Las cinco propuestas de ayuda que compiten en el Congreso de EEUU por un último paquete de estímulo económico

Aunque una segunda ronda de cheques es la más sonada públicamente, hay otras iniciativas que implican más dinero en los bolsillos de los estadounidenses

Las cinco propuestas de ayuda que compiten en el Congreso de EEUU por un último paquete de estímulo económico
De autorizarse un segundo cheque de estímulo, los inmigrantes podrían no necesitar un número de Seguro Social.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels
Guia de Regalos

Algunos estadounidenses están contando las horas para que llegue el lunes. Esto para ver el rumbo que toma la discusión en el Senado de Estados Unidos de un cuarto y último paquete de estímulo económico.

Lo que muchos se preguntan es si la legislación incluirá cheques a individuos y familias como se viene pronosticando desde hace meses.

A juzgar por las declaraciones del portavoz de la mayoría republicana en ese cuerpo, Mitch McConnell; y del propio presidente Donald Trump, la respuesta se inclina en la afirmativa.

Aunque el monto y el alcance de los pagos no se sabrá hasta que esta semana inicien las negociaciones, la mayoría de los legisladores coinciden en que los estadounidenses necesitan nueva ayuda para paliar la crisis y llegar a fin de mes.

De cara al reinicio de las labores legislativas este 20 de julio tras un receso de dos semanas, te enumeraros las propuestas que están sobre la mesa y que hemos estado analizando desde hace semanas.

“HEROES Act”

La portavoz de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, está impulsando un paquete de $3.4 billones de dólares nombrada “HEROES Act”.

La medida aprobada en marzo establece pagos mínimos de $1,2000 por individuos y un máximo de $6,000 a familias con dependientes. Aparte de los pagos directos, “HEROES Act” incluye disposiciones para ampliar los beneficios por desempleo (cuyo incremento de $600 semanales expira este mes) y otorga fondos a los estados con ingresos insuficientes.

Trump ha indicado que favorece un cheque más generoso que el impulsado por los demócratas en la Cámara, pero uno de sus asesores Larry Kudlow dijo recientemente que la cifra sería menos cuantiosa y dirigida a estadounidenses de bajos recursos que han perdido sus empleos. Sin embargo, en comparación con los $3.4 billones de dólares de inversión requerida para la ley demócrata, los republicanos favorecen un desembolso general más comedido o de, aproximadamente, $1 billón.

¿Para los que ganan $40,000 o menos?

La idea de que los pagos vayan a estadounidenses con ingresos de $40,000 anuales o menos es una que se ha repetido bastante los últimos días.

McConnell dejó entrever que está abierto a ronda de pagos directos si se focaliza por nivel de ingresos.

Pelosi ha mostrado reservas bajo el argumento de que la medición podría dejar fuera a familias necesitadas que ganan por encima de ese umbral.

El ingreso promedio de los estadounidenses está sobre los $63,000 dólares anuales, según datos del Censo.

Foco en las escuelas

Una medida que facilitaría la distribución de fondos para la reapertura de escuelas también está sobre la mesa en el debate.

Algunos legisladores, encabezados por McConnell, consideran que para reabrir los planteles necesitarán más dinero para equipo de protección personal, reglas de sanidad, entre otras medidas.

La legislación que impulsa McConnell además establece protección de responsabilidad no solo para escuelas, también para negocios y otras entidades que están reabriendo en el país.

La medida dejaría en manos de los tribunales federales las decisiones relacionadas con demandas por ” lesiones personales que surjan de la exposición al coronavirus, alegadamente, causadas en la escuela, universidades, organizaciones benéficas, iglesias, agencias gubernamentales o negocios”, precisa un reporte este viernes de ABC News. El escrito agrega que la medida incluirá protección ante “reclamos de responsabilidad médica por la provisión de cuidados por coronavirus, o servicios provistos como resultado del coronavirus en instalaciones de cuidado de salud licenciadas y trabajadores de la salud”.

“Necesitamos encontrar una manera de volver al trabajo de forma segura, y siento que el gobierno federal tendrá que jugar un papel financiero para ayudar a que eso sea posible”, planteó el portavoz.

Seguro por desempleo

El monto de un segundo cheque de estímulo dependerá en gran parte en si los legisladores aprueban una extensión al seguro por desempleo.

Hasta este mes, bajo la ley CARES, los beneficiarios reciben una extensión de $600 semanales. En algunos casos, el cheque con el aumento que les llega a los recipientes es mucho que lo que ganaban anteriormente en sus trabajos.

Y, precisamente, el mayor tranque está en la cantidad, ya que algunos republicanos piensan que si se amplían nuevamente los $600, lo anterior desalentaría la reapertura y la reactivación del mercado laboral.

Algunos republicanos quieren reemplazar el bono con un beneficio menor, mientras que otros quieren vincularlo a un porcentaje de los ingresos que generaban los trabajadores antes de la pandemia.

Hace algunos meses, la propuesta de un bono de vuelta al trabajo sonó por parte de varios republicanos. La estrategia fiscal funcionaría como un pago adicional si el empleado se reinstalaba en su empleo o conseguía uno nuevo en cierto periodo de tiempo.

Sin embargo, en fechas recientes no acapara la discusión.

Pay-roll tax

Reportes esta semana en medios nacionales como NBC apuntan a que el requisito impuesto por el presidente para firmar un nuevo paquete de estímulo económico es que el mismo incluya un impuesto sobre la nómina para trabajadores.

El impuesto sobre la nómina (payroll tax) proveería un estímulo en la forma de un recorte de impuestos temporal. El plan reduciría lo que tienen que pagar los empleados por Seguro Social de un 6.2% a un 4.2%, lo que se traduciría en un 2% de recorte de impuestos para personas empleadas que se reflejaría en su sueldo.

La idea de Trump enfrenta oposición por varias razones entre las que destaca que no es una propuesta bien focalizada y que no beneficia a los desempleados que son los más afectados por la emergencia de salud.

¿La descartada?

La propuesta que parece estar descartada es la de la exención de impuestos para estadounidenses que vacacionan en la nación y que beneficiaría a las industrias de viajes y hoteleras.

A juzgar por la poca mención que ha tenido desde hace semanas y los picos de contagios en estados como Texas, Arizona y Florida; la idea parece que no llegará a la acción.

El crédito nombrado “Explore America” facilitaría el desembolso de hasta $4,000 dólares a estadounidenses elegibles por gastos vacacionales en “hoteles, parques temáticos, restaurantes y otros negocios y negocios de turismo relacionados hasta finales del 2021”.

La Asociación de Viajes Estadounidenses fue de las organizaciones que agrupa a representantes de la industria de viajes y turismo en EEUU que avaló la medida.