6 hábitos alimenticios que no te dejan bajar de peso

Bajar de peso o mantener un peso saludable puede parecer imposible debido a ciertos hábitos alimenticios que están saboteando los esfuerzos, algunos cambios pueden ayudar a perder peso y no recuperarlo

Algunos hábitos alimenticios como seguir una dieta demasiado baja en calorías puede resultar contraproducente.
Algunos hábitos alimenticios como seguir una dieta demasiado baja en calorías puede resultar contraproducente.
Foto: Shutterstock

Algunos hábitos pueden estar saboteando tus esfuerzos de bajar de peso. Saber cuáles son y tratar de corregirlos puede ayudarte a tener éxito en tu plan de pérdida de peso gradual en la que los resultados positivos se mantengan.

1. Comes muy poco

Seguir una dieta muy baja en calorías no tiene resultados positivos que se mantengan a largo plazo y pone en riesgo la salud. La Academia de Nutrición y Dietética señala que cuando no consumes suficientes calorías, el cuerpo ralentiza su metabolismo en un esfuerzo por conservar energía.

Una dieta demasiado baja en calorías puede no satisfacer las necesidades nutricionales y aumenta el riesgo de cálculos biliares.

2. Te concentras más en el ejercicio que en la comida

La cantidad y calidad de los alimentos que se consumen tiene un fuerte impacto en el peso. La Organización Mundial de la Salud señala que la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio entre calorías consumidas y gastadas. Reducir 500 calorías al día puede hacer perder una libra a la semana.

Para reducir la ingesta de calorías se deben reemplazar algunos alimentos con alto contenido de calorías. Una bebida mezclada de café puede llegar a tener más de 400 calorías, mientras que una taza de café solo y sin azúcar tiene menos de 5 calorías. Correr durante 30 minutos a una 10 min por milla puede hacer perder 360 calorías a una persona de 155 libras.

Cambios en los hábitos alimentarios y de actividad física son clave en la pérdida de peso.

3. Solo piensas en una dieta y te concentras solo en las calorías

La Fuente de Nutrición de Harvard señala que más que pensar en calorías, la clave está en determinar qué debemos comer y qué debemos evitar: elegir alimentos saludables de alta calidad y minimizar los alimentos de baja calidad.

Harvard indica que los alimentos de menor calidad incluyen bocadillos altamente procesados, bebidas azucaradas, granos refinados (como el arroz blanco), azúcar refinada, alimentos fritos, alimentos con alto contenido de grasas saturadas y grasas trans, y alimentos con alto índice glucémico como las papas.

Los alimentos de alta calidad incluyen alimentos sin refinar y mínimamente procesados, como verduras y frutas, cereales integrales, grasas saludables y fuentes saludables de proteínas (pescado, aves, huevos, frijoles y las nueces).

4. No consumes suficiente agua

El agua es un nutriente esencial que necesitas para una buena salud y aumentar el consumo puede ayudar a controlar el peso y reducir la ingesta de azúcar, sodio y grasas saturadas, según un estudio publicado en Journal of Human Nutrition and Dietetics.

Además, el agua ayuda a aumentar el volumen de las comidas a sentirse lleno. Algunas veces también se puede confundir la deshidratación con el hambre y caer en la tentación de bocadillos poco nutritivos y cargados de calorías.

5. Comes solo productos light o de dieta

Muchos productos “light”, “reducidos en grasa” pueden no ser tan saludables como crees. Para compensar la falta de sabor, los fabricantes de alimentos tienden agregar otros ingredientes, especialmente azúcar, harina, espesantes y sal en los productos. Con ello se está agregando calorías.

Los cereales bajos en calorías carecen de proteínas y grasas saludables que te ayudan a sentirse satisfecho. Hay otras opciones de desayuno nutritivo y satisfactorio puede ser bajo en calorías.

Los refrescos con edulcorantes al proporcionar un sabor dulce sin calorías, pueden aumentar antojo de alimentos y bebidas dulces, lo que puede sumar un exceso de calorías.

6. No abandonas las bebidas azucaradas

Las bebidas azucaradas son la mayor fuente de calorías y azúcar añadida en la dieta estadounidense. Si bien los refrescos son la referencia más popular de estas bebidas, también lo son los ponches de frutas, limonadas, bebidas endulzadas en polvo, bebidas deportivas y energéticas. Los jugos pueden tener las mismas calorías que un refresco, por ello los nutricionistas sugieren consumir la fruta entera.

Te puede interesar:
Perder peso en una semana: los 7 alimentos que debes eliminar por completo
5 mejores edulcorantes para evitar aumentar tu azúcar en sangre
7 alimentos que ayudan a mantener el cerebro joven por más tiempo