Muy pocos neoyorquinos elegibles se han inscrito en el plan de beneficio para víctimas de 9/11; plazo vence en breve

El límite para acceder al Fondo de Compensación para Víctimas (VCF) es el 29 de julio; incluso aquellos que estuvieron expuestos, pero no enfermos, deben registrarse ya que los inconvenientes pueden desarrollarse más adelante

Muy pocos neoyorquinos elegibles se han inscrito en el plan de beneficio para víctimas de 9/11; plazo vence en breve
Empleada cubierta de polvo huye del WTC, 2001.
Foto: STAN HONDA/AFP / Getty Images

Quedan sólo ocho días para registrarse en el plan de beneficios de salud a las víctimas del 11 de septiembre y todavía hay muchos neoyorquinos que no lo han hecho o que ni siquiera saben que son elegibles, cuando se aproxima el vigésimo aniversario de los atentados terroristas.

Prácticamente cualquier persona que trabajó, vivió o asistió a la escuela en el Bajo Manhattan entre ese día y el 20 de mayo de 2002, o que se ofreció como voluntario para ayudar en el área, es elegible para recibir beneficios.

En total, sólo 8% de los supervivientes se han inscrito en el programa. Funcionarios dijeron a Pix11 que el 80% de los socorristas elegibles se han registrado, pero menos del 10% de los trabajadores de oficina, estudiantes y maestros se han hecho.

También el beneficio aplica a porteros, trabajadores de la construcción, personal de mantenimiento y superintendentes, guardias de seguridad y otros empleados que estuvieron laborando en los edificios en la zona.

La fecha límite para solicitar el Fondo de Compensación para Víctimas (VCF) es el 29 de julio, recordó la congresista Carolyn Maloney.

“Este programa está ahí para ayudar”, afirmó Maloney e instó a cualquier persona expuesta a registrarse. Incluso aquellos que estuvieron expuestos, pero no enfermos, deben inscribirse ya que los inconvenientes de salud pueden desarrollarse más adelante. El portal oficial ofrece más información en español sobre cómo registrarse.

El colapso del World Trade Center en septiembre de 2001 envió una nube de polvo espeso sobre el Bajo Manhattan y hubo incendios durante semanas. Miles de trabajadores de la construcción, oficiales de policía, bomberos y otros pasaron tiempo trabajando en el hollín, a menudo sin la protección respiratoria adecuada.

En los años posteriores, muchos han visto que su salud ha disminuido, algunos con enfermedades respiratorias o del sistema digestivo que aparecieron casi de inmediato; otros con males que se desarrollaron a medida que envejecían, incluido el cáncer.

Hasta 2019, más de 40 mil personas se habían inscrito en el Fondo de Compensación, que cubre enfermedades potencialmente relacionadas con haber estado en el sitio del World Trade Center, el Pentágono o Shanksville (Pensilvania), después de los ataques. Al momento se habían otorgado más de $5 mil millones de dólares en beneficios del fondo de $7,4 mil millones, con aproximadamente 21 mil reclamos pendientes.

Casi 3 mil personas murieron en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania, en el peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos. Sólo 60% de las víctimas mortales de ese día han sido identificadas. Y muchas más han fallecido o reportado enfermedades en años posteriores, a consecuencia de los hechos.