Algunos condados de NY le dicen “no” a la legalización de la marihuana

El Gobernador dio la opción a las municipalidades de oponerse a la venta de la hierba para uso recreativo y algunas localidades ya han aprobado medidas

La legalización del uso recreacional de la marihuana todavía está lejos de ser una realidad en el estado de Nueva York, pero desde ya varios condados se han adelantado a esa posibilidad, aprobando leyes locales para prohibir que se venda la hierba en sus municipalidades.

Y es que cuando el gobernador Andrew Cuomo presentó los lineamientos generales de la propuesta que convertiría a Nueva York en el undécimo estado del país en legalizar la marihuana, dio la opción a los condados y los municipios más grandes a que pudieran optar por “no” implementar la medida.

De esta manera, aunque una ley a nivel estatal legalice el consumo recreacional, algunos gobierno locales pueden bloquear las ventas pasando medidas específicas en sus órganos legislativos. Y así ya lo hizo el condado de North Hempstead, en Long Island, que aprobó una ley en ese sentido.

Alegando que lo hacían respondiendo a los beneficios de los constituyentes, los impulsores de la medida, que convirtió a este pueblo en el primero del condado de Nassau en pasar un ordenanza de ese tipo, indicaron que “ningún edificio, estructura o localidad dentro los límites de North Hempstead, puede ser usada para vender, distribuir o ser ofrecido para el consumo de marihuana o productos a base de marihuana, a menos que sea para uso médico”.

“Si bien entendemos y apoyamos la necesidad de dispensarios de marihuana medicinal y su uso para aliviar el dolor y la incomodidad en los pacientes, creemos que esta ley que prohíbe la venta de marihuana recreativa aborda las preocupaciones que muchos residentes nos plantean”, dijo la supervisora de North Hempstead Judi Bosworth.

Otras localidades que también están analizando tomar medidas similares, pero que se mantienen indecisas y actualmente realizan consultas antes de tomar una decisión final, son los condados de Albany, Niagara, Rockland, Monroe y Saratoga, entre otros.

Y mientras en la ciudad de Nueva York el alcalde Bill de Blasio no ha realizado ningún comentario sobre la opción dada por Cuomo, no se espera que la Gran Manzana opte por el “no”. Por el contrario, en los dos condados suburbanos con más población del estado, Nassau y Suffolk, ya se han presentado propuestas de ley locales para oponerse a la venta de la hierba.

Ley estatal pasaría en junio

Luego que la propuesta de legalizar la marihuana a nivel estatal fuera dejada afuera del acuerdo de presupuesto al que llegó el lunes pasado la Legislatura y el Gobernador, ese mismo día Cuomo aseguró que tenía esperanzas que la medida sería discutida antes de que termine el periodo de sesiones ordinarias en junio.

“Vamos a pasar lo de la marihuana, no es una cuestión de deseo político, es una cuestión de realidad práctica de cómo se implementa el nuevo sistema”, indicó el mandatario durante una entrevista en la radio WAMC.

Pero no todos son tan optimistas. Por ejemplo, la senadora estatal Diane Savino advirtió en entrevista con medios locales, que esto será “más difícil de aprobar como un proyecto de ley independiente fuera del presupuesto. Mira lo que pasó en Nueva Jersey la semana pasada”.

La senadora se refería a que a pesar que el gobernador del Estado Jardín Phil Murphy ya daba por aprobada la medida, a último minuto quedó corto de votos en la Legislatura y no fue aprobada.

De los otros 10 estados donde el uso de la marihuana recreativa es legal, solo uno, Vermont, lo logró pasando una ley votada por la Legislatura. Los otros aprobaron la medida mediante referendos en los que se le consultó a los ciudadanos.

Las más recientes encuestas realizadas en Nueva York demuestran que la mayoría de los neoyorquinos apoya la legalización, aunque al igual existe una intensa oposición.