Planned Parenthood anticipa que al menos 26 estados prohibirán el aborto en EE.UU. tras anulación de derecho por Corte Suprema

La organización sin fines de lucro que aboga por la legalidad del aborto a nivel federal advirtió que las más afectadas con la decisión son las comunidades de minorías, como negras, latinas e indígenas

Una movilización de activistas de Planned Parenthood en favor del aborto en Boston, Massachusetts.
Una movilización de activistas de Planned Parenthood en favor del aborto en Boston, Massachusetts.
Foto: JOSEPH PREZIOSO / AFP / Getty Images

La decisión de los jueces conservadores del Tribunal Supremo de Estados Unidos este viernes de anular el derecho al aborto bajo “Roe versus Wade” desembocaría en la prohibición de esa práctica en al menos 26 estados del país, alertó la organización Planned Parenthood.

La entidad sin fines de lucro que facilita la terminación de embarazos y orienta al respecto catalogó de peligroso e inaudito el fallo que podría afectar a al menos 36 millones de mujeres en edad reproductiva al dejar en manos de los estados la legalidad de estos procesos.

La Corte Suprema ahora ha dado permiso oficialmente a los políticos para que controlen lo que hacemos con nuestros cuerpos, decidiendo que ya no se puede confiar en nosotros para determinar el curso de nuestras propias vidas”, cuestionó Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Action Fund, en un comunicado de prensa.

Tres estados prohíben aborto justo después de fallo del Supremo

Precisamente, los estados de Kentucky, Luisiana y Dakota del Sur prohibieron la interrupción del embarazo este mismo viernes justo después de conocerse la decisión de la Corte Suprema vigente desde 1973.

Los tres estados habían aprobado previamente leyes que prohibían el aborto, las que han entrado en vigor una vez trascendió la decisión del Tribunal Supremo, según el Instituto Guttmacher que cita la agencia de noticias Efe.

La presidenta de Planned Parenthood además advirtió que quienes sufrirán los efectos de esta decisión desde el máximo foro judicial de EE.UU. son las poblaciones más desventajadas o de minorías, como las negras, latinas e indígenas, las personas de bajos ingresos, las personas LGBTQ+, inmigrantes, y quienes viven en zonas rurales.

“Debido a siglos de racismo y discriminación sistémica, ya sabemos quiénes sentirán las consecuencias de esta horrible decisión de manera más aguda: las comunidades negras, latinas e indígenas, las personas con discapacidades, las que viven en áreas rurales, jóvenes, inmigrantes y quienes tienen dificultades financieras. No se equivoquen: si pueden quitarnos el derecho al aborto —un derecho que hemos tenido durante casi 50 años— no se detendrán aquí: todas nuestras libertades están en juego”, planteó la portavoz.

McGill Johnson aseguró que las movilizaciones ciudadanas continuarán para ejercer presión a otros niveles en favor de los derechos reproductivos de las mujeres.

“Pero, al despojarnos de nuestros derechos, la Corte Suprema y los políticos en contra del aborto también han desatado un movimiento. Somos un movimiento que no comprometerá nuestros cuerpos, nuestra dignidad o nuestra libertad. Somos un movimiento que aparecerá en cada ayuntamiento, en cada sesión legislativa y en cada urna para exigir que se nos trate como ciudadanos iguales. Somos un movimiento que hará todo lo posible por llevar los servicios de aborto a las personas y las personas a los servicios de aborto”, puntualizó.

La decisión también impacta la decisión de la Corte Suprema de1992 que mantenía ese derecho en el caso Planned Parenthood versus Casey.

El juez Samuel Alito indicó en el escrito con el fallo que la Constitución no otorga este derecho a los ciudadanos, por lo que se devuelve la autoridad para legislar sobre el tema a los representantes electos en cada estado.

“Nosotros sostenemos que Roe y Casey deben ser anulados”, planteó Alito en el documento.

La Constitución no hace ninguna referencia al aborto, y ningún derecho de este tipo está implícitamente protegido por una provisión constitucional, incluyendo una en la que los defensores de Roe y Casey ahora dependen principalmente— la Cláusula del Debido Proceso de la Decimocuarta Enmienda”, añadió el juez.

Te puede interesar:

Biden defiende derecho de la mujer al aborto tras filtración de un decisión de Corte Suprema