Impulsan en NYC nueva ley que legalizaría cerca de 100,000 apartamentos improvisados en sótanos para evitar más tragedias

Un anteproyecto presentado en la Asamblea Estatal levantaría la prohibición en Nueva York de construir viviendas en 'basement', para poder vigilar la seguridad de esas unidades subterráneas

Cerca de 5,000 familias indocumentadas que viven en sótanos sufrieron lo peor del paso del huracán Ida por la Gran Manzana.
Cerca de 5,000 familias indocumentadas que viven en sótanos sufrieron lo peor del paso del huracán Ida por la Gran Manzana.
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Para miles de familias inmigrantes de clase trabajadora, los apartamentos subterráneos o ‘basement’ improvisados, son la única opción de vivienda en la ciudad de Nueva York, especialmente en Jackson Heights y Elmhurst. Una forma de vivir de alto riesgo para sus residentes, tanto por los incendios como por las inundaciones. Por eso, recientemente se insistió en un anteproyecto de ley estatal que plantea legalizar estos sótanos para que cumplan con requisitos mínimos de seguridad.

Se trata del  proyecto de ley (S8783/A9802) presentado en la Asamblea Estatal que permite el establecimiento de un programa para sacar de las sombras a las viviendas accesorias, en ciudades con una población de un millón o más, que por su puesto, incluirá a la Gran Manzana en donde se estima que más de 100,000 familias viven en estas condiciones.

La fórmula legislativa se basa en que mientras los sótanos no estén legalizados, seguirán siendo peligrosos y superpoblados.

Según la iniciativa presentada por el asambleísta Harvey Epstein y el Senador Brian Kavanagh, la Ciudad obtendría la discreción para hacer que las unidades subterráneas ilegales existentes, cumplan con los estándares de seguridad del estado, sin tener que cumplir con los límites de la ley estatal de viviendas múltiples, que históricamente inhibió la formalización de estas unidades. Esto incluye derogar la prohibición estatal de convertir a sótanos en apartamentos.

“Como aprendimos el verano pasado de manera trágica, debemos tomar medidas para garantizar que los inquilinos tengan acceso asequible a espacios seguros. Esta ley ofrece  protección a los residentes de estas unidades, muchos de los cuales son inmigrantes, y tienen temores en informar condiciones de riesgo, destacó Kavanagh quien representa a partes del Bajo Manhattan y Brooklyn.

La organización Base NYC y líderes electos impulsaron esta semana el avance de esta ley en el corazón de Queens, uno de los condados más afectados por las viviendas subterráneas ilegales. (Foto cortesía AARPNYC twitter)

Un escenario: Sin miedo a la denuncia

Con la autoridad provista con la eventual aprobación de este anteproyecto de ley, la Ciudad de Nueva York estaría preparada para brindar alivio a los propietarios de viviendas que enfrentan multas por apartamentos ilegales, así como a los inquilinos desprotegidos porque les da temor reportar a las autoridades la inexistencia de condiciones mínimas de habitabilidad, como sistemas de detección de incendios, drenajes y salidas de emergencia.

A la par, miles de neoyorquinos que viven en estas unidades pueden obtener fuertes protecciones otorgadas a los inquilinos en apartamentos legales.

“Ya es hora de que legalicemos las viviendas accesorias, para proteger a los residentes de desastres mortales y contribuir a resolver la crisis de vivienda asequible. Este proyecto de ley crítico protegerá a 100,000 neoyorquinos vulnerables que viven en apartamentos armados de manera informal en sótanos y garantizará que no se repitan las tragedias del huracán Ida”, consideró el contralor de la ciudad de Nueva York, Brad Lander.

La propuesta cuenta con el apoyo del alcalde Eric Adams, y una coalición de grupos denominada Base NYC que incluye a AARP New York, Chhaya CDC, Citizens Housing & Planning Council, Cypress Hills Local Development Corporation, Pratt Center for Community Development , Queens Legal Services, Center for NYC Neighborhoods, Housing Justice for All y Regional Plan Association.

La mayoría de los sótanos de la ciudad de Nueva York son ilegales y los funcionarios del Departamento de Edificios  (DOB), el Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda (HPD) y otros organismos de la ciudad desalojan las viviendas y multan a los propietarios si descubren una unidad no regulada.

Las tragedias recientes

La importancia de esta legislación se puso sobre la mesa de discusión, nuevamente esta semana, cuando el pasado miércoles, Colin Cyrus, un hombre de 61 años, murió cuando un incendio arrasó un sótano en donde vivía, que había sido convertido ilegalmente en un apartamento en Queens (NYC).

El fuego se desató en el sótano de la residencia de dos pisos ubicada en Bedell Street cerca de 115th Road, en el vecindario Jamaica, alrededor de las 4:30 a.m. por razones aún desconocidas.

El sótano se había convertido en un apartamento ilegal, con cocina completa, baño y paredes, según el Departamento de Edificios (DOB).

Pero en septiembre del año pasado, 13 inquilinos de apartamentos en sótanos murieron como resultado de las inundaciones en sus hogares provocadas por el huracán Ida, debido a que ocupan viviendas no autorizadas, sin las mínimas condiciones de habitabilidad.

Actualmente los inquilinos de los apartamentos del sótano no tienen protecciones para informar sobre condiciones inseguras, por temor a perder sus hogares por completo.

El dato:

5,000 inmigrantes indocumentados fueron afectados por las inundaciones el pasado mes de septiembre causadas por la tormenta Ida, principalmente residentes de sótanos convertidos ilegalmente en viviendas en Queens, y que debido a su estatus migratorio, no califican para recibir la asistencia a través de FEMA porque, entre otros requisitos, les exigen un número de Seguro Social.