Por qué los cheques de estímulo económico, la ayuda a las pequeñas empresas y la reapertura no son suficientes para rescatar la economía de Estados Unidos

Los investigadores han encontrado que las reaperturas de los estados no aumentan la actividad económica
Por qué los cheques de estímulo económico, la ayuda a las pequeñas empresas y la reapertura no son suficientes para rescatar la economía de Estados Unidos
El dinero del cheque de estímulo económico fue destinado en su mayoría en compras de Amazon y Walmart.
Foto: OZAN KOSE / AFP / Getty Images

La pandemia de coronavirus se extendió por la economía americana a un ritmo increíblemente rápido, tan rápido que ha sido difícil para los economistas y expertos en política pública entender lo que está pasando exactamente.

A pesar que los datos oficiales suelen estar desactualizados, un grupo de investigadores reunieron información y datos de empresas privadas que ha permitido descifrar lo que le esta pasando a la economía en tiempo real

Los datos que recopilaron muestran el colapso económico ha sido impulsado de manera desproporcionada por las acciones de los estadounidenses de altos ingresos, cuyo gasto en el consumo se ha desplomado más que el de los estadounidenses más pobres, devastando a los trabajadores de bajos ingreso y a las pequeñas empresas que se localizan en barrios ricos. 

Brooklyn Heights se encuentra al otro lado del East River en el bajo Manhattan. Las casas son de piedra rojiza y pertenecen a personas con un alto poder adquisitivo. Hoy el lugar es un pueblo fantasma. Los restaurantes, los estudios de pilates y los bares del barrios están cerrados o tienen muy pocos clientes. La gente rica ha dejado de salir lo que ha provocado la destrucción de millones de empleos

Esa es la clave del estudio de un grupo de economistas liderado por Raj Chetty de la Universidad de Harvard. Chetty y sus colegas se reúnen de manera constante para procesar datos masivos que presentan con regularidad en congresos y debaten sobre la desigualdad y las oportunidades. Este nuevo estudio se centra en el impacto económico que está dejando el COVID-19 y en la respuesta que ha tenido el gobiernoChetty es la estrella, es algo así como el Michael Jordan de los análisis de la política política. Los datos recabados provienen de grandes empresas privadas, así como de tarjetas de crédito y débito. El conjunto de datos analizados ahora se encuentran disponibles de manera gratuita y son actualizados en tiempo real. El estudio es tan importante que es una bomba y representa un avance para la ciencia económica. 

Aquí la explicación:

El gasto de los consumidores

Las recesiones son impulsadas por una caída en el gasto de bienes duraderos, como automóviles, refrigeradores o computadores, pero en esta ocasión las cosas son diferentes. La crisis económica está siendo impulsada por una disminución en el gasto en restaurantes, bares, hoteles y otros establecimientos de servicios que requieren que los consumidores estén en contacto con otra persona. 

Lo que el equipo demuestra en su estudio de los datos es que el descenso del gasto, sobretodo en el gasto de los vecindarios ricos, los negocios vieron una caída de hasta un 70% en sus ingresos. Eso se compara con una caída del 30% de los ingresos de los negocios en los barrios más pobres. 

Relacionado: El cheque de estímulo por coronavirus ha permitido mantener a 12 millones de personas fuera de la pobreza, revela un estudio.

Los empleos

Chetty y sus colegas encontraron que la caída del 70% en los ingresos de los barrios ricos llevó a esos negocios a despedir a casi el 70% de sus empleados que en su mayoría son trabajadores que cuentan con bajos salarios. Los negocios localizados en los barrios más pobres solo lograron despedir a cerca del 30% de su personal

El resultado, dijo Chetty, “es que las reducciones en los gastos de los ricos han llevado a la pérdida de empleos, sobretodo para las personas de bajos ingresos que trabajan en zonas ricas”

Relacionado: Esto es lo que una nueva ronda de cheques de estímulo económico debería incluir según expertos.

¿Y los esfuerzos del gobierno?

El grupo de investigadores encontró que el gobierno ha fallado en su mayor parte. Los investigadores argumentan que el Programa de protección de Cheques de Sueldos (PPP) de $500 mil millones de dólares que otorgó préstamos condonables a empresas con menos de 500 empleados, no parece que esté haciendo mucho para salvar los puestos de trabajo

Al comparar las tendencias de empleo encontraron que los negocios más pequeños que son elegibles para el PPP no ven un impulso relativo después de que el programa entró en vigor. Parece que el programa no hizo su trabajo.

Por su parte los llamados cheques de estímulo económico, aunque aumentaron el gasto, no tuvieron mucho efecto estimulante en la economía porque el gasto fue destinado principalmente a grandes empresas como Amazon y Walmart.

El dinero de apoyó no fluyó a los negocios de los barrios ricos, que son las empresas de servicios de personal más afectados por la crisis que desencadenó la pandemia del coronavirus. En general, el paquete de rescate federal, no ha logrado rescatar a los negocios y empleos más afectados por la pandemia

Relacionado: 10 lugares que dan marcha atrás a la reapertura de la economía a medida que aumentan los casos de COVID-19.

Las reaperturas

Parece que las reaperturas no están impulsando la economía. Chetty y su equipo compraron los estados de Minnesota y Wisconsin. Mientras que Minnesota permitió la reapertura semanas antes que Wisconsin, al ver los patrones de gasto en ambos estados, Minnesota no vio ningún impulso comparado con Wisconsin después de su reapertura. 

La razón es que la gente parece gastar menos nos es por las restricciones impuestas por el estado, “es porque la gente de altos ingresos puede trabajar a distancia, elige aislarse y es precavida ante las preocupaciones de salud”

Mientras los ricos tengan miedo del virus, no saldrán a gastar dinero, y los trabajadores del sector servicios seguirán sufriendo. Los trabajadores de bajos ingresos, especialmente aquellos cuyos trabajos se centran en la prestación de servicios en las zonas urbanas ricas, están en un período de turbulencia. 

Una gran cantidad de trabajadores están recibiendo “un salvavidas” con el bono de desempleo de $600 dólares, pero algunos de los beneficios expirarán pronto en caso que el gobierno federal no actúe. 

Los economistas señalan que han aprendido de choques anteriores como este en donde el mercado laboral no se ajusta de manera fácil ya que los trabajadores cuentan con dificultades para trasladarse a lugares que ofrecen oportunidades de empleo. Quienes se quedan no solo pierden su trabajo, sino que recurren al alcohol, los opiáceos y la desesperación con resultados trágicos. 

Relacionado: ¿Debería extenderse el bono de $600 dólares de ayuda por desempleo?

Chetty y su equipo llegaron a la conclusión que las herramientas tradicionales de la política económica, como lo son la reducción de impuestos y el aumento del gasto para impulsar la demanda, no salvará al ejército de desempleados que ahora tiene el país. En su lugar afirman que “necesitaremos esfuerzos de salud pública para restaurar la seguridad y convencer a los consumidores de que está bien empezar a salir de nuevo“. 

El trabajo publicado señala que será hasta entonces cuando se necesite extender los beneficios de desempleo y proporcionar asistencia para ayudar a los trabajadores de bajos ingresos que seguirán luchando en en la economía en medio de la pandemia. El estudio presenta un fuerte argumento que los beneficios de desempleo aprobador por el Congreso para ayudar a los estadounidenses deberían ser extendidos

También te podrá interesar: