Un hombre apuntó con un arma a los empleados de una pizzería por hacerle esperar

Tanto los empleados de una pizzería, así como los clientes del lugar estuvieron a punto de presenciar un acto fatal después de que un hombre sacó un arma al interior del establecimiento

Un cliente amenazó con un arma a los empleados de la pizzería por hacerlo esperar.
Un cliente amenazó con un arma a los empleados de la pizzería por hacerlo esperar.
Foto: Alex Wong / Getty Images

Los empleados de la pizzería Little Caesars vivieron momentos de angustia después de que un cliente les apuntara con un arma de fuego por el tiempo de espera de su pizza.

De acuerdo con el informe del Departamento de Policía de Knoxville, el hombre que ha sido identificado como Charles Doty Jr., de 53 años, se molestó muchísimo cuando le informaron que su pizza de pepperoni tardaría 10 minutos en salir.

Según WVLT, el hombre no estaba dispuesto a esperar 10 minutos en el lugar y exigió como compensación unos palitos de pan antes de abandonar la fila donde había más clientes esperando a que les tomaran su pedido.

Después de unos minutos Charles Doty Jr. volvió a entrar al establecimiento, pero no lo hizo solo, sino acompañado de un arma en la mano con la que apuntó a los empleados y les exigió que le entregaran su pizza de inmediato.

“Volvió caminando y hasta ahí no había apuntado a nadie. Estaba al lado de una clienta que se preparaba para irse, en ese momento él tomó la alarma y me dijo ‘¿Dónde está mi maldita pizza? ¡Quiero mi pizza!’”, contó la exempleada Kimberleigh Murrell.

La misma mujer contó que no podía creer que el hombre hubiera sacado el arma por una pizza: “Honestamente (me dio) miedo y absoluta incredulidad como si me sorprendiera que fuera por una pizza de $ 6”.

El mismo informe policial dio a conocer que mientras el hombre portaba su arma detuvo a un empleado y le preguntó “¿A dónde demonios piensas ir?”, por lo que una mujer que estaba en la fila le dio su pizza para que se fuera del lugar.

La molestia del hombre lo llevó a hacer mofa del slogan de Little Caesars: “¡No siempre estamos calientes y listos! Nunca escuché eso”.

Otro empleado del lugar contó al medio antes mencionado que le pidió al cliente que se calmara.

La policía llegó hasta el lugar y detuvo al hombre por asalto agravado, secuestro especialmente agravado. Ahora está tras las rejas donde tendrá que esperar más de 10 minutos para que un juez determine su estatus.

Te puede interesar: