Crisis de desamparados en Nueva York sigue creciendo

Un estudio de HOPE reveló que el 6 de febrero de 2017 se registraron 3,892 desamparados, hasta un 39% más que el año pasado, el peor en la historia de Nueva York
Crisis de desamparados en Nueva York sigue creciendo
2017 podría batir el récord de desamparados al que se llegó el año pasado.
Foto: David McNew / Getty Images

Un estudio llevado a cabo en febrero por el Departamento de Servicios para Desamparados reveló que el número de personas viviendo en las calles creció casi un 40% con respecto al año pasado, periodo en el que se registró un récord histórico de 60,017 personas sin hogar.

En el 2016, la oficina indicó que, de esa cifra, 36,463 son adultos y 23,554 son niños. La portavoz de la agencia Lauren Gray dijo que los pronósticos eran de un aumento de hasta 67,000 personas sin hogar. Lo anterior se evitó gracias a la prevención y los controles anti-desahucios, planteó en octubre del año pasado.

Los datos de este año parten de un recuento realizado el 6 de febrero de 2017, cuando la Estimación de Población Sin Techo (HOPE por sus siglas en inglés) calculó que 3,892 personas durmieron en las calles de Nueva York aquella noche, en comparación con las 2,865 que se reportaron el año pasado en el que también se cobraron 239 muertes. Es complicado comparar ambos años, puesto que la temperatura subió de los 28ºF a los 40º y había 30 pulgadas menos de nieve en las calles.

Entre varias de las propuestas existentes para evitar el crecimiento de desamparados, Home-Stat nació en marzo de 2016, y ya en su primer año ayudó a que casi 800 desamparados de todos los condados de la Gran Manzana cambiaran el suelo de la calle por una cama y un techo bajo el que vivir. La misión de la iniciativa consiste en medir el alcance de los desamparados, conectarlos con servicios de la Ciudad y terminar ayudándoles a conseguir alojamiento permanente.

Número de desamparados adultos cada noche en refugios en Nueva York. | Fuente:  Departamento de Servicios para Desamparados de Nueva York.

A día de hoy, los equipos de Home-Stat asisten a más de 2,000 desamparados a conectar con 1,500 clientes que se encargan de evaluar su situación de vida y se involucran en construir relaciones en las calles para conectarlos con los servicios  en un proceso que suele llevar unos cinco meses.

El alcalde Bill de Blasio, que ya fue criticado por gastar $400,000 dólares en hoteles para desamparados, hizo balance de la medida que él ayudó a impulsar. “Aprendimos de nuestro primer año en Home-Stat que nuestro recuento diario era menor a nuestra habilidad para proporcionar servicios“, confesó. “Hay mucho trabajo por hacer, estamos ayudando a abrir más instalaciones para desamparados y suministrar más programas para ayudar a los neoyorquinos a pasar de la calle a un alojamiento permanente”.

Hasta el momento la Ciudad ha provisto 350 camas para los desamparados de las calles de Nueva York. Se estima que están por habilitar otras 360 de aquí a fin de año. Sin embargo, el Sindicato de los Desamparados reaccionó diciendo que no es suficiente.

El sindicato, que ya criticó el recuento por ser inexacto, responsabilizó al gobernador Andrew Cuomo y a De Blasio por la crisis de desamparados.

“Cuomo y de Blasio son los encargados de satisfacer las necesidades y acelerar sus calendarios para sacar más desamparados de las calles para llevarlos a alojamientos permanentes”, pidió Giselle Routhier, directora de Coalition for Homeless, en un comunicado. “Ningún neoyorquinos se sorprenderá cuando escuchen las estimaciones que nuestros ojos llevan viendo durante años: Él numero de vecinos sin otra alternativa que acostarse en las calles sigue creciendo”.