Cuestionan que algunos liberados ‘pobres’ son peligrosos

Mujeres y jóvenes a quienes la Fundación Robert F. Kennedy les paga sus fianzas tienen amplios prontuarios policiales
Cuestionan que algunos liberados ‘pobres’ son peligrosos
Algunos de los jóvenes detenidos en el Centro Horizon en El Bronx serían liberados gracias al plan.
Foto: Mariela Lombard

“Son pobres y no pueden pagar”. Esa es la razón principal por la cual la Fundación de Derechos Humanos Robert F. Kennedy está llevando a cabo su controversial plan de cancelar las fianzas de decenas de mujeres y jóvenes de entre 16 y 17 años, para que puedan dejar el sistema carcelario, principalmente de Rikers Island.

Y aunque la medida generó comentarios favorables, sobre todo de los que impulsan la reforma judicial en el estado de Nueva York, a poco más de una semana de su implementación está provocando una gran polémica, porque algunos de los presos beneficiados con la medida tendrían extensos récords criminales y están volviendo a las calles, incluyendo algunos jóvenes acusados de violación en serie.

En una investigación realizada por varios medios locales, se dieron ejemplos de algunos de estos casos, como el de Matthew Rhinehart, de 17 años y cuya fianza fue de $7,500.

El adolescente enfrenta cargos criminales por intentar ahorcar a un taxista a quien amenazó con una cuchillo para robarlo. Fue detenido el pasado septiembre tras haber olvidado su teléfono celular en el vehículo, y haber llenado un falso reporte policial de que lo había perdido.

Rhinehart también había sido detenido en el 2015 por daños a la propiedad privada y amenazas.

Sin embargo, la fundación aseguró que como parte de su plan para pagar las fianzas no están tomando en cuenta los cargos por delitos anteriores o viejas condenas.

Al justificar sus acciones, Kerry Kennedy aseguró el pasado fin de semana que lo que buscan es que estas personas sin recursos, que permanecen en el sistema carcelario por la sencilla razón de no poder cancelar fianza algunas de las cuales no pasan ni de los $500 dólares, puedan volver con sus familias y a sus trabajos.

Son inocentes hasta que no se pruebe lo contrario… y la única razón por lo que no están en casa, en sus trabajos, y cuidando de sus hijos, es porque viven en la pobreza”, dijo Kennedy en un programa de AM 970.

Otro de los casos destacados por la investigación de los medios es el de Fatima Smith, de 24 años, quien ha sido arrestada en siete oportunidades por prostitución y personificar a un policía para robar a un hombre. Por su libertad, la fundación pagó $5,000 el pasado 2 de octubre.

Las críticas por estas excarcelaciones de personas consideradas peligrosas coincide con las confrontaciones que se han registrado entre oficiales de correccionales y adolescentes detenidos en la Centro Juvenil Horizon en El Bronx.

Uno de los que está a punto de ser beneficiado por la fundación es Jayqan Colmen, de 17 años, quien enfrenta cargos por asalto, robo y abuso sexual, y quien tiene cuatro arrestos en su pasado, incluyendo uno que data del 2013.

Y son varios los menores detenidos en Horizon los que se beneficiarán con el plan de las fianzas, algo que fue criticado por Elias Husamudeen, el líder de la Asociación Benevolente de Oficiales de Correccionales.

“Sería bueno que la Fundación Kennedy mostrara tanta preocupación por las víctimas de esos asaltos, al igual de la que muestra por los criminales que están aquí por intentos de asesinato, violación, asalto y cargos por armas y drogas”, indicó Husamudeen en un comunicado.