Detectives culpan a “demócratas liberales” por crimen e impunidad en Nueva York; Comisionado NYPD rechaza soltar más presos para aliviar violencia carcelaria

"El inquietante aumento de crímenes violentos en la ciudad de Nueva York debería ser una señal evidente para los políticos de que sus reformas fallidas están matando a los neoyorquinos", dijo el jefe del sindicato policial Detectives’ Endowment Association (DEA), Paul DiGiacomo

NYPD es la fuerza policial más grande del país.
NYPD es la fuerza policial más grande del país.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

El sindicato policial Detectives’ Endowment Association (DEA) lanzó una campaña mordaz que culpa a los legisladores liberales de Nueva York por la ola de crímenes e impunidad que sacude a la ciudad.

La crisis amenaza ahora con extenderse con el anuncio de la gobernación de que más presos serán liberados para bajar el actual caos carcelario en Rikers Island, donde ya han muerto 12 reclusos este año.

En medio del caos en Rikers Island se ha creado un círculo vicioso de ausentismo laboral y violencia, lo que motivó a la gobernadora Kathy Hochul a autorizar la liberación de más reclusos. Pero algunos críticos han denunciado el efecto de la legislación ‘Menos es Más‘ en el auge del crimen y la indigencia en la ciudad, como aparentemente ya he sucedido desde 2020. Incluso el Comisionado de NYPD, Dermot Shea, se ha opuesto varias veces a esa medida, que primero se activó el año pasado para disminuir los contagios de coronavirus.

“El inquietante aumento de crímenes violentos en la ciudad de Nueva York debería ser una señal evidente para los políticos de que sus reformas fallidas están matando a los neoyorquinos”, dijo el jefe del sindicato Paul DiGiacomo al New York Post sobre la campaña lanzada en las redes sociales.

“Políticas peligrosas como la liberación inmediata están devolviendo a las calles a los sospechosos violentos a las pocas horas de haber cometido un delito”, insistió DiGiacomo.

“Los políticos están devolviendo a los criminales a las calles”, dice el anuncio, junto con una foto del presidente de la Asamblea estatal Carl Heastie y la líder de la mayoría del Senado Andrea Stewart Cousins, demócratas que encabezaron la aprobación de las reformas de fianzas de Nueva York, en vigencia desde enero 2020.

La liberación inmediata o supervisada permite que los acusados ​​estén en libertad antes del juicio, muchas veces sin tener que pagar fianza. El anuncio de los detectives destaca la violencia reciente causada por ex convictos o sospechosos liberados, como por ejemplo el caso de la madre embarazada asesinada en una calle de Harlem este mes por su ex novio latino, quien tenía nueve arrestos anteriores.

“Los detectives están trabajando para mantener seguros a los neoyorquinos”, dice el anuncio, señalando que han hecho 3,500 arrestos por armas de fuego en lo que va del año. Pero tres cuartas partes de esos detenidos han sido liberados de la prisión preventiva, según DiGiacomo.

Funcionarios de la policía de Nueva York no respondieron a las solicitudes para verificar de forma independiente esas cifras. Los congresistas Heastie y Stewart Cousins, y el alcalde Bill de Blasio tampoco han emitido comentarios sobre la nueva campaña de los detectives.

Ayer, el comisionado Shea ratificó en declaraciones a NY1 News su rechazo a la liberación masiva de recñiRikers Island. “Estoy preocupado por la gente en la ciudad de Nueva York en la calle, por lo que mi posición sería que las personas están allí merecen quedarse allí”. Y agregó: “Hay que tener una cárcel segura para los reclusos, así como para los oficiales penitenciarios”.

La semana pasada, Alexandria Ocasio Cortez (AOC), Jamaal Bowman, Nydia Velázquez y Jerrold Nadler, todos demócratas que representan zonas de los cinco condados en el Congreso Nacional, enviaron una carta al alcalde De Blasio y a la gobernadora Hochul solicitando que dejaran salir “inmediatamente” a los presos detenidos en la caótica prisión Rikers Island.

A fines de agosto el alcalde culpó de la creciente violencia en NYC a la falta de juicios realizados por el sistema penal estatal, paralizado por el coronavirus, afirmando que en total sólo se emitieron 18 veredictos en la primera mitad de este año. El número es asombrosamente bajo en comparación con 405 sentencias durante el mismo período previo a la pandemia, en 2019.

Otro reporte alarmante del Departamento de Servicios de Justicia Criminal del estado Nueva York (DCJS) advierte que el año pasado los fiscales de distrito de NYC se negaron a enjuiciar a los detenidos a casi el doble de la tasa de 2019, lo que dejó a 6,522 sospechosos fuera de juicio. En total, los acusadores de oficio retiraron todos los cargos en 16.9% de los 38,635 casos de delitos graves que se cerraron en la ciudad de Nueva York durante 2020.

En el pasado reciente, varios factores que analistas, líderes sindicales, políticos y los propios ciudadanos han vinculado con el auge de la violencia son las controvertidas reformas de la fianza en el estado NY vigentes desde enero de 2020 con el apoyo del entonces gobernador Andrew Cuomo; la liberación masiva de presos para evitar contagios por el coronavirus; la crisis de salud mental con más indigencia en las calles y el Metro; y la reducción de fondos a la policía promovida por el propio De Blasio.