Luchar contra alza del crimen en NYC y aumentar confianza en NYPD: gran reto de Adams en seguridad

El nuevo Alcalde tiene "una papa caliente" en el tema de la delincuencia, no solo por los altos niveles de crimen sino por las divisiones que generan asuntos como quitarle fondos a la Policía, la reforma de fianzas y 'stop and frisk'

Los retos de Eric Adams con el NYPD y la criminalidad de NY
Los retos de Eric Adams con el NYPD y la criminalidad de NY
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

El crimen está disparado en Nueva York. Esa es una verdad a gritos, que aunque en repetidas ocasiones el hoy exalcalde Bill de Blasio negó, será parte de la ciudad que hereda Eric Adams como máximo líder de la Gran Manzana.

En las calles el clamor de neoyorquinos ‘de a pie’ es que la nueva Administración Municipal combata con mayor eficacia la delincuencia, ponga freno a los asaltos, robos, homicidios y otros delitos que se han convertido en pan de cada día en calles y el sistema de transporte, como asesinatos de pandillas y ataques a mano armada en el Subway. Pero al mismo tiempo, que no haya criminizalización de las comunidades vulnerables y que se cambie la página de señalar a latinos y negros como los grandes actores delincuenciales, como lo muestran las cifras desproporcionadas de arrestos y encarcelamientos por parte de las autoridades.

Y habiendo sido policía por varios años, y como afroamericano que asegura haber vivido en carne propia actos de abuso policial siendo joven, Eric Adams recibe la Ciudad de Nueva York con experiencia y conocimiento en ambos lados de la balanza, lo que ha defendido como algo que le dará un mejor manejo en la lucha contra la delincuencia y la rendición de cuentas a malos uniformados por actos que violen su labor.

Y dentro de su programa de Gobierno para los próximos cuatro años, el líder demócrata ha dado su palabra de que la recuperación de la seguridad será una de sus grandes prioridades, respetando los derechos de los neoyorquinos.

“Hoy nuestra ciudad enfrenta una crisis sin precedentes que amenaza con deshacer los avances que hemos logrado contra el crimen. No podemos volver a una Nueva York que no sea segura para los neoyorquinos, especialmente para nuestros hijos. No volveremos a eso”, aseguró Adams.

Un tema que ya genera polémica

Adams además está en contra de quitarle fondos a la Policía, tema que será una de las grandes “papas calientes” que deberá manejar con el Concejo Municipal, que llega con amplia presencia de concejales progresistas que abogan por quitar dineros a la Uniformada y transferirlos a las comunidades.

“Nuestra ciudad enfrenta una crisis sin precedentes que amenaza con deshacer el progreso que hemos logrado contra el crimen. Aumentan los arrestos por armas de fuego, los disparos y los delitos motivados por prejuicios; las personas no se sienten seguras en sus hogares ni en la calle”, reconoce Adams, quien es duro crítico de posturas extremas. “Como oficial de policía que patrullaba las calles con un chaleco antibalas en la década de 1990, vi cómo la anarquía se extendía por nuestra ciudad, infectando a las comunidades con la misma rapidez terrible del COVID-19“.

Adams ha advertido la necesidad de apoyar al NYPD, defender el compromiso con la justicia para que “sea justa y segura”, perseguir a la delincuencia, luchar para acabar la violencia con armas de fuego y reforzar los lazos entre la Policía y las comunidades, para que se trabaje en llave y con mayor confianza, para mantener a los vecindarios seguros.

Para ello el mandatario ha asegurado que promoverá la estrategia de nombrar a comandantes de policía en los cuarteles que representen a sus residentes y conozcan a sus comunidades, es decir que si un barrio es de mayoría latina, el jefe policial será latino.

¿Retorna el ‘Stop and Frisk’?

“Nos enfrentamos a una crisis de confianza en nuestra Policía (…) Como oficial, denuncié el racismo en el NYPD y ayudé a impulsar reformas, incluido el esfuerzo exitoso para detener el uso ilegal de ‘Stop and Frisk‘”, agrega el Alcalde, quien al hablar de esa táctica policial, duramente criticada por implementarse de manera desproporcionada contra negros y latinos en la Alcaldía Bloomberg, ha dicho que la usará, pero no con un perfil racial, sino como una herramienta para parar y cuestionar cuando haya algún tipo de sospecha o denuncia.

Líderes nuevas del Concejo Municipal, como Alexa Aviles, no solo se oponen a esa práctica y al abuso de autoridad de uniformados, sino que han asegurado dar la pelea desde el órgano legislativo para que se quiten recursos a la Policía y se pasen a programas de apoyo a vecindarios dejados de lado que enfrentan los embates de la violencia armada.

“Nuestros hijos, mis hijos que son estudiantes de las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, merecen estar en una comunidad que los dignifique, que invierta en su promesa”, aseguró la concejal. “Hay que invertir en nuestros jóvenes, no en la Policía”.

Otras de “las papas calientes” con la que tendrá que lidiar la Administración Adams será la reforma a la ley de fianzas, que defensores vieron como un acto de justicia contra la criminalización de comunidades pobres, pero otros aseguran se ha vuelto el detonante que ha ayudado a disparar los crímenes en la Gran Manzana, al igual que la reactivación de la polémica Unidad Anticrimen del NYPD, que fue desmantelada por De Blasio.

Su mandato apenas empieza, pero con el anhelo de que Nueva York recupere la seguridad y se respeten los derechos de comunidades señaladas y sobrevigiladas de manera discriminatoria, los ojos de los neoyorquinos no solo estarán sobre el Alcalde sino sobre la nueva comisionada del NYPD Keechant Sewell, quien hizo historia al ser la primera mujer en el cargo, y quien parece tener claro el faro que debe mover a ese cuerpo policial.

“Estamos en un momento crucial en Nueva York, ya que nuestra ciudad enfrenta los desafíos gemelos de la seguridad pública y la responsabilidad policial”, dijo la Comisionada mencionando los dos nortes que regirán las acciones de la Policía, donde ha defendido la importancia de trabajar en conjunto con las comunidades, con el entrenamiento correcto a los oficiales. “Nos centraremos en los crímenes violentos, con énfasis en las armas. Arrestaremos a los delincuentes violentos, sacaremos las armas de la calle y luego levantaremos los casos para ayudar a mantenerlos alejados”.