Elección histórica en México, ¿apostarán votantes al cambio?

Hoy 89.1 millones de mexicanos saldrán a las urnas para elegir presidente, diputados, senadores y gobernadores
Elección histórica en México, ¿apostarán votantes al cambio?
Ricardo Anaya, José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador y Jaime Rodríguez "El Bronco".
Foto: EFE

Hoy 89.1 millones de mexicanos tendrán posibilidad de votar en la jornada electoral más complicada en los últimos años en México, debido a que se elegirán 18,299 cargos federales y locales.

Para la Presidencia de México, las últimas encuestas mantuvieron como puntero a Andrés Manuel López Obrador, de “Juntos haremos historia”, con más de 30 puntos porcentuales de ventaja sobre sus más cercanos competidores, Ricardo Anaya, de “Por México al Frente”, y el oficialista José Antonio Meade, de “Todos por México”.

En marzo, la firma Goldman Sachs adelantó que era prácticamente imposible que AMLO -como también se le conoce al líder de Morena- perdiera el proceso, debido a la ventaja que llevaba a sus contrincantes, entonces de 20 puntos porcentuales. En su reporte “México: enfrentando 100 días de incertidumbre y potencial drama” indicó que sólo una mala actuación en los debates presidenciales podría causar su debacle, pero después de tres enfrentamientos, el ex alcalde de la Ciudad de México creció en las intenciones de voto.

Un análisis del Wall Street Journal apuntó que había una gran posibilidad de que López Obrador perdiera, comparando situaciones similares a lo ocurrido con el Brexit y el repentino triunfo del presidente Donald Trump, pero hay dos diferencias: la distancia entre el “sí” y el “no” en el primer caso era entre 3 y 5 puntos porcentuales, aunque aventajara el “no”, como lo reportó Telegrahp en un seguimiento de las encuestas; en el segundo escenario faltó aclarar que en EEUU el Colegio Electoral y no la mayoría de los votantes, como ocurre en México, determina al triunfador. Esto no significa que no exista una posibilidad de que AMLO pierda, ya que -aunque suene a frase hecha de candidato- la verdadera encuesta es este 1 de julio.

Destaca que medios mexicanos e internacionales, incluido el New York Times, Washington Post, The Economist, el New Yorker y El País, proyecten un escenario de triunfo de López Obrador, no de Anaya, no de Meade.

De ganar el priista, ex secretario de Hacienda y Turismo, no se perfilan cambios, ya que mantendría las reformas estructurales impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto, pero dejaría duda sobre un combate serio a la corrupción y una estrategia distinta de seguridad pública para terminar la guerra con el narcotráfico que en el último sexenio dejó más de 105,000 muertos.

La propuesta de Anaya parece un giro de timón, pero su cercanía al poder político actual -representada en la figura de su mentor, Diego Fernández de Cevallos– deja dudas sobre cambios de fondo. El principal problema que ha enfrentado el panista es que “traicionó a muchos” -como su coordinador de campaña Jorge Castañeda reconoció- con tal de lograr su candidatura, aunado a que se enfocó más a atacar a López Obrador, que a presumir sus ideas.

La principal crítica hacia AMLO fue que convertiría a México en Venezuela, debido a su supuesta cercanía a Hugo Chávez, a quien dijo no conocer, pero “sí respetar”. Hay quienes ven disparidad entre ellos. “En rigor, las diferencias entre ambos dirigentes son notables. Hugo Chávez era un teniente coronel que trató de tomar el poder por las armas… La trayectoria de López Obrador es absolutamente diferente… AMLO no viene del uniforme y de la obediencia ciega. Viene del fracaso y de la negociación. No es poca cosa”, apuntó en una editorial del Times el escritor venezolano Alberto Barrera Tyszka.

El mayor problema en la campaña del morenista es que vender la idea de que resolverá todos los problemas de México de tajo, porque así es como le exigirán quienes voten por él.

La relación con EEUU

Los candidatos punteros concidieron en la necesidad de exigirle al gobierno estadounidense respeto al país y a los inmigrantes, pero nuevamente fue AMLO quien puso más énfasis en la forma en que se relacionaría con la administración de Trump y dejó claro que buscará alianzas.

Anaya fue más beligerante en campaña: “México debe condicionar su cooperación con EU en materia migratoria, antidrogas, seguridad y contra el terrorismo. A que cesen los ataques contra los mexicanos, que se suspenda el envío de la guardia nacional a la frontera, y se acaben las amenazas constantes”, compartió el panista en su Facebook.

Meade, en la misma línea del gobierno de Peña Nieto, “pidió respeto a los mexicanos”.

AMLO utilizó una frase: “México no será piñata de ningún gobierno extranjero”, pero afirmó: “En nuestra relación con EEUU habrá disposición para dialogar”, al tiempo que afirmó que propondrá al presidente Trump “un tratado amplio e integral con Canadá que incluya también a los países centroamericanos, algo parecido a lo que fue la Alianza para el Progreso”.

Aunque en su momento el ahora jefe de Gabinete, John Kelly, expresó preocupación sobre un gobierno de izquierda en México, el Departamento de Estado informó que EEUU confiaba trabajar con quien ganara.

“Confiamos en el proceso democrático de México, y esperamos trabajar con quienes el pueblo de México elija en elecciones libres y justas”, dijo la vocera Julia Mason a petición de este diario.

Los independientes decepcionan

Por primera vez, México podía tener candidatos independientes a la Presidencia, pero los únicos que lograron meter su nombre a la boleta electoral fueron la exprimera dama Margaritza Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco”, pero ambos decepcionaron a los votantes, como lo revelaron las encuestas, donde sólo lograron entre 2 y 5 por ciento de la intención de voto.

La esposa del expresidente Felipe Calderón nunca logró despuntar y antes del tercer debate renunció a su candidatura y algunos de sus colaboradores se sumaron a Anaya y otros a López Obrador.

“El Bronco” logró destacar, pero principalmente por ideas como “cortar las manos” a los funcionarios corruptos, además de que obtuvo la candidatura con trampas, al demostrarse que utilizó recursos públicos de su administración como gobernador de Nuevo León, puesto al que pidió licencia, para juntar las más de 800,000 firmas requeridas para competir.

El voto inmigrante

Aunque el número de votantes desde el exterior fue casi tres veces más que en otros años, los 181.256 representan poco más del uno por ciento del universo de mexicanos inmigrantes, más de 12 millones, la mayoría en los EEUU.

Los sufragantes acusaron que el proceso para obtener la credencial era complicado, pero había otra opción: utilizar una credencial obtenida en México y registrarse para sufragas. Por más complicado que pudiera parecer el proceso, los nacidos en aquel país tenían opciones.

Hasta el corte del viernes, el Instituto Nacional Electoral (INE) sólo había recibido el sufragio de poco más del 60% de los votantes, es decir unos 100,000 sobres, un alto porcentaje de la Ciudad de México.

“Eso significa que 1 de cada 5 votos en el extranjero lo emiten originarios de esta ciudad… es decir, el 20%”, indicó en entrevista el consejero electoral Yuri Beltrán.

Agregó que algunos inmigrantes han expresado a última hora su intención de votar “ya es demasiado tarde”, incluso apuntó: “ya es demasiado tarde incluso para enviar el voto”, en referencia a quienes recibieron el sobre con las boletas para Presidente, senador y gubernatura, ya que debió devolverse a más tardar en junio 25.

El consejero defendió el modelo postal de votación, debido a cómo están cambiando las formas de migrar y a la facilidad de solicitar documentos actualmente.

La elección en números

México enfrenta una elección histórica, porque sus votantes podrían por primera vez encumbrar a un izquierdista, pero también por la cantidad de posiciones que se juegan, aunado que los ganadores, a excepción del presidente, podrán reelegirse. Aquí los números.

  • 18,299 cargos federales y locales
  • 1 Presidencia de la República
  • 500 diputaciones federales
  • 128 senadurías
  • 8 gubernaturas y 1 Jefatura de Gobierno
  • 972 diputaciones locales
  • 1,596 presidencias municipales
  • 16 alcaldías
  • 1,237 concejales
  • 1,664 sindicaturas
  • 12,013 regidurías
  • 19 regidores étnicos