Tu gato o yo: Corrió al novio de su casa porque le pidió deshacerse de la gata

Una joven compartió su dilema ante la actitud hostil que su novio ha mantenido con su gata. La relación ha sido tan tirante que ella optó por pedirle que se fuera del departamento que comparten

Una joven compartió la fuerte discusión que tuvo con su pareja a causa de su gata.
Una joven compartió la fuerte discusión que tuvo con su pareja a causa de su gata.
Foto: Unsplash

“¿Tu gato o yo?” Si alguna vez has estado en este dilema entre el gato, el perro o cualquier otro animal de compañía y la pareja en turno, seguramente ya sabes muy bien cuál sería tu respuesta. Pues la protagonista de esta historia corrió al novio de su casa porque le pidió deshacerse de la gata y narró su caso en Reddit en busca de algunos consejos que le ayuden a resolver su situación.

Una usuaria de 24 años identificada como “catwoesthrowaway” compartió su historia en el popular foro de internet. Recientemente su novio de 30 años se mudó con ella y su gata Millie a su departamento, pero él no tiene mucha simpatía por los gatos, pues es una “dog person”.

La chica narra en su publicación que frecuentemente él ignoraba a Millie y, cuando comenzaron a hablar seriamente de vivir juntos, él le preguntó si podría regalarla “porque no le gustaba la idea de vivir con un gato. Casi me reí antes de darme cuenta de que hablaba en serio. Le dije que bajo ninguna circunstancia me desharía de mi gata” a la que adoptó desde que era una cachorra.

Ella se sintió un poco culpable de no poder comprometerse con su novio más que son su gata, y él aceptó las condiciones. Pero hace unos días, él no se dio cuenta de que ella ya estaba en casa, y lo escuchó hablarle a la gata en un tono bastante amenazador: “Millie estaba en el sofá y lo escuché entrar en la habitación y dar un suspiro. Antes de que yo pudiera gritar, lo escuché decir: ‘Eres tan jodidamente inútil’. Me aterrorizó, porque nunca lo había escuchado hablar con tanta malicia”.

La chica afirma que incluso no reconoció a su novio al escucharlo hablar así: “Sonaba como una persona diferente. Era tan frío y hostil que entré en pánico, y corrí allí para verlo mirando a Millie”. Acto seguido se inició una discusión que culminó con ella pidiéndole que se fuera de su departamento. Él salió de la casa enojado. Cuando la crisis pasó, le escribió preguntándole si podía volver a lo que ella respondió que sí.

Al regreso la pareja tuvo una larga conversación en la que él aseguró que todo había sido un malentendido y que él se sentía en un segundo lugar en la relación, después de la gata, por supuesto.

Creo que pude haber reaccionado exageradamente, pero no lo sé. Él es mi novio y me niego a deshacerme de ella. Pero tampoco creo que haya juzgado mal su tono”, concluye la mujer en su post.

Los comentarios de los usuarios no se hicieron esperar: “Ahora miente. No dejes que te engañe. Tu gata va a ‘desaparecer’ algún día”, escribió uno. “Ella se pondrá nerviosa y empezará a esconderse. Tendrá ansiedad y su ingesta de alimentos disminuirá. Ya no se acercará a él. Vivirá su vida aterrorizada, eso acortará su vida útil. Por favor, salva a Millie”, escribió otro.

Imagina tener hijos con alguien así. Está amenazado por un gato. Se siente en segundo lugar. Obviamente tiene problemas y necesita madurar. Sentir celos por una mascota y competir con ella no es saludable y es tóxico. ¿Quieres tener hijos algún día? Porque no puedes tener ninguno con él como está ahora. Él hará una rabieta porque tu bebé es lo primero, verá a cualquier niño que tengan como competencia también. Él se resentirá con ellos del mismo modo que con Millie, porque no puede compartir tu atención. ¡Y esa es una gran bandera roja!” escribió un tercero.


Te puede interesar: