6 tips fáciles para perder peso mientras comes

Tan efectivos como contar calorías
6 tips fáciles para perder peso mientras comes
Una dieta balanceada es la clave para perder peso.
Foto: Shutterstock

Claro que contar calorías es fundamental para que una dieta para perder peso funcione pero, como ocurre a menudo en la vida, los números no lo son todo.

Estos tips fáciles te ayudarán a perder peso mientras comes sin necesidad de sentirte atada a un régimen militar para deshacerte de esas libras de más.

Cocina tú misma

Organizar tu tiempo para cocinar tú misma, aunque sea tres veces a la semana, es una gran oportunidad para recortar la ingesta de calorías de manera importante. Puedes elegir los ingredientes de mejor calidad, libres de azúcar añadida, grasas y sal para cocinar tus alimentos. Por cada vez que cocines tú misma en lugar de acudir a un restaurante o levantar el teléfono para pedir delivery, puedes ahorrarte entre 150 y 200 calorías, el equivalente a unos 20 minutos de ejercicio aeróbico moderado.

No todas las grasas son malas

¿Qué tienen en común las nueces, el aceite de oliva, el aguacate y el aceite de pescado? Todas son grasas saludables y puedes incluirlas en tu dieta para bajar de peso. Se trata de grasas que ayudan a absorber las vitaminas de otros alimentos y que aumentan los niveles de hormonas que estimulan el metabolismo. Así que no le temas a las grasas buenas.

No corras

Sabemos que con el ritmo de vida actual es cada vez más difícil tomarse un tiempo para descansar o incluso para comer. Pero comer despacio y sin distracciones como el celular, la computadora o un libro permite que el cerebro se concentre en la comida y se comunique correctamente con el estómago para informarle cuando el hambre se ha saciado. Como mínimo, regálate 20 minutos exclusivamente para comer.

Incluye snacks

Por supuesto que es diferente comer una porción de papas fritas a medio día, que un puño de nueces. Por eso, en cuestión de snacks, toda la magia está en la elección. Incluye en tu dieta dos o tres snacks a lo largo del día, pero ricos en proteína y bajos en azúcares y carbohidratos. Estas pequeñas raciones de comida durante el día aceleran el metabolismo y evitan atracones de alimentos inapropiados al pasar por largos periodos de ayuno que sólo incrementan el hambre.

Cero empaquetados

Generalmente, los alimentos que vienen empaquetados son ricos en colorantes, azúcares y otros aditivos que sabotean cualquier dieta saludable. Los refrescos, los alimentos congelados, el pan y las galletas constituyen el 90 por ciento del azúcar añadida que consume una persona promedio en EEUU. En lugar de este tipo de comidas elige frutas enteras, nueces o frutas secas.

Ojo con las calorías líquidas

Las sodas no son las únicas culpables de la ingesta de calorías invisibles. Los cafés preparados con saborizantes, los batidos aunque sean de fruta y los tés embotellados son fuentes de calorías líquidas que muchas veces pasamos por alto durante el día. Prefiere las bebidas simples sin azúcar o las frutas enteras en lugar de jugos y batidos. Los resultados en la pérdida de peso pueden sorprenderte.