La tétrica moda de conservar la piel tatuada de los seres queridos muertos

Una compañía funeraria en Cleveland ofrece un macabro recuerdo

Un tatuaje preservado.
Un tatuaje preservado.
Foto: Captura de pantalla. Save My Ink Forever

Un tatuaje es valioso porque representa tiempo, dinero, dedicación y un sello muy personal que marca el cuerpo del portador, y ese valor puede trascender el momento de la muerte, al punto que llega a ser tan preciado para los familiares como para la persona que lo lució en vida.

Por ello, una compañía funeraria en Cleveland ofrece la posibilidad de seguir una tétrica moda: conservar la piel tatuada de los seres queridos muertos en marcos que pueden colgarse en la pared.

Save My Ink Forever” es una empresa muy particular encabezada por Michael Sherwood y su hijo Kyle, que surgió luego de una conversación entre amigos sobre el valor y el significado de los tatuajes para las personas.

Kyle Sherwood narró al sitio australiano 9News que esta plática dio pie a la compañía funeraria que hoy opera con su padre y que ofrece extirpar los tatuajes de los cadáveres de seres queridos para preservarlos en tapices que se colocan en marcos y pueden colgarse en las paredes.

Los Sherwood extraen los trozos de piel tatuada de los cuerpos durante las primeras 72 horas después de la muerte y los someten a un tratamiento que no requiere ningún mantenimiento posterior. Aseguran que el procedimiento preserva la dignidad del cadáver y no interfiere con la visualización tradicional del cadáver en un ataúd ni con el proceso de cremación.

La actividad de “Save My Ink Forever” ha provocado fuertes críticas por parte de personas que consideran esta práctica inapropiada y macabra, pero para los Sherwood es una forma de ofrecer a los deudos un recuerdo muy significativo de sus seres amados.

Por respeto a los cadáveres, la compañía no extrae tatuajes de los rostros o los genitales y tampoco realizan otros objetos con la piel que no sean tapices. Según Kyle, han rechazado solicitudes de crear cubiertas para libros y pantallas para lámparas con los tatuajes, porque “ayudamos a las familias y cumplimos sus últimos deseos, no estamos tratando de crear un espectáculo de monstruos”.

El costo del procedimiento depende del tamaño del tatuaje y el tratamiento completo de la piel hasta colocarlo en un marco, tiene una duración de tres meses.