Azúcar: qué contiene realmente la Coca-Cola Zero

Todos queremos consumir menos azúcar, es bien sabido que es uno de los más grandes enemigos de la buena salud. Si sueles beber refrescos dietéticos como una opción "más saludable", te invitamos a conocer la lista de ingredientes de la famosa Coca-Cola Zero. El hecho de no contener azúcar ni calorías, no quiere decir que sea buena para la salud

De acuerdo con la compañía, la receta de Coca-Cola Zero contiene 9 ingredientes. Entre los elementos más preoucupantes se encuentra el uso de endulcorantes artificiales que dañan la salud, como el aspartamo y el acesulfamo de potasio.
De acuerdo con la compañía, la receta de Coca-Cola Zero contiene 9 ingredientes. Entre los elementos más preoucupantes se encuentra el uso de endulcorantes artificiales que dañan la salud, como el aspartamo y el acesulfamo de potasio.
Foto: Photo by Mahbod Akhzami on Unsplash / Unsplash

Hoy en día todos queremos consumir menos azúcar, es un hecho que a estas alturas todos sabemos sobre sus devastadoras consecuencias en la salud. Con base en ello la industria alimentaria en los últimos años se ha enfocado en lanzar todo tipo de productos sin azúcar, de tal modo que muchas personas suelen considerarlos como alternativas más saludables. Tal es el caso específico de la famosa Coca-Cola Zero, que desde su aparición en el 2005 se ha posicionado como una de las marcas más reconocidas de la compañía. Hoy en día, es una de sus opciones light más vendidas en el mundo, actualmente se conoce como “Coca-Cola Zero Sugar.” Sin embargo, aunque se trata de una opción sin azúcar y calorías, no quiere decir que sea saludable.

Lo cierto es que existen muchos aspectos en la historia de este producto que vale la pena mencionar. Si bien, las cosas pueden ir bien ahora, pero a lo largo de los años, Coca-Cola Zero (o Coca-Cola Zero Sugar, o Coca-Cola No Sugar, o como quieras llamarlo) ha estado sujeta a controversias de marketing, problemas de salud y problemas fiscales. Todos estos aspectos, no siempre son de dominio popular y han amenazado con desmantelar la reputación aparentemente intachable de la bebida. Además, no podemos ignorar que la tendencia de nutrición actual nos invita a consumir productos naturales y ha despertado muchos cuestionamientos entorno a este tipo de gaseosas. Lo cierto es que cada día son más las personas que se preguntan, sobre el contenido y la calidad de los ingredientes de estas aparentemente maravillosas bebidas enfocadas en cuidar la línea.

Un poco sobre la historia de los refrescos dietéticos:

Para hablar sobre los orígenes de la Coca-Cola Zero, es importante mencionar que los primeros refrescos dietéticos fueron creados con el objetivo de ofrecer un reemplazo saludable a las versiones regulares. El primero de ellos fue No-Cal Ginger Ale, un refresco sin azúcar creado por el inmigrante y empresario ruso Hyman Kirsch, que quería vender una bebida que pudieran disfrutar los pacientes diabéticos en el Sanatorio Judío para Enfermedades Crónicas, donde Kirsch era vicepresidente.

Lo demás es historia, ya que muy pronto otras compañías de refrescos comenzaron a producir sus propios competidores para el producto de Kirsch. En 1954, Canada Dry introdujo Glamour, una ginger ale sin calorías. The Royal Cola Company lanzó Diet Rite Cola en 1958, originalmente vendido en farmacias a diabéticos, pero en 1961 el producto se expandió y se vendió en todos los supermercados de Chicago.

Un par de años después en 1963, Coca-Cola lanzó TAB (se advirtió a la compañía que no la llamara Coca-Cola Diet por temor a dañar su marca comercial), mientras que Pepsi lanzó Patio Diet Cola (llamado así por las mismas razones que TAB). Este peculiar nombre duró poco, ya que en 1964, Pepsi cambió su nombre a un concepto más sencillo para los consumidores  Diet Pepsi. Los siguientes años se caracterizaron por el lanzamiento de un montón de refrescos dietéticos: Sugar Free Dr. Pepper, Fresca y Sugar Free 7-Up. La diferencia fue que el enfoque de estas bebidas, ya no estaba hecho para personas con problemas de salud y restricciones dietéticas. Simplemente se habían convertido en una sensación nacional, y las personas las consumían como una versión más saludable.

