“Es una situación infernal”: adolescente latino acusado de homicidio entre pandillas había sido recién liberado por un juez en Nueva York

Un juez de la Corte Suprema redujo la fianza en una acusación previa contra un pandillero menor de edad que sumaba tres arrestos por armas de fuego en cuatro meses, lo que le permitió salir de la cárcel

“Es una situación infernal”: adolescente latino acusado de homicidio entre pandillas había sido recién liberado por un juez en Nueva York
NYPD culpa a la reforma penal y teme más violencia en el verano.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Alberto Ramírez, adolescente de 16 años, fue arrestado el lunes por el asesinato “por error” de Eric Velásquez, crimen que dejó huérfanos a dos niños, en El Bronx (NYC).

El caso reavivó las críticas de la Oficina del Fiscal de Distrito de El Bronx contra el juez interino de la Corte Suprema Denis Boyle, quien redujo la fianza en una acusación previa contra Ramírez, un pandillero que ya sumaba tres arrestos por armas de fuego en cuatro meses, lo que le permitió salir de la cárcel en marzo y supuestamente dispararle fatalmente a Velásquez el mes pasado.

Ramírez ahora ha sido acusado de homicidio y posesión criminal de un arma y se declaró “no culpable”. Según la policía disparó contra una multitud en el terreno de una pandilla rival, alcanzando por error a Velásquez (34). Ayer se vivió una situación similar en Yonkers, con un pistolero disparando desde un auto en movimiento, dejando  cuatro heridos.

Una fuente policial familiarizada con los casos de Ramírez dijo que el juez Boyle “le dio a este niño suficiente cuerda para ahorcarse”. Otro experto comentó irónico al New York Post: “Aquí hay un niño que obtuvo una pistola, obtuvo otra pistola, obtuvo otra pistola”.

El juez Boyle también envió dos de los casos de armas de Ramírez al Tribunal de Familia, a pesar de que la Fiscalía quería procesarlo como adulto por esos cargos.

“Boyle no es ajeno a los fallos que llevaron a resultados desastrosos”, resaltó New York Post. El año pasado, el jurista fue criticado por su decisión de liberar a Jordon Benjamin, un adolescente también de 16 años acusado de homicidio involuntario que supuestamente cortó a una joven en el abdomen.

Velásquez, caminaba con un primo más allá de un juego de dados frente a 340 East 184th St. en Fordham Heights, alrededor de las 12:30 a.m. del 16 de mayo, dijeron las fuentes. Ramírez, un reputado miembro de la pandilla “Young Gunnaz, YG”, supuestamente abrió fuego indiscriminadamente, golpeando a Velásquez, luego de aventurarse en territorio controlado por el grupo rival “Slattery Avenue Boys”, dijeron las fuentes.

Los miembros de las pandillas se refieren a esa práctica mortal como “hacer girar el bloque”, según las fuentes. “Es una situación infernal”, dijo un viejo amigo de Velásquez, que no quiso ser identificado.

“Fui a su velorio y no podía hablar. Es un gran hombre. No está bien. Dos hijos, esposa, hombre trabajador. Todo el mundo lo amaba”, comentó sobre Velásquez.

“Si lees esa historia, piensas que no es verdad pero, desafortunadamente, es trágicamente cierto”, comentó ayer el comisionado de la policía de Nueva York, Dermot Shea, entrevistado por la estación radial 1010 WINS.

Agregó que las “malas políticas”, como la reforma de la fianza de 2020, permitieron el asesinato aleatorio de Velásquez, un padre inocente víctima de un pandillero liberado por un juez. “Es lo que los neoyorquinos y los hombres y mujeres de este departamento enfrentan todos los días”.

Shea también comentó: “Mi conclusión es claramente que esto no era lo que se pretendía con algunas de las leyes recientes”, y agregó que promulgar normas de fianza más estrictas “debería ser y debe ser la prioridad” para la legislatura estatal.

El número de tiroteos en NYC aumentó en mayo 73% en comparación con el mismo mes del año pasado. La semana pasada, también el comisionado Shea, culpó otra vez a la reforma de la fianza estatal en 2020 como parte de la razón del aumento de la delincuencia. “Esto es una locura”, se quejó.

A la reforma penal se le ha acusado por el incremento del crimen en NYC desde el año pasado, además de la liberación de presos para evitar contagios de coronavirus en las cárceles. Al mismo tiempo, también han bajado los arrestos. Según expertos, ello hace temer un verano más violento en NYC este 2021.