Jamie Spears, papá de Britney Spears, asegura que su hija no está tomando sus medicinas y que está enferma mentalmente

El padre de la cantante Britney Spears, Jamie, dice que la tutora personal de su hija lo llamó y le dijo que le preocupa la salud mental de la cantante y que la misma está enferma

Jamie Spears, papá de Britney Spears, asegura que su hija no está tomando sus medicinas y que está enferma mentalmente.
Jamie Spears, papá de Britney Spears, asegura que su hija no está tomando sus medicinas y que está enferma mentalmente.
Foto: Gareth Cattermole. / Getty Images

Jamie Spears, papá de Britney Spears siempre ha sostenido que él no es el malo de la película en el marco de la tutela legal bajo la que se colocó a su hija hace más de una década. Aunque siempre ha estado ligado de una forma u otra al equipo que controla todos los aspectos de la vida y la carrera de la cantante, en la actualidad se limita a supervisar el estado de su patrimonio en colaboración con un fondo de inversión, siendo otra persona, Jodi Montgomery, quien se ocupa de todo lo relacionado con el día a día de Britney. La misma supuestamente le habría dicho a Jamie Spears que su hija está enferma.

Britney Spears ha dejado claro que quiere que se desvincule a su padre de su tutela a cualquier precio y ha emprendido las medidas necesarias para tratar de conseguirlo, pero él ha insistido ahora por enésima vez en que solo quiere lo mejor para ella en una serie de documentos presentados ante la justicia. Jamie Spears asegura que el pasado 9 de julio recibió una llamada de Jodi Montgomery, que estaba claramente alterada, para hablarle de su preocupación acerca del comportamiento de la princesa del pop y de su salud mental en general. Según su testimonio, la encargada de controlar el ámbito personal de Britney le confesó que ella no estaba tomando su medicación a las horas que debía y que se negaba a escuchar las recomendaciones de su equipo de asesores sanitarios o a reunirse con ellos y que eso ha hecho que esté enferma en este sentido.

Al parecer, Jodi esperaba que Jamie pudiera ayudarla, pero a él le resultó imposible ofrecerle apoyo porque no tiene acceso al historial médico de la artista desde que dejó de ser su único tutor legal. De acuerdo a su testimonio, Jodi habría sugerido incluso la posibilidad de recurrir a una sección del Código de Bienestar Social e Instituciones del estado de California, que permite ingresar a una persona en contra de su voluntad en una clínica psiquiátrica durante 72 horas, aunque más adelante dio marcha atrás en un correo electrónico enviado el 13 de julio.

Jamie Spears también ha criticado al nuevo abogado de Britney Spears, Mathew Rosengart, por realizar “acusaciones vagas” acerca de los motivos por los que él participa en la tutela legal de su hija y por solicitar que se adelante su próxima audiencia en los juzgados.