6 razones por las que algunas personas deben limitar o evitar el queso

Altos niveles de colesterol, alta presión arterial e intolerancia a la lactosa son algunas de las razones por las que algunas personas deben limitar o evitar consumo de queso

El queso es rico en grasas saturadas que aumentan el colesterol.
El queso es rico en grasas saturadas que aumentan el colesterol.
Foto: Marcos Castillo / Shutterstock

El queso es un alimento apreciado por su sabor, es saciante y aporta nutrientes importantes como proteínas y calcio. Este producto descubierto en civilizaciones antiguas es amado por muchas personas en la actualidad, sin embargo, hay quienes deben limitar o evitar su consumo.

6 razones por las que algunas personas deben limitar o evitar el queso

1. Altos niveles de colesterol

El queso es uno de los alimentos con alto contenido en grasas saturadas. Las grasas saturadas y las grasas trans elevan el colesterol. Mayo Clinic señala que reducir el consumo de grasas saturadas puede reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), el colesterol “malo”.

2. Hipertensión

Muchos quesos pueden estar cargados de sodio. El sodio es un lo que puede ser un problema para las personas con presión arterial alta.

Para las personas con presión arterial alta, la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) recomienda un límite ideal de no más de 1,500 mg de sodio al día. Media cucharadita de sal equivale a 1,150 mg de sodio.

3. Alergia a la leche

Las personas con alergia a la leche deben evitar los productos lácteos, incluyendo el queso. Mayo Clinic señala que, aunque la leche de vaca es la causa habitual de la alergia a la leche, la leche de oveja, cabra, búfalo y otros mamíferos también puede causar una reacción.

La alergia a la leche puede causar anafilaxia, una reacción grave que pone en peligro la vida.

4. Intolerancia a la lactosa

La lactosa es el principal azúcar de la leche. Las personas con intolerancia a la lactosa que consumen leche o derivados de la leche pueden sufrir calambres abdominales, hinchazón y heces blandas.

Las personas intolerantes a la lactosa no tienen que renunciar por completo al queso, existen algunos quesos elaborados sin lactosa o a los que se les aplican técnicas para eliminarla.

La Fuente de Nutrición de Harvard señala que quienes no pueden tolerar los productos lácteos pueden comer yogur debido a su menor concentración de lactosa.

5. Estreñimiento

El bajo consumo de fibra puede conducir al estreñimiento. El queso no contiene fibra. Los Institutos Nacionales de Salud comparten que comer muchas carnes ricas en grasas, productos lácteos y huevos, o postres ricos y dulces azucarados puede causar estreñimiento.

6. Sobrepeso

Algunas variedades de queso suelen ser ricas en calorías, grasas saturadas y sodio. El Plato para Comer Saludable de Harvard sugiere limitar el queso.

Te puede interesar:
Cuáles son los quesos de leche cruda y por qué son riesgosos
Peores alimentos para la presión arterial alta
Los cuatro hábitos alimenticios que provocan estreñimiento