La Casa Blanca invertirá $1,000 millones de dólares para solucionar el aumento de precios de la carne

La Casa Blanca dice que la poca competencia en la industria de la carne es la principal responsable de que haya precios más altos para los consumidores. Si hay una mayor competencia, esto hará que haya precios más bajos

Algunos analistas piensan que el plan de la Casa Blanca no logrará bajar los precios a corto plazo.
Algunos analistas piensan que el plan de la Casa Blanca no logrará bajar los precios a corto plazo.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

La Casa Blanca está intentando solucionar el aumento de los precios de la carne con un plan de acción que incluye la inversión de $1,000 millones de dólares de los fondos del Plan de Rescate Estadounidense. Dicho plan pretende impulsar la competencia en la industria y aumentar la regulación y el cumplimiento de las leyes antimonopolios.

La inversión que hará la Administración Biden, que incluye subvenciones, préstamos, dinero para capacitación, nuevas reglas de etiquetado y diferentes métodos para que los agricultores informen problemas de prácticas anticompetitivas, está diseñada para generar competencia en la industria de procesamiento de carne, la cual actualmente está dominada por un pequeño número de grandes compañías.

La Casa Blanca sostiene que la poca competencia en el sector es la principal responsable de que haya precios más altos para los consumidores. Si hay una mayor competencia, esto hará que haya precios más bajos, según dijo la administración, de acuerdo con CNN.

De acuerdo con la administración del presidente Biden, los grandes procesadores de carne, al tener poca competencia, tienen más poder de mercado para fijar su precio.

A pesar de estos esfuerzos, algunos analistas dicen que el plan propuesto puede ser demasiado simplista y es poco probable que reduzca los precios, al menos a corto plazo.

El asunto es que, aunque es cierto que la gran mayoría del mercado de procesamiento de carne está controlada por unas pocas empresas, este ha sido el caso durante décadas, según dijo James Mitchell, profesor asistente en el Departamento de Economía Agrícola y Agronegocios de la Universidad de Arkansas.

Mitchell dice que hubieran visto aumento de precios en los últimos 20 años si fuera cierto que la culpa es de las grandes empresas procesadoras de carne.

Mitchell dice que los recientes amentos de precios se deben en gran parte a la escasez de mano de obra y a problemas en la cadena de suministro, los cuales son los mismos problemas que enfrentan todas las demás industrias.

Por otro lado, Sarah Litle, portavoz del Instituto de la Carne de América del Norte, un grupo comercial que representa a los procesadores de carne y aves de corral, dijo: “El trabajo sigue siendo el mayor desafío. Nuestros miembros (empresas procesadoras de carne) de todos los tamaños no pueden operar a su capacidad porque no pueden emplear una fuerza laboral estable a largo plazo”.

Asimismo, Adam Speck, economista experto en la industria de la carne dijo que la gran demanda de carne también ha llevado que se eleven los precios.

“Los aumentos de precios son el resultado de una demanda excepcional de carne en el hogar durante los efectos de Covid. Las restricciones de Covid en las plantas (mayores medidas de distanciamiento social y protocolos de seguridad desde Covid) están ralentizando las velocidades de (producción) y aumentando los costos para los procesadores de carne”, dijo Speck, quien cree que todo esto está contribuyendo a que haya precios más altos en los estantes.

Speck dijo que, si la demanda se mantiene elevada, los precios podrían tardar hasta 2023 en normalizarse.

Por el momento, solo queda esperar a ver si el plan de la administración del presidente Biden puede normalizar los precios de este producto en el corto plazo.

Los precios de la carne de res en noviembre subieron un 20.9% respecto al año anterior, según el Departamento de Trabajo de EE.UU.

También te puede interesar:

Walmart y Kroger suben precio de pruebas caseras de Covid-19 en medio de ola Ómicron