Descartan otro confinamiento “traumatizante” por Covid en Nueva York: alcalde teme paralizar la economía otra vez

“El gran peligro aquí son los cierres y las restricciones”, insistió el alcalde, recordando las órdenes de quedarse en casa de 2020. “Eso realmente destruiría los medios de vida de la gente y, después de todo lo que ha pasado, sería traumatizante"

2020: un año como ninguno.
2020: un año como ninguno.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

A dos semanas de terminar su cargo, el alcalde Bill de Blasio rechazó ayer los pedidos de una nueva ronda de cierres en la ciudad de Nueva York, mientras el alza en los contagios debido a la nueva variante Ómicron del coronavirus reporta números no vistos desde enero.

Con la nueva e hipercontagiosa variante, los casos de Covid aumentan en NYC y las tasas de positividad de las pruebas diarias se dispararon por encima del 6% esta semana. Se informaron casi 6,000 nuevos casos sólo el martes, el período de 24 horas publicado más recientemente, acotó New York Post.

Nueva York y Nueva Jersey son los dos estados con la mayor propagación de la variante Ómicron COVID-19 en Estados Unidos, advirtieron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). En tanto, las hospitalizaciones experimentaron un repunte, pero aún se mantuvieron relativamente bajas.

Entre jueves y viernes, Broadway, industria termómetro de la ciudad, suspendió varios espectáculos por contagios entre su personal. Y ayer Radio City Rockettes canceló definitivamente su temporada, que debía durar hasta el 2 de enero.

“No, no, no”, respondió De Blasio a Brian Lehrer de la estación pública WNYC durante su aparición semanal ayer, cuando se le preguntó sobre posibles cierres de escuelas públicas y otras actividades. “No pelees en la guerra de ayer”, agregó. “Esto no es marzo de 2020. Somos uno de los lugares más vacunados en Estados Unidos de América”.

Más del 90% de los adultos en NYC han recibido al menos una inyección de la vacuna contra el coronavirus, y el 71% de toda la población de la ciudad tiene las dos dosis requeridas. “Cuanto más vacunemos, más podremos superar esto”, insistió De Blasio.

“El gran peligro aquí son los cierres y las restricciones”, agregó el alcalde, refiriéndose a los toques de queda y las órdenes de quedarse en casa de la primavera de 2020. “Eso realmente destruiría, de muchas maneras, los medios de vida de la gente y, después de todo lo que la gente ha pasado, sería traumatizante”.

En la víspera, el jueves De Blasio anunció nuevos planes para combatir el aumento de casos de Ómicron entregando 1 millón de máscaras, más pruebas para hacerse en el hogar y expandiendo drásticamente las horas para exámenes en los hospitales y clínicas de salud públicas de la ciudad.

La llegada de Ómicron a la NYC se produce cuando las autoridades estatales en Albany aún están luchando contra una ola de casos de coronavirus relacionados con la variante Delta más grave, que amenaza con abrumar a los hospitales allí y ha desencadenado un nuevo mandato de vacuna o enmascaramiento en todo el estado.

La variante Ómicron fue descubierta durante la celebración de Acción de Gracias en EE.UU., en medio de una pandemia de coronavirus que ya suma dos años a nivel mundial.