17 empleados públicos robaron fondos millonarios COVID en Nueva York; tomaron préstamos para falsos salones de belleza

Diecinueve personas, la mayoría empleados del estado o la ciudad de Nueva York, fueron arrestadas por préstamos fraudulentos de ayuda en la crisis del coronavirus. El dinero se gastó en juegos de azar, inversiones, muebles, electrónica y ropa de lujo

Crisis del coronavirus en Nueva York, marzo 2020.
Crisis del coronavirus en Nueva York, marzo 2020.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Docenas de personas, la mayoría empleados del estado o la ciudad de Nueva York, fueron arrestadas como parte de una investigación sobre préstamos fraudulentos de ayuda por la crisis del coronavirus.

“Diecisiete empleados públicos han sido acusados de esquemas para defraudar a los programas de ayuda de Covid que tenían la intención de proporcionar dinero a los dueños de negocios en dificultades, dijeron las autoridades”, reportó The New York Times.

En total, 19 sospechosos enfrentan cargos, 17 de las cuales son empleados públicos. Dieciséis personas han sido arrestadas y la policía busca a otras tres, detalló Pix11. Fueron acusados ​​de presentar solicitudes de préstamo con afirmaciones falsas, dijeron las autoridades. Muchos de ellos mintieron diciendo que operaban salones de peluquería y uñas. En cambio el dinero se gastó en juegos de azar, inversiones en acciones, muebles, electrónica y ropa de lujo.

“Son personas que ocuparon puestos de confianza y tenían trabajos fuertes y estables mientras tanta gente luchaba durante la pandemia”

Thomas M. Fattorusso, agente especial de investigación criminal IRS

“De los arrestados hoy hay funcionarios públicos, empleados de la policía de Nueva York y un capitán del Departamento Correccional”, dijo el agente especial de investigación criminal a cargo del Servicio de Impuestos Internos (IRS), Thomas M. Fattorusso. “Son personas que ocuparon puestos de confianza y tenían trabajos fuertes y estables mientras tanta gente luchaba durante la pandemia”.

Supuestamente recibieron de manera fraudulenta más de $1.5 millones de dólares de la federal Administración de Pequeñas Empresas (SBA). El dinero se gastó en juegos de azar, inversiones en acciones, muebles, electrónica y ropa de lujo.

“Conspirar para robar fondos del gobierno destinados a ayudar a las pequeñas empresas a sobrellevar una emergencia nacional es ofensivo”, dijo el fiscal federal Damian Williams. “Y, como empleados públicos, estas personas deberían haberlo sabido mejor. Esta oficina seguirá procesando a quienes utilicen el fraude para llenarse los bolsillos con dinero de los contribuyentes”.

Las autoridades acusaron a Rodney Smith (54), Denise Gant (52), Ebony Simon (45), Phya Scott (51), Priscilla Jackson (41), Yolanda Lawrence (48), Zhane Ratcliff (27), Sharon Charles (56) y Yolanda Ratcliff (48), de conspiración para cometer fraude electrónico. Además Smith fue acusado de robo de identidad agravado.

También Vashawan Foreman (40), Dione Hall (55), Walter Susswell (28), Delilah Cummings (37), Trevor Gordon (66), Toni McCullough (38), Ronette Short (40), Brandon Boyle (31), Jarod Ottley (57) y Edwin Skepple (40) fueron acusados ​​de fraude electrónico.

Todos los cargos son meras acusaciones y se presume que las personas procesadas son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad en un tribunal.