Proteínas en el desayuno: la mejor estrategia para músculos fuertes

Un reciente estudio japonés comprobó la importancia de desayunar proteínas de calidad para desarrollar músculos más fuertes. De acuerdo con sus hallazgos, el cuerpo metaboliza las proteínas de manera diferente dependiendo del reloj biológico interno y se comprobó que su absorción disminuye conforme avanza el día

Proteínas en el desayuno: la mejor estrategia para músculos fuertes
Apostar por un desayuno rico en proteínas de alto valor biológico, beneficia el peso corporal, el funcionamiento mental y el rendimiento físico.
Foto: Imagen de StockSnap en Pixabay / Pixabay

No es ningún secreto decir que las proteínas son el nutriente más importante para aumentar la masa muscular, no en vano son la adición dietética fundamental para los atletas. Lo cierto es que son indispensables para el adecuado funcionamiento del organismo humano y se relacionan con funciones vitales, además son el componente principal de los huesos, cartílagos, piel, sangre y por supuesto de los músculos, de tal modo que su óptimo consumo beneficia a todos por igual. Un reciente estudio japonés encabezado por la Universidad de Waseda publicado en Cell Reports, descubrió los inmensos beneficios del hábito de comer proteínas como desayuno y la razón no solo se relaciona con ser considerada la comida más importante del día. Los investigadores japoneses descubrieron de manera específica que consumir fuentes ricas en proteínas temprano en el día ayuda a desarrollar músculos más fuertes, que comerlas por la noche.

Las proteínas son una parte esencial de una dieta saludable. Los alimentos como la carne, las aves, las nueces, los lácteos, las legumbres e incluso ciertas frutas y verduras, contienen lo que el cuerpo necesita para desarrollar los músculos y promover el crecimiento. Además intervienen en la producción de enzimas y hormonas, son las responsables del transporte de sustancias en el organismo (como es el caso de la hemoglobina) y también las regulan, intervienen en el metabolismo y son clave en el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Sin embargo de acuerdo con el estudio; el cuerpo metaboliza las proteínas de manera diferente dependiendo del reloj biológico interno de cada persona, es decir el ritmo circadiano.

Uno de los aspectos relevantes que estudiaron los investigadores fue un concepto conocido como “crononutrición”, que básicamente se basa en las diferencias de los momentos del día en que se consumen los nutrientes. Encontraron que los ratones que consumían proteínas por la mañana mostraban un mayor tamaño y función muscular que los ratones que consumían proteínas por la noche. El equipo también confirmó sus resultados en un grupo de mujeres mayores de 65 años.

Estos hallazgos confirman porque las proteínas son tan buenas para desarrollar músculos fuertes. Las proteínas consisten en aminoácidos de cadena larga que promueven el crecimiento de los músculos esqueléticos. Estos músculos en particular ayudan al cuerpo a moverse.

Sobre el mejor momento el día para consumir proteínas nutritivas, los investigadores enfatizaron sobre el ritmo circadiano, ya que lo siguen todas las células del cuerpo: controla varios procesos de la vida, como el metabolismo, el ciclo del sueño y el desarrollo de una persona. Con eso en mente, estudios previos han descubierto que la absorción de proteínas parece disminuir más tarde en el día, cuando el ritmo circadiano siente que es hora de que el cuerpo duerma.

¿En qué consistió el estudio? El principal autor del estudio, el profesor Shigenobu Shibata de la Universidad de Waseda y un equipo de científicos, se dieron a la tarea de examinar a un grupo de ratones que consumían una dieta alta en proteínas. Estos animales consumieron una de sus dos  comidas al día con los siguientes escenarios: la primer opción con una concentración de proteína del 8.5% en el desayuno, o bien la segunda alternativa con una concentración de proteínas del 11.5% durante la cena. Los resultados demostraron que, aunque los ratones consumieron menos proteínas durante el desayuno, mostraron más crecimiento muscular en las piernas después del desayuno que por la noche. En comparación con un grupo de control, el agrandamiento muscular después del desayuno fue un 17% mayor que el crecimiento mostrado por los ratones que comieron proteínas en la cena. El equipo agrega que el consumo de aminoácidos de cadena ramificada (BCCA) más temprano en el día también parece aumentar el tamaño del músculo esquelético.

Para confirmar sus hallazgos, los autores del estudio completaron dos experimentos adicionales. El primero involucró a ratones genéticamente alterados que no tenían un reloj biológico funcional: los investigadores repitieron el experimento de la dieta y descubrieron que los ratones sin ritmo circadiano no vieron el mismo aumento en el tamaño de los músculos en el desayuno. De acuerdo con las declaraciones del profesor Shibata: “La dieta rica en proteínas en una fase temprana del período activo diario, es decir, en el desayuno, es importante para mantener la salud del músculo esquelético y mejorar el volumen muscular y la fuerza de agarre.”

En la segunda prueba,  la cual llamó aún más la atención ya que fue realizada en humanos. Los investigadores reclutaron a 60 mujeres mayores para consumir una dieta rica en proteínas en diferentes momentos del día. El grupo comió sus proteínas en el desayuno o en la cena, y los autores del estudio midieron su función muscular utilizando el índice de músculo esquelético y las pruebas de fuerza de agarre. Nuevamente, los resultados revelaron que la proteína en la mañana conduce a una mejor función muscular tanto en humanos como en ratones.

Como dato al margen los investigadores señalaron que en el caso de los humanos la ingesta de proteínas en el desayuno es de un promedio de 15 gramos, los cuales son menos de lo que se suele consumir en la cena que son 28 gramos. Con base en los hallazgos que el estudio reveló, los científicos apoyan firmemente el cambio de esta norma, es decir apostar por considerar el mayor consumo de  proteínas en el desayuno. Así mismo el autor principal del estudio declaró que espera que los hallazgos provoquen un cambio en la forma en que las culturas occidentales y asiáticas han abordado el desayuno por años. Ambas sociedades, tradicionalmente consumen cantidades más bajas de proteínas durante sus comidas matutinas.

Lo cierto es que desayunar proteínas de calidad es una extraordinaria costumbre dietética que se relaciona con una larga lista de bondades, si bien los músculos serán los principales beneficiados. Un desayuno rico en proteínas aporta saciedad, promueve la pérdida de peso, además de mejorar el rendimiento físico y mental a lo largo del día.

Te puede interesar: