Cómo es la enfermedad fatal y silenciosa que transmite el chinche besucón

Los CDC han advertido sobre la presencia de estos peligrosos insectos en el país
Cómo es la enfermedad fatal y silenciosa que transmite el chinche besucón
Mucho cuidado con el chinche besucón.
Foto: Shutterstock

El problema de sufrir una mordedura de chinche besucón no es la mordedura en sí, sino rascarse o tocarse las erupciones y, al hacerlo, contraer un peligroso padecimiento que puede causar la muerte.

¿Cómo es esa enfermedad, fatal y silenciosa, que transmite el chinche besucón?

Al tiempo que este insecto silenciosamente chupa tu sangre mientras duermes, defeca en la herida. En sus heces deposita un parásito que, al entrar en tu organismo a través de tu saliva, tus ojos o tu nariz, puede afectar tu corazón, tus músculos y tus tejidos: se trata de la enfermedad de Chagas. Así que lo peor que se puede hacer al detectar una mordedura de este insecto, es rascarla o tocarla e, inmediatamente después, tallarse los ojos o llevarse los dedos a la boca o a la nariz.

Los síntomas de Chagas

Si bien no todas las personas que son mordidas por el insecto triatomino, conocido comúnmente como chinche besucón, desarrollan la enfermedad, quienes sí contraen Chagas pueden sufrir lo siguiente:

Chinche besucón.
  • Arritmias severas que pueden provocar muerte súbita.
  • Mayores probabilidades de sufrir derrames cerebrales.
  • Agrandamiento del corazón que impide el bombeo correcto de la sangre en el cuerpo.
  • Problemas digestivos serios.

El chinche besucón recibe ese nombre porque, generalmente, muerde alrededor de la boca de sus víctimas, lo que facilita la infección por el parásito. Al morder, produce enrojecimiento severo, picazón, urticaria, hinchazón y ronchas, y también puede transmitirse de humano a humano durante la gestación o a través de la sangre y de órganos trasplantados.

Alerta en el país

En los últimos días, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han advertido sobre la presencia de chinches besucones en diferentes partes del país, especialmente en el sur, donde se han reportado especialmente en Texas y Arizona, pero también se han descrito casos en Illinois, Maryland, Pensilvania y Virginia, con lo que se supone que el insecto se está moviendo también hacia el norte.

Las autoridades de los CDC sugieren tener luces exteriores lejos de las casas y apagar las que no se utilicen, además de evitar tener madera, basura y rocas cerca de la casa; inspeccionar y sellar grietas y huecos en paredes, puertas, techos, aires acondicionados y orillas de las ventanas, pues son los escondites preferidos de estos insectos.