Cómo la ley de castigo de 10 años puede afectar a inmigrantes al pedir “green card” incluso si tienen visa de turista

Una demanda de tres mexicanos en tribunal abre la polémica sobre el rechazo de Residencia Permanente a extranjeros que estuvieron como indocumentados más de un año en el país, pero luego obtuvieron visa de viaje temporal

Cómo la ley de castigo de 10 años puede afectar a inmigrantes al pedir “green card” incluso si tienen visa de turista
Las personas con castigo de 10 años podrían tener problemas al solicitar la "green card".
Foto: uscis.gov

Los inmigrantes indocumentados que no ha cumplido con su periodo de 10 años de castigo podrían enfrentar problemas de “inadmisibilidad” al momento de solicitar su Residencia Permanente, según lineamientos de la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

“La presencia ilegal es el periodo de tiempo durante el cual (una persona) se encuentra en los Estados Unidos sin ser admitida o puesta en libertad condicional o cuando no se encuentra en un ‘período de estadía autorizado por el Secretario‘”, explica la agencia.

Debido a ello, agrega, es posible que se le prohíba ser admitido tres años, si dejó el país después de haber acumulado más de 180 días como indocumentado, pero menos de un año; o 10 años, si sale de los EE.UU. después de haber acumulado un año o más de presencia sin autorización.

Aquellas personas que reingresan como indocumentadas no serían admitidas nuevamente incluso en un intento legal, según la agencia.

Esta situación la viven tres mexicanos que viven en Colorado, quienes demandaron al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) por rechazar su solicitud de “gren card”, debido a que vivieron más de un año como indocumentados, dejaron el país, pero luego consiguieron una visa de turista tipo B.

La demanda fue presentada por los esposos Norma Cisneros Zavala y Álvaro Pérez González, cuyos hijos y nietos son ciudadanos estadounidenses; y por María Salazar Manzo, casada con un ciudadano estadounidense y madre de dos pequeños nacidos en EE.UU., reportó la agencia Efe,

Cisneros y Pérez salieron en 2008 de EE.UU., mientras que Salazar regresó a México en 1999, pero volvieron antes de que cumplieran el castigo de 10 años, ya que obtuvieron permisos de viaje.

El abogado Luis Cortés alega en su demanda que sus clientes presentaron sus solicitudes para ajustar su estatus en 2019, pero en 2020 la agencia les informó que el castigo de 10 años que deberían cumplir los inmigrantes se detuvo cuando regresaron a EE.UU., por lo que no eran elegibles para el beneficio migratorio.

“El texto de la Ley… se lee más naturalmente como una barrera categórica a la admisibilidad que se aplica durante 10 años después de que el no ciudadano se fue, pero no después de eso”, argumenta la demanda.

Los abogados alegan que los 10 años de castigo terminaron para los esposos en 2018, mientras para Salazar el periodo de castigo concluyó en 2009.

El abogado Aaron Elinoff, que también representa a los tres demandantes, indicó que hay otros casos similares, pero sin precisar detalles.

Con información de Efe