Coca Cola lanzó en 1982 Diet Coke, reemplazando rápidamente a TAB como el refresco dietético insignia de Coca-Cola, y en 2005, la compañía lanzó su próximo refresco icónico bajo en calorías: Coca-Cola Zero.

¿Qué ingredientes contiene la Coca-Cola Zero?

En primero lugar es importante aclarar que muy al contrario de la opinión pública, existen diferencias considerables entre las dos variantes de refrescos sin calorías de Coca-Cola Company: Diet Coke y Coca-Cola Zero. Por algo son dos productos completamente diferentes.

La diferencia más notable de todas es el sabor. Coca-Cola Zero, fue creada con el objetivo de saber exactamente como la Coca-Cola normal. Por su parte, Diet Coke tiene su propio sabor distintivo, de hecho es completamente otra fórmula y de acuerdo con información de la compañía se trata de una variante que ofrece un sabor mucho más ligero. Otro aspecto determinante, por supuesto son sus ingredientes. Coca-Cola Zero, no es más que una versión reducida de la versión regular. Y es un refresco que contiene en su formulación citrato de sodio. Según Coca-Cola, es el “ácido orgánico más utilizado en la industria alimentaria” y se utiliza en bebidas para proporcionar acidez.

Además, se sabe que Coca Cola-Zero llegó para quedarse en la mente de los consumidores, de acuerdo con un comunicado de prensa liberado por la compañía es una de las bebidas más vendidas en su portafolio. Y con ello las ventas de Diet Coke han sufrido, según los altos ejecutivos de la empresa Coca-Cola Zero está “canibalizando” las ventas de Diet Coke (e incluso Coca-Cola original) en ciertos mercados.

Sobre la receta secreta de Coca-Cola Zero:

Según declaraciones oficiales del gigante refresquero, Coca-Cola Zero contiene exactamente nueve ingredientes: agua carbonatada, color caramelo, ácido fosfórico, aspartamo, benzoato de potasio, sabores naturales, citrato de potasio (o citrato de sodio), acesulfamo de potasio y cafeína. Muchos de estos hablan por sí mismos, de cierta manera no es no es necesario hablar sobre el agua carbonatada. Sin embargo existen algunos aditivos que llaman la atención, aunque cabe mencionar que la composición exacta de la gaseosa no se conoce con certeza ya que a la compañía le gusta mantenerla en secreto.

Lo que se sabe es que contiene algunos saborizantes naturales (cosa buena), entre los que se destacan: jugo de lima, vainilla, caramelo, aceite de naranja, aceite de limón, nuez moscada, aceite, cilantro, neroli y canela. Además, la Coca-Cola Zero contiene 34 miligramos por cada 12 onzas líquidas de cafeína, exactamente la misma cantidad que una lata de Coca-Cola normal.

Sobre la información nutricional, básicamente no existe. Es decir la Coca-Cola Zero, no contiene grasas, carbohidratos, azúcares, proteínas, prácticamente minerales (aparte de una cantidad muy baja de potasio), calorías y aporta 40 miligramos de sodio; alrededor del 2%por ciento de la cantidad recomendada por día. Sin embargo, no te emociones mucho esto no quiere decir que sea una bebida buena para la salud.

Los problemas para la salud relacionados con esta bebida, inician cuando hablamos de su contenido en edulcorantes artificiales. Los cuales evidentemente se utilizan para endulzar la bebida sin tener que agregar calorías. Si bien no es abiertamente peligroso, existen preocupaciones sobre el impacto de los edulcorantes artificiales en la salud a largo plazo. Los edulcorantes artificiales que contiene son el aspartamo y el acesulfamo de potasio. De hecho, se cuenta con estudios en los que se ha demostrado que se relacionan con un mayor riesgo de diabetes tipo 2; así que terminan siendo igual de riesgosos que los componentes de una Coca-Cola regular. También hay investigaciones que sugieren un vínculo entre los edulcorantes artificiales y la obesidad, y algunos estudios concluyen que estos químicos pueden influir en el peso corporal de otras formas además de la ingesta de calorías.

Este tipo de información puede ser de gran utilidad para facilitar la implementación de nuevos hábitos y un estilo de vida más saludable. Si bien, disfrutar de una gaseosa dietética ocasionalmente no simboliza un mayor problema;  recuerda que todo está en el equilibrio y su consumo excesivo puede causar graves afectaciones y aumentar el riesgo de padecimientos crónicos.

Te puede interesar: