Trump sabía sobre ilegalidad del plan para cambiar resultado electoral, pero presionó a Pence

El Comité Selecto que investiga el asalto al Capitolio reveló que el expresidente Trump continuó con su plan de cambiar los resultados electorales 2020, por lo que presionó con una acción ilegal al exvicepresidente Pence, quien rechazó hacerlo

El exvicepresidente Mike Pence fue presionado por Trump para cambiar el resultado de las elecciones en 2020.
El exvicepresidente Mike Pence fue presionado por Trump para cambiar el resultado de las elecciones en 2020.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

El expresidente Donald Trump sabía que el plan para intentar anular los votos del Colegio Electoral en 2020 era ilegal, pero aún así lo respaldó y presionó al exvicepresidente Mike Pence para evitar la certificación de la votación en el Congreso.

Así lo revelan nuevas pruebas del Comité Selecto del 6 de Enero en la Cámara de Representantes, donde se detalla una campaña del expresidente Trump y el abogado conservador John Eastman para presionar Pence.

Con base en esa y otras pruebas ya presentadas, el expresidente Trump habría contribuido al asalto del Capitolio el 6 de enero del 2021.

“Hoy nos estamos enfocando en el incansable esfuerzo del epresidente Trump para presionar a Mike Pence para que se niegue a contar los votos electorales el 6 de enero”, dijo representante republicana Liz Cheney (Wyoming), vicepresidenta del comité.

La representante pidó la reproducción de un video donde Pence describe la situación que enfrentó aquel día.

“El presidente Trump dijo que tenía derecho a anular las elecciones. El presidente Trump está equivocado. No tenía derecho a anular las elecciones”, dijo Pence.

Cheney acotó que el expresidente quería que Pence hiciera “algo ilegal”.

“Lo que el presidente quería que hiciera el vicepresidente no sólo estaba mal, sino que era ilegal e inconstitucional”, dijo.

Agregó, con base en otros testimonios, incluidos los del exfiscal general William Barr, Ivanka Trump y Jared Kushner, que el expresidente sabía que la ruta era inviable.

“Al presidente Trump se le dijo repetidamente que Mike Pence carecía de la autoridad constitucional y legal para hacer lo que el presidente Trump exigía que hiciera”, señaló.

El representante demócrata Bennie Thompson (Mississippi), presidente del comité, celebró que Pence rechazara seguir las instrucciones de Trump.

“Somos afortunados por la valentía del señor Pence el 6 de enero… Nuestra democracia estuvo peligrosamente cerca de la catástrofe”, consideró Thompson.

La audiencia de este jueves destacó cómo el abogado de Trump, John Eastman, sabía que su plan para cambiar los resultados electorales no tendría oportunidad de avanzar en la Corte Suprema, pero no lo expresó al expresidente y le siguió el juego, según Greg Jacob, abogado del exvicepresidente Pence.

“Cuando lo presioné sobre el tema, le dije: ‘John, si el vicepresidente hiciera lo que le pedías que hiciera, perderíamos 9 a nada en la Corte Suprema'”, reveló Jacob.

Agregó que el plan de Eastman presionó sobre el tema, hasta que finalmente reconoció que no obtendría un solo voto a favor de los jueces del Máximo Tribunal. Fue Rudy Giuliani quien tenía la tarea de la estrategia en tribunales.

Las revelaciones de Jacob fueron hechas primero en un testimonio a puerta cerrada, pero ahora son parte esencial de la investigación, la cual podría apuntalar que Trump y su abogado Eastman planearon un delito.

Jacob señaló que el exvicepresidente Pence tenía claro que no tenía la autoridad para cambiar unilateralmente los votos del Colegio Electoral.

“El primer instinto del vicepresidente fue que no había forma de que una sola persona, en particular el vicepresidente que está en la competencia y tiene un resultado garantizado en la elección, pudiera tener la autoridad para decidir rechazando a los electores o alterando decisivamente el resultado suspendiendo la sesión conjunta [del Congreso] por primera vez en la historia, para tratar de obtener un resultado diferente de las legislaturas estatales”, dijo Jacob.

La presión de Trump llevó al exvicepresidente Pence consultar con el exvicepresidente Dan Quayle –bajo la administración de George H. W. Bush– sobre el papel del vicepresidente en la certificación de votos del Colegio Electoral. Quayle le confimó a Pence que el papel “era ceremonial” en el conteo, señaló Marc Short, quien fue jefe de personal de Pence.