Cocinar con aceite de soja reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y regula el colesterol, según la ciencia

Un reciente estudio publicado en la revista Nutrition avala los inmensos beneficios cardiovasculares del aceite de soja, una de las variantes más incomprendidas de todos los tiempos. Integrarlo como parte de la dieta diaria es seguro y no afecta los biomarcadores inflamatorios ni aumenta el estrés oxidativo

El aceite de soja es una opción de grasa saludable, económica y versátil, ideal para integrar en la dieta diaria.
El aceite de soja es una opción de grasa saludable, económica y versátil, ideal para integrar en la dieta diaria.
Foto: Shutterstock

Elegir las mejores fuentes de grasa es una decisión determinante en la dieta diaria y que influye directamente en el estado de salud. Con base en ello cada vez más personas se preguntan sobre las mejores alternativas de aceites de cocina, es de conocimiento popular que el aceite de oliva y de aguacate son las variantes más saludables y recomendadas. Especialmente por su positivo impacto en la salud del corazón. La buena noticia es que existe una nueva opción increíblemente saludable y accesible a considerar, que de hecho a menudo ha sido bastante incomprendido: el aceite de soja. El aceite de soja es una de las variantes más comunes y menos valoradas.

Es un aceite vegetal que procede del prensado de la soja (Glycine max) y tiene la peculiaridad de ser abundante en ácidos grasos poliinsaturados. Lo cierto es que se trata de un producto que ha confundido a científicos y consumidores durante años, por fortuna hoy en día la ciencia avala sus beneficios para promover la buena salud cardiovascular y reducir el colesterol. Así lo sugiere un grupo de investigadores en ciencias de la nutrición de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad Tecnológica de Texas, quienes dirigieron un estudio que acaba de ser publicado en la revista Nutrition. Los investigadores señalaron que el aceite de soja es el más consumido en los Estados Unidos, sin embargo en el mundo sus peligros contra sus beneficios han sido un tema de debate importante, que ha confundido a consumidores y profesionales médicos durante años.

Lo cierto es que el aceite de soja es un ingrediente muy usual en la industria alimentaria en los Estados Unidos y a pesar de su efecto cardioprotector establecido, como parte del estudio se ha comprobado que es mucho menos probable que los consumidores califiquen al aceite de soja como saludable. Sobre todo en comparación con muchos otros aceites como el aceite de oliva, aceite de canola, aceite de coco y aceite de aguacate ¿La razón? Comúnmente se piensa que las grasas saturadas son las principales culpables de las enfermedades cardíacas y la muerte. 

Los investigadores se basaron en comparar información de hace algunos años, liberada en un estudio del 2010. En la cual se reveló que en el 80% de los países del mundo, el doble de casos de enfermedades coronarias se relaciona con niveles inadecuados de grasas poliinsaturadas omega-6 (como como los del aceite de soja) en comparación con las tasas de enfermedad coronaria causadas por altos niveles de grasas saturadas. El objetivo era sacar a la luz estas percepciones erróneas prevalentes, por lo que los investigadores realizaron un análisis de estudios anteriores que examinaron los efectos del aceite de soja en la salud, incluidos los aspectos relacionados con la prevención de enfermedades cardiovasculares, los niveles de lípidos (colesterol) en sangre, la inflamación, el estrés y la oxidación. Después de estudiar diversas referencias los hallazgos indicaron que como grasa poliinsaturada, el aceite de soja no solo “no afecta los biomarcadores inflamatorios ni aumenta el estrés oxidativo”, sino que cuando el aceite de soja reemplazó a la grasa saturada, los niveles de colesterol en sangre bajaron. Por lo tanto las conclusiones de los investigadores fueron contundentes: la evidencia sugiere que el aceite de soja tiene efectos favorables sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Por fortuna este tipo de descubrimientos son un gran aliado para establecer nuevas recomendaciones dietéticas y romper mitos que se han establecido por años. Hoy sabemos que el aceite de soja es una opción saludable, sumamente accesible y de usos inmensamente versátiles, que además funciona en la prevención y el control de las enfermedades cardiovasculares ¿Qué esperas para integrarlo en tu rutina diaria? No te arrepentirás y probablemente ahorrarás en los gastos del hogar.