución en el peso del agua.

3. Mayor riesgo de padecer estreñimiento 

Lo primero que tenemos que decir es que esto dependerá del tipo de pan que se consuma. Por lo tanto si apuestas por renunciar al pan blanco, notarás grandes beneficios en el funcionamiento digestivo e intestinal. Sin embargo se ha comprobado que dejar el pan integral que se caracteriza por su alto contenido en fibra,  puede ser una de las principales causas de estreñimiento. La fibra es útil e indispensable para el sistema digestivo y es de gran ayuda para mantener regulares las deposiciones, además las variantes de pan ricas en fibra pueden ser una manera fácil de aumentar la ingesta de fibra recomendados por día, que oscila entre los 25 y 30 gramos. Para mayor contexto: una rebanada de pan integral puede llegar a aportar entre 2 y 4 gramos de fibra por rebanada (a veces más), por lo que un simple sándwich puede proporcionar casi 8 gramos de fibra y un gran poder saciante que beneficia la pérdida de peso. Si aún planea renunciar al pan, asegúrese de reemplazar esa fuente de fibra con otra.

4. Cambios en el estado de ánimo 

Un dato bastante interesante entorno al consumo de carbohidratos es su directa relación con el estado de ánimo, probablemente no lo sabías pero su consumo se relaciona con la liberación de una hormona que nos hace sentir bienSegún el Instituto de Tecnología de Massachusetts, comer carbohidratos libera serotonina, una sustancia química que eleva el estado de ánimo y suprime el apetito, por lo tanto consumir las variantes adecuadas se relaciona con grandes beneficios para bajar de peso. Se cuenta con otra referencia liberada en Psychology Today, la serotonina es un supresor natural del apetito que puede ayudar a frenar los antojos y la ansiedad por comer. De tal modo que consumir con cautela alimentos reconfortantes como el pan, mejora el estado de ánimo y el hambre. Además se ha comprobado que evitar las restricciones y seguir una dieta equilibrada es parte muy importante de un estado de salud óptimo y forma parte importante de la pérdida de peso. 

5. Menor riesgo de padecer enfermedades 

No existen dudas es un hecho que la principal razón por la cual las personas deciden dejar el pan, es por la pérdida de peso. Sin embargo también es un hábito que suele relacionarse con beneficios para disminuir el riesgo de padecer enfermedades. Según un estudio publicado por PLOS One se demostró cómo los carbohidratos refinados (productos de pan blanco que han sido despojados de sus nutrientes naturales, incluida la fibra) pueden aumentar los niveles de ácidos grasos en el cuerpo. Con ello se aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2. Por lo tanto, la recomendación es renunciar al pan blanco procesado y refinado.

Te puede interesar: