Demandaron por homicidio culposo a dos policías que estuvieron presentes en la muerte trágica de un latino en San Diego

La muerte de Ángel Zapata Hernández en 2019 por uso excesivo de la fuerza por parte de dos trabajadores del MTS de San Diego pudo ser evitada por dos oficiales que se encontraban cerca de las vías del tren y no impidieron que falleciera, indicó la denuncia

Uno de los oficiales habría ordenado a guardias del MTS "quedarse" sobre el cuerpo del latino que terminó muriendo.
Uno de los oficiales habría ordenado a guardias del MTS "quedarse" sobre el cuerpo del latino que terminó muriendo.
Foto: Frazer Harrison / Getty Images

LOS ÁNGELES – La familia de un latino que murió tras ser detenido por personal de seguridad del tranvía en San Diego, California, presentó una demanda por homicidio culposo contra dos policías que estuvieron presentes durante la detención, informaron hoy medios locales.

Ángel Zapata Hernández, de 24 años, murió el 15 de octubre de 2019, después de que un empleado del Sistema Metropolitano de Transporte de San Diego (MTS) y un guardia de seguridad privado lo detuvieron en una plataforma del tranvía por deambular por las vías del tren.

El hispano fue esposado e inmovilizado boca abajo en el suelo durante varios minutos mientras el empleado de MTS colocó su rodilla en el cuello de Zapata Hernández durante casi seis minutos.

La demanda presentada este jueves en el Tribunal de Distrito de San Diego alega que cuando llegaron a la escena los agentes de policía de San Diego Jordan Belchamber y Christino Quiñonez debieron impedir que el latino fuera sometido de esta forma, según reportó el periódico San Diego Union Tribune.

La denuncia advierte que Quiñonez ordenó a los guardias de seguridad “quedarse” sobre Zapata Hernández “a pesar de que se dio cuenta que el joven no se movía y no oponía resistencia”.

La querella legal también indica que Belchamber recibió formación previa como técnico médico de emergencia y, por lo tanto, “tenía un claro entendimiento de la necesidad de actuar de inmediato en esa peligrosa situación”.

El hispano murió por un paro cardiopulmonar repentino mientras estaba inmovilizado boca abajo, según determinó la Oficina del Médico Forense del Condado de San Diego, que clasificó el deceso como un homicidio.

En abril pasado MTS anunció que había llegado a un acuerdo con la familia de Zapata Hernández para pagar 5,5 millones por la muerte del joven.

La actual demanda sostiene que ambos policías tenían el deber legal de prevenir el uso de fuerza excesiva y letal.

Antes de que el video fuese divulgado, la única información respecto a la muerte de Zapata Hernández llegó por medio de una declaración del Departamento de Policía de San Diego, que omitió los detalles trágicos de su muerte, incluyendo cómo forzaron sus rodillas sobre el joven hispano por algunos minutos.

También te puede interesar:

Oficial de policía del Capitolio es acusado obstrucción a la justicia tras la insurrección del 6 de enero
La policía salva a una niña que estuvo a punto de ser lanzada por un coyote del muro fronterizo
Joven mujer muere baleada en la cabeza “por error” en calle de Nueva York