Latino logra $6.25 millones de dólares en compensación: pasó 10 años preso por una balacera siendo inocente en Queens, Nueva York

Mala conducta "repetida, flagrante y atroz" de un cuestionado fiscal llevó injustamente a un hispano a la cárcel por un tiroteo en Queens. Ahora la ciudad lo compensó con $6.25 millones de dólares

Queensboro Bridge, entre Manhattan y Queens.
Queensboro Bridge, entre Manhattan y Queens.
Foto: Getty Images

Julio Negrón, un ex guardia escolar que pasó 10 años en prisión porque los fiscales de Queens (NYC) supuestamente retuvieron pruebas clave y manipularon testigos, resolvió su demanda contra la ciudad por $6.25 millones de dólares.

El acuerdo pone fin a una terrible experiencia de 16 años para Negrón, ahora de 54 años, quien vio su vida colapsar en febrero de 2005 después de que fue arrestado por un tiroteo en Queens que surgió de un altercado de tráfico.

“Este caso me costó mucho”, dijo Negrón al Daily News esta semana. “Esto se quedará conmigo por el resto de mi vida. Es algo por lo que estoy pasando todo el tiempo”.

Cuatro testigos del tiroteo dijeron que Negrón no lo había causado. La víctima misma inicialmente no lo nombró de manera concluyente, pero los detectives y el fiscal principal del caso, Patrick O’Connor, llevaron a la víctima a una habitación y la “presionaron” para que lo identificara, dijo el abogado del acusado, Joel Rudin.

O’Connor ocultó al gran jurado la existencia de esa conversación con la víctima y el hecho de que los otros testigos no identificaron a Negrón, alegan documentos judiciales. También el fiscal retuvo pruebas que indicaban que otra persona, un hombre capturado cerca con un alijo de armas ilegales, podría haber sido el responsable.

Negrón fue condenado y enviado a prisión, donde utilizó la Ley de Libertad de Información (Freedom of Information Law) para recopilar registros de casos para una apelación. “Todo se basó en nuevas pruebas que a Julio (Negrón) se le ocurrieron y la Corte de Apelaciones acordó revisar el caso”, dijo Rudin.

Después de la liberación de Negrón en 2015, la oficina del fiscal del distrito optó por volver a juzgarlo. Pero el juez de primera instancia Greg Lasak desestimó el caso, concluyendo que el “engaño” de O’Connor fue “indiscutiblemente deliberado” y que más pruebas en el caso lo apartaban que las que lo vinculaban.

En mayo, un grupo de profesores de derecho presentó una queja contra el fiscal O’Connor ante un comité disciplinario de abogados del estado por su manejo del caso Negrón y otros siete más, alegando que tenía un historial de mala conducta “repetida, flagrante y atroz”. Esa denuncia está pendiente.