“La violencia es la nueva pandemia de Nueva York”: gobernador Cuomo lanzó otro plan de emergencia

"La gente no regresará a esta ciudad, no regresará a ninguna ciudad, hasta que sepa que es segura", afirmó; mientras los críticos culparon su reforma penal como causa de la violencia

Washington Square Park, foco de violencia en NYC.
Washington Square Park, foco de violencia en NYC.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

El gobernador Andrew Cuomo declaró ayer un nuevo estado de “emergencia por desastre” en Nueva York, esta vez por la violencia armada, y anunció $138 millones de dólares para tratar de detener el aumento de las balaceras.

La declaración del martes se produjo 16 meses después de que Cuomo anunciara en marzo de 2020 una “emergencia por desastre” por la pandemia de coronavirus, medida que levantó hace dos semanas.

“Estamos en una nueva epidemia. Es violencia armada… ¿Y sabes qué? También es una cuestión de vida o muerte”, afirmó. “La violencia armada y el crimen deberían ser la máxima prioridad para todos los alcaldes de este estado porque todas las ciudades se han visto afectadas por ello”.

“Es una cuestión de salvar vidas, y el futuro de Nueva York depende de ello”, agregó, citado por New York Post. Hablando en el “John Jay College of Criminal Justice” en Manhattan, Cuomo dijo que “la gente no regresará a esta ciudad, no regresará a ninguna ciudad, hasta que sepa que es segura”.

Cuomo no mencionó la contratación de más agentes armados, aunque dijo que quería “reconstruir la relación entre la policía y la comunidad”. También enlistó un plan de siete puntos que incluye tratar la violencia armada como un “problema de emergencia de salud pública” y utilizar “datos y ciencia” para reducir los disparos en los “puntos calientes”.

También dijo que proporcionaría un “compromiso positivo para los jóvenes en riesgo”, incluso creando trabajos de verano y financiando artes y otros programas sociales.

En reacción, el líder de la minoría del Senado estatal Rob Ortt (R) cuestionó a Cuomo por “declarar otra emergencia” apenas “días después de que finalmente renunciara a sus poderes de emergencia” por la pandemia.

“La crisis en las ciudades de nuestro estado hoy se correlaciona directamente con la aprobación de la desastrosa fianza y otras ‘reformas’ de la justicia penal, una Junta de Libertad Condicional fuera de control que ha liberado a innumerables asesinos y otros criminales peligrosos, y los llamamientos de los demócratas para retirar fondos nuestra policía”, dijo Ortt. “Estos atroces actos de violencia y las víctimas afectadas merecen soluciones reales, no grandilocuencia política”.

También desde la alcaldía demócrata de NYC hubo críticas, ratificando la vieja pugna entre Cuomo y el alcalde Bill de Blasio. “Desafortunadamente, el gobernador no mencionó los proyectos de ley estatales que apoyan a las personas que están en libertad condicional, quienes están involucrados de manera desproporcionada en los tiroteos de la ciudad de Nueva York”, afirmó el portavoz Bill Neidhardt. “El gobernador puede y debe tomar medidas rápidas para abordar ese problema específico”.

En el camino de la recuperación económica de NYC y la vuelta a las oficinas, muchos han expresado su preocupación ya no por el coronavirus, sino por la seguridad, especialmente en el transporte público, reportó una encuesta reciente entre directores ejecutivos.

Mucha gente se ha mudado aprovechando que ya no tienen que trabajar a diario en NYC, entre otras razones; y con las oficinas vacías y los viajes de negocios disminuidos, también se han afectado los restaurantes, negocios al detal y hoteles alrededor de la ciudad. Irónicamente, el abandono estimula la indigencia y el crimen, creando un círculo vicioso.

En paralelo, a la reforma penal se le ha acusado por el incremento del crimen en la ciudad desde el año pasado, además de la liberación de presos para evitar contagios de coronavirus en las cárceles.