Departamento de Justicia investigará acción tardía de policías en matanza de Texas

En respuesta a la presión de familiares de víctimas en masacre en Uvalde, Texas, y a petición formal del alcalde de esa ciudad, el Departamento de Justicia hará una revisión independiente de la acción policiaca durante la alerta del tiroteo que dejó 21 víctimas mortales

Policías de varias corporaciones acudieron a atender la alerta por tiroteo en Texas.
Policías de varias corporaciones acudieron a atender la alerta por tiroteo en Texas.
Foto: Jordan Vonderhaar / Getty Images

Luego de que familiares de víctimas acusaran que la Policía de Uvalde, Texas, actuó en forma tardía en la matanza en la Escuela Primaria Robb, el Departamento de Justicia (DOJ) informó que hará una revisión de los hechos.

La decisión se tomó a petición del alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, indicó el portavoz de esa oficina federal, Anthony Coley.

El objetivo de la revisión es proporcionar un relato independiente de las acciones y respuestas de las fuerzas del orden público ese día“, indicó. “[También se busca] identificar las lecciones aprendidas y las mejores prácticas para ayudar a los socorristas a prepararse y responder a los eventos de tiradores activos”.

Coley expuso en un comunicado que la revisión se llevará a cabo por la Oficina de Vigilancia Orientada a la Comunidad del DOJ, la cual hará públicos los resultados, pero no adelantó que se esperen sanciones por dicha indagatoria que se anunció este domingo, cuando el presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden visitan visitan Texas.

“Al igual que con las revisiones previas posteriores a la acción del Departamento de Justicia de tiroteos masivos y otros incidentes críticos, esta evaluación será justa, transparente e independiente”, expresó.

A finales de la semana pasada, la Policía de Uvalde reconoció que hubo errores en la forma en que los agentes actuaron durante la masacre en el colegio Robb, donde murieron 19 niños y dos maestras.

Pete Arredondo, el jefe de Policía del distrito escolar que dirigió la respuesta inicial al tiroteo masivo reconoció que fue “una decisión errónea” haber tardado en ingresar al salón donde Ramos se atrincheró.

Durante 45 minutos, según las propias autoridades, al menos 20 agentes estuvieron esperando la orden del oficial al mando para ingresar al salón.