El 15 de julio Trump y sus hijos van a la “silla de los cuestionados” ante Fiscalía de Nueva York

Tras perder varias batalles en cortes, el expresidente Trump y sus hijos Ivanka y Donald Jr. deberán alistarse para sentarse ante abogados de la Fiscalía General de Nueva York, quienes los cuestionarán sobre la investigación de fraude de la Organización Trump

El expresidente Trump y su hija Ivanka deberán rendir testimonio ante la Fiscalía General de Nueva York.
El expresidente Trump y su hija Ivanka deberán rendir testimonio ante la Fiscalía General de Nueva York.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

Antes de que se confirmara que Donald Trump y sus hijos Ivanka y Donald Jr. perdieran la apelación ante tribunales sobre la obligación de rendir testimonio por la investigación de fraude de la Organización Trump, la Fiscalía General de Nueva York había establecido la fecha para ello.

Será el 15 de julio del 2022, en una hora no especificada, cuando el expresidente y sus dos hijos mayores rindan testimonio ante los representantes de la oficina de la fiscal general Letitia James, luego de una intensa batalla legal en cortes neoyorquinas.

La semana pasada, el expresidente Trump perdió otro recurso para evitar sentarse en el banco de los cuestionados, por lo que deberá cumplir la orden del juez y responder a las preguntas sobre la indagatoria iniciada en 2019 acerca de cómo los valores de algunas de sus propiedades fueron alterados para que él y su empresa obtuvieran jugosas ganancias, tanto a través de seguros como en condiciones de préstamos.

La semana pasada, la corte de apelaciones dijo a los abogados de Trump que no había una “cuestión constitucional sustancial” que justificara detener la obligación del testimonio, respetando la decisión de una corte de apelaciones intermedia.

La tribunal también desestimó una moción de Alan Futerfas y el equipo de abogados de los Trump para suspender las citaciones ya hechas por la fiscal James.

Parte de los argumentos legales de los Trump es que los fiscales podrían utilizar su testimonio para abrir alguna investigación penal, cuando la indagatoria ahora se mantiene en el ámbito civil.

En decisiones previas, un juez indicó al exmandatario y sus hijos que tienen la libertad de apegarse a la Quinta Enmieda para no autoincriminarse, si así lo consideran pertinente.

Este nuevo revés a los Trump ocurre luego de que el juez de Manhattan, Arthur Engoron, ordenara al expresidente entregar documentos solicitados por la fiscalía, pero al negarse fue castigado con el pago de $10,000 dólares por cada día que no cumpliera la decisión, al tiempo que fue declarado en desacato.

Tras apelar esa orden, el juez accedió retirar la sentencia sobre desacato, pero mantuvo la sanción económica sobre la entrega de documentos solicitados por la oficina de la fiscal James.

La oficina de la Fiscal indicó que ha recibido más de 900,000 documentos por parte de la Organización Trump, pero solamente 10 provenían de los archivos personales del expresidente, así que la orden del juez obligó a entregar todo lo solicitado, incluidas notas escritas a mano.

La indagatoria de la fiscal James inició en 2019, luego de que el exabogado personal del exmandatario, Michael Cohen, testificó ante el Congreso –cuando se investigaba la intervención de Rusia en las elecciones de 2016– que en los estados financieros anuales de la Organización Trump se inflaron los valores de los bienes, a fin de obtener términos favorables para préstamos y la cobertura de seguros.

Sin embargo, la empresa –según las revelaciones de Cohen– también había reducido el valor de otros bienes para pagar menos impuestos en bienes raíces.

La investigación de James analiza cuatro proyectos inmobiliarios y el intento de Trump de comprar Buffalo Bills, un equipo de la NFL.

No queda claro si los cuestionamientos al expresidente ocurrirán en sus oficinas o las de la Fiscalía neoyorquina.