Paso de Elsa deja “lluvia” de dudas sobre el futuro de la Gran Manzana ante el cambio climático

Inundaciones en el Subway abre interrogante ante inminencia de la "concurrida" temporada de huracanes en 2021

Primera tormenta de la temporada puso a prueba a NYC.
Primera tormenta de la temporada puso a prueba a NYC.
Foto: Archivo / Pixabay

Este viernes avanzada la tarde la totalidad del sistema del Subway de la ciudad de Nueva York estaba 100% operativo, luego que la tormenta Elsa anegara a un grupo de estaciones, un impacto que puso sobre la mesa la duda si la Gran Manzana estaba preparada para el cambio climático. Y más aún, para la temporada “concurrida” de huracanes que se espera este año.

Estaciones del tren 1 como la 125th y la 157th Street en Manhattan y la línea 4 particularmente la 149 St en El Bronx, sufrieron los efectos más terribles de la tormenta, con imágenes de pasajeros atravesando andenes inundados y escaleras que se convirtieron en “cataratas”.

Ante el “aguacero” de críticas, Sarah Feinberg, presidenta interina de la agencia NYC Transit  explicó a medios locales  que la inundación de las estaciones el jueves fue el resultado de una confluencia de factores: desagües subterráneos abrumados por la ferocidad de la lluvia, respiraderos y escaleras afectadas por la misma razón, e inundaciones a nivel de la calle que llegaron al interior de las estaciones.

“Esta tormenta nos golpeó en lugares que normalmente no se rebasan de agua“, resumió la funcionaria.

“No estamos preparados”

Los riesgos de inundaciones son uno de los grandes enemigos del sistema de transporte subterráneo neoyorquino, donde aún se están llevando a cabo obras en respuesta al huracán Sandy, que afectó a la Gran Manzana hace casi una década.

“Esto es lo que sucede cuando la Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA) toma malas decisiones de gastos durante décadas. Necesitamos precios de congestión lo antes posible para proteger las estaciones de las inundaciones, elevar las entradas y agregar infraestructura verde, para absorber las corrientes de tormentas repentinas”, reaccionó Eric Adams, el candidato demócrata a la Alcaldía de la ciudad de Nueva York. 

Nueve años después de los efectos devastadores de la tormenta Sandy, todavía miles de millones de dólares en daños, lleva a la MTA a continuar un esfuerzo para convertir las reparaciones temporales en soluciones permanentes, en las áreas más vulnerables de la extensa red que ya tiene 117 años.

“Gran parte del sistema de tránsito se encuentra en áreas muy vulnerables”, dijo hace un par de meses al medio digital The City, Cortney Worrall,  presidenta de Waterfront Alliance, que aboga por la planificación a lo largo de las costas de la ciudad. 

“El Subway fue construido en un momento en el que no entendíamos que el cambio climático iba a ser una amenaza”, remató la experta.

Ante los efectos preocupantes de uno de los primeros fenómenos climáticos que se esperan en esta temporada de huracanes que termina en noviembre, Worral sentenció: No estamos preparados. La adaptación climática, la infraestructura resiliente y las pautas de diseño, no reciben suficiente atención. No importa si vives cerca de la costa o no. Todos están en riesgo.